Reflexiones sobre el método y resultado en Fotografía

agosto 10, 2023

Reflexiones sobre el método y resultado en Fotografía

¿Es importante qué equipo se uso para hacer una fotografía?¿Y si pasó por algún programa de retoque?¿Le quita o da valor una cosa u otra? Vamos a reflexionar sobre todo esto y algunas cosas más.

Es probable que alguna vez hayas experimentado una situación en la que muestras una fotografía de la que te sientes particularmente orgulloso, y surge una curiosa pregunta... 

¿Lleva Photoshop?

En mi caso suelo contestar, "no, yo uso Lightroom", mientras observo con tranquilidad la posible expresión de desconcierto.

Otra curiosa pregunta, igual de frecuente, es: 

¿Con qué cámara la hiciste? 

Yo, a veces, por seguir con la tontería contesto con una sonrisa, "con la mía", lo cual suele ser aún más desconcertante.

Dándole vueltas a esto es como se me ocurrió escribir este artículo que estás leyendo... Así que continúo...


En la mayoría de los casos, no hay malicia detrás de estas preguntas

Aunque pueda resultar incómodo para nosotros responderlas, me gusta pensar que no hay malas intenciones. Supongo que cuando alguien plantea la primera de estas preguntas, su verdadero interés está en determinar si la imagen representa una reproducción de la realidad o si es una interpretación personal.

Ya sabes, cuanto más retocada está una fotografía, más se aleja de la realidad, pero más se acerca a una visión propia. No siempre, pero es una afirmación que podríamos usar en muchas ocasiones.

Yo supongo, además que, por lo general, esa pregunta se formula con las mejores intenciones, con el único propósito de obtener información y comprender cómo lograr un resultado similar. Así que podríamos percibirlo casi como un elogio.

Sin embargo, en ocasiones puede sonar a acusación velada, como si el simple hecho de haber pasado por un software de edición (o no haberlo hecho), independientemente de la cantidad de modificaciones realizadas, influyera en el valor de la imagen.

A mí, personalmente y en ocasiones, según de quién venga, esta pregunta me resulta molesta, ya que, ¿acaso se reduce todo el valor de una fotografía a la cuestión de si ha pasado por algún programa de retoque como Photoshop (u otra herramienta similar)? 

Y ya sabes que soy Diseñador Gráfico y uso mucho ese tipo de programas. 

Portada de uno de los programas de 'Fotografía en 12 Pulgadas'
Portada de uno de los programas de 'Fotografía en 12 Pulgadas'

Y también me habrás leído u oído decir que soy "fotógrafo purista con derecho a roce", es decir, trato de terminar todo lo posible la foto en la cámara, pero no me tiembla el pulso si tengo que hacerle algún "truco sucio".

Por otro lado, está la pregunta acerca del equipo utilizado... 

En este caso, la cosa es muy parecida... 

En muchas ocasiones, es simplemente curiosidad, auténtica curiosidad sin maldad, pero en otras parece que la respuesta que elijamos determinará si nuestra obra es menospreciada o sobrevalorada.

Se le da tanta importancia a estos detalles que he llegado a ver cómo se desestima una buena imagen porque no se ajusta a los criterios que ciertas personas consideran meritorios, como el purismo. O, por el contrario, se alaba mucho una imagen (a veces muy normalita), únicamente porque no ha pasado por ningún proceso de revelado o retoque...

O todo lo contrario, que este asunto va en ambos sentidos.

¿Y lo de menospreciar una fotografía en función de la cámara utilizada para capturarla? Eso ya me parece hasta surrealista.

Personalmente, considero que no debería ser así. De ninguna manera.


Vamos a poner un poco de contexto

Por ejemplo, desde un punto de vista artístico, me parece ilógico sumar o restar valor a una imagen debido a los métodos empleados en su creación.

Fotografía fragmentada de Szymon Roginski
Fotografía fragmentada de Szymon Roginski

Ya sabrás que yo practico varias disciplinas artísticas, pues nunca he encontrado una forma de Arte en la que se pase por alto "el mensaje" y se le preste mucha atención a los medios utilizados para lograr el resultado final. Excepto en la Fotografía.


Hay otro contexto más fotográfico, el del fotoperiodismo...

Me parece lógico que se analice minuciosamente si una fotografía destinada a medios informativos ha sido retocada o no. Una imagen destinada a informar debería contener la menor subjetividad posible y ajustarse lo más fielmente a la realidad. El periodismo tiene como propósito mostrar y describir lo ocurrido, no transmitir los sentimientos del autor. Aunque la línea muchas veces está muy difusa.

Fotografía de Paul Hansen, ganadora del World Press Photo en 2013. Fue muy criticada por el revelado
Fotografía de Paul Hansen, ganadora del World Press Photo en 2013. Fue muy criticada por el revelado

Esto se debe principalmente a que el espectador debería poder formarse su propia opinión sin que esté influenciada por las opiniones del fotógrafo.

Por eso afirmo que, en este caso, el método utilizado para obtener la imagen sí tiene bastante relevancia. 

Este tema, el de la ética en el fotoperiodismo da para un artículo (o para varios), así que sigo con otro contexto...


Otro contexto interesante, los concursos.

Dejando a un lado el porqué de la inclusión de ciertos puntos en ciertas bases, si las reglas prohíben el retoque, tendrás que acatarlo; si se prohíbe el clonado, aunque sea de una bolsa de plástico, entonces tendrás que respetarlo... Si quieres concursar y que no te descalifiquen, claro.

Fotografía de Harry Fisch descalificada por National Geographic por clonar esa bolsa de plástico de la derecha
Foto de Harry Fisch descalificada por National Geographic por clonar la bolsa de plástico a la derecha

No hay alternativa: si no estás de acuerdo, simplemente no participes.

Un ejemplo que creo que es más claro en este asunto...

En el ámbito de la Pintura Artística, si decido participar en un concurso de acuarelas, no sería lógico presentar un óleo. Sí, ambas son formas de pintura; sí, una no es más valiosa que la otra; sí, se parecen en muchos aspectos; pero el concurso es específicamente de acuarelas. ¿Presentarías un óleo en un concurso de Pintura Artística de Acuarelas?... Pues eso.


El caso es que, cuando apreciamos una obra...

La mayoría de las veces, una obra nos gusta o no antes de que conozcamos su proceso de realización; en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera nos preocupa cómo se hizo.

Cuando contemplamos, por ejemplo, un cuadro pintado al óleo, nos sorprende la paleta de colores, la composición atrevida, la emoción que transmite; raramente investigamos sobre los materiales empleados más allá de saber que se trata de pintura al óleo.

No importa si se usó un pincel de cerdas anchas o finas, si el lienzo es de lino o sintético, si el sujeto posó durante largas horas o si primero hizo una foto que después copió. No importa si se trata de un escenario imaginario, una interpretación o una representación.

Los espectadores aprecian (o desprecian) la estética, la originalidad y la expresividad por encima de todo... Bueno... también pueden apreciar (y mucho) la firma... pero eso es otra historia en la que no vamos a entrar hoy.


En cambio, en la Fotografía...

Preguntamos acerca de la ubicación, la marca de la cámara, el modelo de objetivo; si es producto de un proceso de revelado, retoque o fotomontaje; somos puntillosos con los detalles como el ruido, la nitidez y el viñeteo, entre otras muchas cosas (técnicas).

Fotografía de Warren Richardson, ganadora del World Press Photo en 2016... ¡Pero si tiene mucho ruido y está trepidada!
Foto de Warren Richardson, ganadora del World Press Photo en 2016... ¡Pero tiene mucho ruido y está trepidada!

Sin embargo, creo que lo que realmente debería interesarnos, ya sea de manera positiva o negativa, es el cómo y el por qué se ha hecho así.

Pero esas preguntas deberían estar orientadas a responder a las cuestiones de qué ángulo y por qué, qué iluminación y por qué, a qué distancia y por qué... También a qué me quiere decir, qué quiere expresar, qué me transmite y un buen etcétera de puntos realmente interesantes.

¿Deberíamos ponerle pegas a la técnica? ¿Sería apropiado encasillar, regular o etiquetar basándonos en el método empleado? 

Siempre he mantenido la creencia de que el arte no se rige por normas, convenciones ni dogmas. O mejor dicho, considero que el arte evoluciona y mejora cuando rompe los moldes establecidos.

En un medio tan gráfico, tan artístico, como la Fotografía, ¿tiene importancia si la fotografía fue capturada con una cámara u otra, con un objetivo u otro, si se reveló en Lightroom, Photoshop o se pasó por un filtro de Instagram?


Que quede claro que no estoy defendiendo ni atacando nada...

No ataco el purismo ni tampoco estoy defendiendo el retoque, ni viceversa. Mi intención es únicamente plantear preguntas, reflexionar sobre todo esto.

Como te he mencionado, me considero un fotógrafo cercano al purismo a pesar de que soy Diseñador Gráfico. Esto implica que veo, vivo y aplico ambas formas de comunicación. Como fotógrafo, hago las cosas de una manera; como diseñador, las hago de otra, y en algunas ocasiones las combino.

En realidad, pienso que no debería tener importancia (excepto en en los casos antes mencionados) si una fotografía es un fotomontaje, un collage digital, una ilustración digital, una imagen directa del RAW o capturada con un teléfono móvil, para que podamos apreciarla como realmente se merece.

Creo que una obra debería gustar o no independientemente de cómo fue realizada o con qué materiales se realizó. Quizás solo si nos interesa llegar a resultados parecidos debería ser importante el método...

Vamos a jugar a un juego y te invito a responder en los comentarios...

Entre estas cuatro fotos hay una imagen generada por IA, otra sacada directa del raw, otra se trata de un fotomontaje y otra está hecha con un móvil. ¿Eres capaz de decirme cuál es cuál?

Una imagen de IA, otra directa del raw, un fotomontaje y una realizada con móvil

A lo que íbamos... 

Que quieres ser purista... genial. Que quieres ser ilustrador digital... fantástico también.

Claro está, si vas a participar en un concurso que tiene ciertas normas, o si eres fotoperiodista, o si sencillamente te preguntan... creo que la honestidad es esencial, no mientas.


Pero no tengo tan claro ciertas cosas...

Lo que me genera dudas es si deberíamos emplear un mismo término para todo

Retomando el ejemplo de la pintura, un cuadro al óleo es considerado una pintura, de igual modo un cuadro a la acuarela también lo es, pero ambas llevan una coletilla, un adjetivo, una categoría, que hace referencia al material empleado.

En ese sentido, ¿deberíamos hacer lo mismo con la fotografía? 

Una fotografía purista es, sin duda, una fotografía, de la misma manera que una foto que ha sido retocada también lo es... ¿Sería apropiado agregar alguna coletilla o llamarlas de diferente manera? 

Por ejemplo: ¿Fotografía Pura, Ilustración Fotográfica, Foto Periodística, Montaje Fotográfico, etc.? 

Porque aquí surgen las preguntas:

¿Es realmente necesario? ¿Deberíamos empezar a distinguir los diferentes tipos de fotografía mediante nombres distintos para evitar confusiones? ¿Tienen importancia esas confusiones? ¿Es que no es todo simplemente Fotografía (y punto) de la misma forma que todo es Pintura (y punto)? ¿O quizás son disciplinas separadas?

Bueno, me dejo de tantas reflexiones y preguntas, te cedo la palabra a ti... ¿Tú qué opinas?

Por cierto, si crees que este artículo lo merece, puedes invitarme a un café para ayudarme a mantener todo esto en marcha...
Invítame a un café (o más)

Un saludo y buena luz.

0 comentarios

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Política de privacidad y Aviso legal

Puedes consultar aquí la Política de Privacidad . Puedes consultar aquí el Aviso Legal.

Enlaces de afiliado

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables"

Licencia de uso

Textos Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Imágenes propiedad de sus respectivos autores.