La (súper)visión fotográfica

marzo 27, 2018

La (súper)visión fotográfica

Hoy toca una de mis dispersiones. Recuperada, revisada y actualizada... Te voy a hablar del supuesto don innato, el que es casi un poder místico propio del fotógrafo... (redoble de tambores)... la "Visión fotográfica"... No, no creo que tenga nada de místico, ni de poder, ni de don. ¿Tú qué crees?¿Le damos un par de vueltas?

No, no te voy a hablar de superhéroes, ni supervillanos, ni de cuentos mitológicos o historias fantásticas, aunque hay personas que parece que tienen esa idea de sí mismos cuando hablan de sus supuestas habilidades innatas. Para mi todo es mucho más terrenal...

Una de las cosas que nos preocupa a los que nos dedicamos a hacer fotos es la "visión fotográfica".

Estamos obsesionados con entrenarla y ser capaces de ver lo que otros no ven. Miramos con envidia al que es capaz de intuir una foto donde nosotros sólo vemos dos palos. Podemos llegar a pensar que tienen un don, una capacidad especial.

Pero yo creo que no.

La (súper)visión del fotógrafo

En un artículo reciente te contaba "Mi receta de la inspiración", en el que además de contarte mis "secretos", también trataba de "desmitificar" la divinidad de ésta y sus musas en el arte (que no son exclusivas de la fotografía) mostrándolo como algo mucho más terrenal y dando una especie de receta personal que a mi me ayuda a encontrarla, hoy trataré de desmitificar y animarte a entrenar tu "visión fotográfica"... Y no, no hace falta que vayas al oculista...



En qué consiste la "visión fotográfica"

Para algunos es un don innato, que permite a ciertas personas ser capaces de ver belleza o algún tipo de estética en objetos, lugares y situaciones que el resto no es capaz de percibir y que después, gracias también a otro don innato (del que ya hablaré), logran reflejarlo en sus obras para mostrarlas al resto del mundo.

Pero, desde mi punto de vista, realmente es una habilidad adquirida, que permite a personas con cierto grado de educación visual ser capaces de percatarse de la belleza y estética de cosas, lugares y situaciones a través de sus conocimientos (también adquiridos) en equilibrio, composición, luz, color, etc. y que teniendo en cuenta aspectos técnicos del medio que usen (pintura, fotografía, escultura), logran representarlo en sus obras para mostrarlas al resto del mundo.

Y quizás debas tener en cuenta que mi punto de vista parte de que he estudiado Bellas Artes, trabajo de Diseñador Gráfico y también soy Ilustrador e intento ser Fotógrafo.

Se supone que yo debería defender las características (supuestamente) innatas del Arte... pero va a ser que no... a mí no me cuadra.



Sobre poderes y dones

Mucha de la gente que ve este mundillo desde fuera (y muchos de los que lo ven desde dentro también), creen que esas habilidades las poseen algunos "elegidos" (aprovecho para recomendarte leer este artículo de mi amigo Javier Damlow de Fuji-Xperience AQUÍ).

Existen personas que piensan que hay algunos afortunados que tienen una capacidad especial, una especie de poder extrasensorial que les permite ver cosas que otros no ven.

Hay incluso quien presume de ver lo que le rodea como un mundo paralelo al nuestro, una especie de Matrix, pero lleno de colores, luces y formas imposibles de percibir para los simples mortales y defienden que ellos son los únicos capaces de mostrarlo a través de la Fotografía (por ejemplo)... mmm perdóname... pero, que yo sepa, sólo algunas sustancias psicotrópicas provocan ese estado... y no es bueno abusar de ellas... 😜

Escena de la película 'Matrix'
Escena de la película 'Matrix'

Lo cierto es que soy de los que opinan que eso de los superpoderes está muy bien para los cómics (que me molan tela) y las pelis, pero que en realidad son habilidades que se pueden adquirir y entrenar para desarrollarlas.

Que incluso puedes llegar a destacar sin haber nacido con ningún "don". Así que si no estás entre alguno de esos "elegidos" no te preocupes, que no está todo perdido ;).

Y si eres uno de los (supuestos) afortunados poseedores de una (supuesta) capacidad innata y lo pregonas a los cuatro vientos... bueno... te recomiendo no presumir tanto que no es algo inalcanzable para absolutamente nadie.

De hecho, los que se acomodan en el sillón del don innato y creen que no necesitan hacer nada para ser mejores... en poco tiempo se llevarán la amarga sorpresa de que habrá muchas personas mucho más capaces que ellos y será gente que se suponía no había sido bendecido por los dioses con ningún poder, sino seres como nosotros... "simplemente" trabajadores.



Cómo se adquieren esos "superpoderes"

Buenas noticias, ya los tienes... Todos tenemos una forma de mirar personal e intransferible, sólo que a medida que hemos crecido la hemos ido dejando olvidada en un rincón. Hay que volver a mirar como un niño, que todo nos sorprenda.

Nadie nace con poderes especiales, no hay dones innatos, ni siquiera creo en una predisposición (aunque quizás esto sea en lo que más dudas tengo)...

Más bien opino que durante la vida de cada uno, especialmente en la infancia, hay un momento (o momentos) en los que algo atrapa nuestro interés, quizás un inocente comentario... "Qué dibujo más bonito has hecho Carlitos" o tenemos pesadillas durante varios días con el cuadro 'Saturno devorando a sus hijos' (sí, de verdad que me pasó) o quizás vemos una peli de animación (Akira, de Katsuhiro Otomo) que nos deja alucinados y deseamos ser capaces de hacer algo parecido.

       

Fijaos en que todos los niños dibujan igual de "mal" y de hecho es difícil diferenciar el garabato de tu propio hijo comparándolo con el del niño del vecino. Dibujar bien no es innato, ninguna habilidad lo es.

Nadie nace sabiendo, nadie nace predispuesto a ser fotógrafo o médico o albañil, todo se aprende. Y se suele empezar a aprender desde mucho antes de ir al colegio o de iniciarse en la actividad en cuestión. Mucho antes de que seamos siquiera conscientes de ello.

Si en nuestra familia o en nuestro entorno mas cercano hay alguien que se dedica a la fotografía tendremos algo de ventaja en esta disciplina. Es muy probable que sin darnos cuenta, desde pequeños, estemos absorbiendo parte de sus conocimientos, su estilo, su proceso y así resulta que antes de agarrar nuestra primera cámara de fotos, ya estamos aprendiendo a ser fotógrafos.

Recuerda esa frase de "los niños son como esponjas".

La visión, y cualquier otra habilidad artística de los que se dedican (o aficionan) a ocupaciones relacionadas con el arte han sido adquiridas, en parte, de forma inconsciente, a base de estímulos.

No es algo repentino, un genio no surge por combustión espontánea (a no ser que sea el del cuento de la lámpara).

Más bien creo que desde niños empezamos a jugar con las formas, los colores, nos divierten más las clases de arte en el colegio, vemos más dibujos animados, nos molan los cómics, pintamos más a menudo, elogian nuestras manualidades, nos regalan nuestra primera cámara de fotos o nuestro primer maletín de pinturas y así poco a poco todo lo visual nos atrapa.

La visión la entrenamos desde pequeños

Todos vemos lo mismo, pero hubo una serie de pequeños detonantes que provocaron que a los que nos dedicamos al arte nos llamasen la atención cosas diferentes (o más concretas) y tratábamos de añadirlas a nuestros juegos de una manera u otra, es "simple" entrenamiento inconsciente y educación gráfica.

Es una forma de aprendizaje que se basa en estímulos y experiencias.



Pero oye, que nunca es tarde

Por supuesto que todo esto no es exclusivo de la infancia, haber bebido y vivido arte desde pequeños nos facilita un poco las cosas, pero no es la única manera de alcanzar una mirada propia.

La (súper)visión fotográfica

El amor a las disciplinas artísticas se puede desatar en cualquier momento de nuestras vidas, la mirada podemos empezar a entrenarla en cualquier momento vital, la diferencia es que de adultos somos más conscientes y más selectivos en el proceso.

Lo cual puede ser incluso una ventaja.

Es como quien vive en el campo comparado con el urbanita, si en el mismo punto vital, ambos se aficionasen al senderismo, es probable que al campesino se le diese mejor, porque ha estado rodeado de cosas relacionadas con ello durante más tiempo. Estoy seguro de que ambos pueden llegar al mismo nivel de habilidad, tengo claro que de los dos, el que más practique más evolucionará, independientemente de sus inicios.

O como el ejemplo que me pusieron en una ocasión...

Era un ejemplo sobre el deporte, concretamente sobre las fibras musculares... hay varias clases, unas te predisponen (por ejemplo) para ser corredor de fondo y otras para ser velocista, todos tenemos de un tipo o de otro, pero todos sin excepción poseemos músculos.

Si no entrenas (activa o pasivamente), da igual el tipo de fibra muscular que tengas, nunca serás un gran atleta. Puede ser que de pequeños fuésemos a todos lados cual dibujo animado del demonio de tasmania, pero en algún momento nos hicimos sendentarios y dejamos de "entrenar".

Esto es lo mismo

Ves más posibles fotografías que otros porque llevas entrenando la mirada más tiempo y te has preocupado de aprender las técnicas que necesitas para expresarte, además de que no te has conformado con imitar la visión de otros y has buscado tu manera de mirar activamente.

Y todo ello independientemente del tipo de fibras artísticas que tengas ;)

Así que mirándolo en positivo, todos estamos predispuestos para ser grandes artistas (no tengo duda de ello), a todos los niños les gusta el arte... pero unos lo dejan de hacer y otros continúan, también hay quienes empiezan a hacerlo a una edad avanzada, el caso es practicar o realizar actividades que (directa o indirectamente) entrenen tu forma de mirar.



Por qué no creo en un don innato

Mis razones para pensar de ese modo son, entre otras,  que he vivido el tema del arte desde dentro y durante casi toda mi vida, pero no nací siendo un artista... me preparé, estudié y me esforcé en serlo.

Mi padre era maestro, no era mal dibujante, aunque tampoco se le podría definir como artista, pero se preocupó de estimular esa faceta mía en cuanto se dio cuenta de que me divertía, no fue algo genético. Él me facilitaba materiales, me dejaba hacer y me alentaba sin presionarme.

Después estudié Bachillerato Artístico, más adelante entré a la facultad de Bellas Artes (cuando todavía había prueba de acceso... anda que no ha llovido nah), hice la especialidad de Diseño Gráfico, que es a lo que me dedico... ¡¡y me pagan por ello!! ¡¡Yuju!!

Llevo entrenando mi mirada más tiempo del que llevo haciendo fotografías y sé que todavía tendré que dedicarle mucho más tiempo aún para llegar a tener una visión fotográfica propia y que destaque.

Los que me conocen (mi madre, mi mujer, mis amigos 😅 ) dicen que tengo un don para el arte, que por eso se me da bien dibujar, diseñar, fotografiar... pero yo sé que nada de eso sabía hacerlo desde pequeño, lo he ido aprendiendo y entrenando (unas habilidades más que otras).

Y lo que es más importante, le dedico más tiempo.

Para rebatir mi teoría casi siempre me ponen el ejemplo (mito) de Beethoven...

Ludwig van Beethoven
Ludwig van Beethoven
Se dice que escribió su primera sinfonía con 5 años... peeeero resulta que lo que hizo realmente fue tocar en público por primera vez a los 7 años, aunque el padre decía que tenía 6... publicó su primera composición con 11 años... y si seguimos escarbando un poco en la historia nos encontramos con este párrafo que copio directamente de la wikipedia...

"El padre de Beethoven [...] Con la intención de hacer de Ludwig un nuevo niño prodigio, comenzó a enseñarle piano, órgano y clarinete a temprana edad. Sin embargo, el estudio musical coartó el desarrollo afectivo del joven, que apenas se relacionaba con otros niños. En mitad de la noche, Ludwig era sacado de la cama y era obligado a tocar el piano para los conocidos de Johann, a quienes quería impresionar; esto causaba que estuviera cansado en la escuela. Ya era usual que dejara de asistir a clases y se quedara en casa para practicar música."

Me parece que va a ser que tampoco fue muy innato lo suyo 😕 de hecho me parece aterrador hacer algo así con un niño, por mucho que después pasase a la historia como uno de los grandes artistas.


En definitiva...

Si quieres adquirir esa "(super)visión", analiza cuadros, estudia fotos, lee cómics, empápate de arte en general, lee libros (no sólo de Fotografía), escribe (un blog por ejemplo)... cuando algo llame tu atención pregúntate por qué, investiga qué tiene de diferente y cómo podrías usarlo en tu trabajo.

Por supuesto, estudia, aprende y asimila las técnicas que necesites para poder plasmar lo que eres capaz de ver.

Entrena tu técnica y tu mirada (casi van de la mano).

Llegado el momento te darás cuenta de que "ves de forma diferente" al resto o curiosamente alguien te dirá que tienes un don... pero continúa, no te acomodes ahí. Si te estancas, si dejas de observar y te conformas con las fórmulas visuales que te funcionan y que todo el mundo usa, dejarás de divertirte y tu visión será la misma que la de otro cualquiera o ni siquiera será realmente tuya, sino prestada.

Pero sobre todo disfruta con el proceso, la genialidad y los superpoderes ya llegarán solos 😉.

Y tú... ¿cómo lo ves?



Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

0 comentarios

Si tienes alguna duda, sugerencia o comentario, no te cortes...

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.