19 de mayo de 2014

Curso de Fotografía - 5. Enfoque

Curso de Fotografía - 5. Enfoque




Hemos conseguido llegar al capítulo 5 de este Curso Básico de Fotografía, espero que lo que hasta ahora hemos visto te haya resultado útil.


Supongo que si estás leyendo esto es porque es así. En esta entrada quiero hablarte del enfoque, que básicamente es mostrar nítida una zona (o plano) de nuestra foto. Algo que es de mucha importancia en la fotografía, pues si el enfoque no está donde y como queríamos, la fotografía es probable que no valga o, como mínimo, no exprese lo que pretendíamos. Así que vamos a hablar sobre cómo funciona (muy básicamente), veremos los modos de enfoque, qué son los puntos de enfoque  y a qué deberíamos apuntar al enfocar...

¿De qué va eso del enfoque?

En Fotografía, algo está enfocado cuando está más definido en comparación con el resto de elementos. Lo que está borroso es automáticamente desechado por nuestra mente a favor de cualquier elemento nítido.

Independientemente de si es una foto en blanco y negro o en color, lo que primero llamará la atención del espectador de forma más inmediata será el elemento más enfocado de la escena. Es decir, que el enfoque deberíamos aplicarlo sobre lo que decidamos que debería ser el protagonista de nuestra foto (hay otras técnicas para resaltar elementos, ya las veremos, esta entrada vamos a enfocarla en enfocarnos en el enfoque :P ).


Diferentes enfoques


Normalmente, si en nuestra foto el elemento principal está fuera de foco (desenfocado) es muy probable que haya que desecharla (menos si eres Vari Carames ¿verdad Javi VV?), puesto que no podremos dirigir al espectador a dónde queríamos y, por lo tanto, no seremos capaces de expresar lo que pretendíamos.


¿Cómo funciona?

Con que sepas que en modo automático la mayoría de las cámaras enfocan a lo más cercano y suficientemente contrastado que encuentre ya sería bastante por el momento, no necesitas leer lo que está en cursiva, pero si quieres saber un poco más...

En la mayoría de las cámaras de fotos (en un modo de enfoque automático), nuestra máquina "ve" de una forma peculiar, digamos que sólo "ve" en blanco y negro (le dan igual los colores de la escena), sólo es capaz de distinguir los objetos por su contraste y siempre "busca qué enfocar" en la mayor apertura de diafragma de nuestro objetivo. Con lo que nuestra cámara hace un "barrido visual" desde lo más cercano, dentro de la distancia mínima de enfoque de nuestro objetivo (ya te hablaré sobre eso),  hacia lo más alejado, hasta alcanzar la hiperfocal (también lo veremos en otra entrada) y cuando encuentra algo con suficiente contraste detiene el barrido y, por lo tanto, el plano de enfoque.
También están el enfoque por infrarrojo (emite un haz que rebota en los objetos y analiza la distancia del rebote ), el de ultrasonido (como los murciélagos, pero es incapaz de enfocar a través de cristales), el de comparación de fases (que requiere de dos sensores y es más rápido que por contraste)...

Para que tu cámara enfoque, normalmente, necesita suficiente luz (le cuesta diferenciar los objetos a oscuras por eso usa la máxima apertura del objetivo) y suficiente contraste (o textura, vamos que necesita diferencias entre la luz y la sombra).

Además has de saber que no se enfoca a un punto, si no a un plano paralelo al sensor de nuestra cámara...

Plano de enfoque y profundidad de campo
Plano de enfoque y profundidad de campo


Vale, pero... ¿cómo enfoco?

Por defecto se usa el disparador para medir la luz, para enfocar y para disparar (dedicaré una entrada a convencerte de que, si tu cámara lo permite, cambies ese sistema y separes las funciones). Cuando pulsamos el disparador hasta la mitad  nuestra cámara mide la luz y busca algo a lo que enfocar. En cuanto encuentra algo con suficiente contraste para de buscar y mientras mantengamos el disparador a la mitad mantiene el plano de enfoque a esa distancia de nosotros. Al pulsar el disparador hasta el fondo hacemos la foto. Fácil, ¿verdad? Pues vamos a complicarlo un poco con los...

Modos de enfoque

La mayoría de cámaras digitales con controles manuales (quedarían fuera muchas compactas y móviles), traen al menos tres modos de enfoque. Algunas tienen más (¿te he mencionado que debes leer el manual de tu cámara?), pero no dejan de ser variaciones de estos tres:

Manual (MF, M):

'Una vida cualquiera', Carlos Larios
'Una vida cualquiera'

En el que nosotros mismos hacemos el "barrido" o la búsqueda, girando el anillo de enfoque del objetivo o el control equivalente y fijamos la distancia exacta a la que estará el plano que debe estar enfocado. Suele ser más lento que los demás modos pero, en combinación con la pantalla (en la que podemos ampliar la imagen) y un trípode, es el más preciso. Imprescindible en situaciones en las que los elementos se superponen y el principal queda detrás de alguno de estos. Es el modo que más uso en fotografía de paisaje y bodegón.



Automático Simple (One shot, AF-S, S):

'Indestructible, Carlos Larios
'Indestructible, Carlos Larios
Al apretar el botón de enfoque hasta la mitad, la cámara es la que hace el barrido de forma automática  y cuando encuentra algo con suficiente contraste se detiene. No vuelve a buscar el enfoque hasta que soltemos y pulsemos de nuevo. Es conveniente usarlo con modelos más o menos estáticos, en fotos que no tengan movimiento.


Automático Continuo (AI SERVO, AF-C, C):

Al pulsar a la mitad se realiza el barrido de forma automática, pero con la peculiaridad de que, mientras mantengamos pulsado el botón, la cámara seguirá comprobando y buscando el plano de enfoque. Es decir, si lo que ha conseguido enfocar se mueve, la cámara moverá el plano de enfoque hacia donde se mueva el sujeto.

Enfoque automático continuo


Es el menos preciso de los tres modos, pero muy útil en fotografía de elementos en movimiento, por ejemplo en deportes, juegos, carreras...


Además tenemos los Puntos de enfoque:

Puntos de enfoque


Cuando miras a través del visor de tu cámara (y en muchas pantallas) puedes observar una serie de pequeños cuadrados colocados de forma ordenada y (más o menos) en cruz, según la marca y modelo de la cámara la cantidad de éstos va de 3 a 21 o más. Estos puntos son los que te dicen en qué zona de la imagen se va a buscar algo a lo que enfocar y los que se iluminen te están indicando en qué lugar ha hecho foco la cámara. De entre esos puntos los hay más y menos precisos, dependiendo de su tipo (de cruz, horizontal, vertical), pero no necesitamos entrar en profundidad en eso. Lo que sí te conviene saber es que el más preciso de todos ellos es el punto central.

Hay dos modos para los puntos de enfoque, automático y manual:

Punto de enfoque Automático

Punto de enfoque Automático:

Es el modo por defecto, en él tu cámara buscará el plano de enfoque por todos los puntos y hará foco sobre el elemento de nuestra foto con suficiente contraste, más cercano y que coincida con la situación de cualquiera de los puntos de enfoque. Muy útil, pero problemático cuando lo que queremos tener enfocado se encuentra más alejado que otros elementos cercanos y coincidentes con alguno de los puntos de enfoque. Cuando nos veamos en esa situación tendremos que cambiar las opciones de nuestra cámara (¿te has leído el manual?) y pasar al modo...






Punto de enfoque Manual:

Punto de enfoque Manual
Es el modo que recomiendo tener siempre activado. En este modo seremos nosotros los que (usando el dial o cruceta correspondiente) seleccionemos sobre qué punto (o puntos) se buscará el elemento a enfocar. Una vez activemos el que nos interese (por ser el más cercano o por coincidir con nuestro "protagonista"), la cámara hará un barrido hasta encontrar un elemento con suficiente contraste y que esté alineado con el punto de enfoque que hayamos activado, haciendo caso omiso de los elementos que coincidan con cualquier otro punto.

Vale, pero, ¿a qué enfoco?:

Generalmente al elemento que quieras destacar sobre el resto, al protagonista de tu foto, sea éste una persona, un objeto, una zona... Aunque hay casos en los que el espectador que vea tu foto espera que lo más nítido sea un elemento en concreto. ¡Ojo! lo siguiente NO son reglas que haya que cumplir estrictamente, son situaciones más generalmente aceptadas que han de conocerse para que después hagas lo que tu expresividad te pida, pero siendo conscientes de que si haces algo diferente generará un desconcierto o se saldrá de lo popularmente aceptado y si no lo haces con una intención clara parecerá un error...

En retratos:

'Versión mejor de mí', Carlos Larios
'Versión mejor de mí', Carlos Larios

Casi siempre a los ojos, cuando nos presentan a alguien, cuando hablamos con alguien, cuando miramos un retrato, lo primero que llama nuestra atención son los ojos (el espejo del alma), sean de una persona o de un animal o de algo que se parece a una persona o a un animal. Por lo tanto es lo que esperamos que se vea nítido. Si el rostro está algo girado y sólo puedes mantener uno de los ojos dentro del plano de enfoque, que sea el más cercano a tí.

En paisajes: 

'Una roca en el Sarchal', Carlos Larios
'Una roca en el Sarchal', Carlos Larios

Normalmente todo debe estar enfocado, desde el primer plano hasta el último, esto se consigue jugando con la profundidad de campo (ya llegaremos). Pero con que esté enfocada la zona sobre la que queramos que el espectador fije su atención valdría.

En bodegón:

'Cristal blanco', Carlos Larios
'Cristal blanco', Carlos Larios

Esperamos que en un bodegón todos los elementos que formen nuestra composición estén dentro del plano de enfoque, dejando fuera tan sólo lo que constituya el fondo o el escenario, aunque a veces con tener el elemento principal más cercano enfocado bastaría.

En grupos:

'Mi familia en Jerte', Carlos Larios
'Mi familia en Jerte', Carlos Larios ... ¿a que tengo una familia guapa?


Si es un retrato de grupo vamos a tener que esforzarnos para que todos los rostros estén nítidos o únicamente esté enfocado el rostro del sujeto que queramos destacar sobre el resto de personas. Cuando sea un grupo de objetos, el plano de enfoque deberá contener al elemento principal.

Hay muchos más casos, hay más modos de enfoque, más datos interesantes sobre su mecanismo, pero creo que con lo que aquí te explico ya vamos bien. En entradas posteriores y/o en otro curso más avanzado profundizaremos más en muchos de estos aspectos. Por el momento creo que deberías preguntarme sobre lo que no hayas entendido o corregirme si crees que me he equivocado en algo, si no es así... deja de leer y ponte a hacer fotos... seguro que ahora lo verás todo más nítido ;)


4 comentarios:

  1. Me parece super interesante. Muy entendible, ameno, preciso y con sus toques de humor que nunca falte. En espera del siguiente. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que despierta tu interés y que te parecen entretenidas mis entradas, espero mantener el nivel y mejorar con la ayuda de las aportaciones y comentarios de los que me leéis. :)

      Eliminar
    2. Pues comparto la opinión de Espe. Estoy empezando, me he leído el libro de instrucciones y algún libro más. Pero tengo que decirte que explicas de una forma muy amena, práctica y sencilla. En resumidas cuentas de hace muy fácil de leer.

      Eliminar
    3. Muchas gracias. Me alegra mucho ser útil y que os resulte entretenido :D

      Eliminar

Gracias por comentar, si requiere de respuesta lo haré en el mínimo tiempo posible. Ahora, a seguir haciendo fotos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...