Fotografía lo que te dé la gana

diciembre 04, 2018

Fotografía lo que te dé la gana

Creo que el título del artículo resume bastante bien todo lo que vas a ver si sigues leyendo, porque le voy a dar vueltas a la preocupación que tenemos en muchas ocasiones por lo que fotografiamos y por lo que publicamos, no vaya a ser que piensen que sólo sabemos fotografiar gatitos, niños y atardeceres... Bah, pamplinas nuestras... te cuento.

Hace unas semanas publiqué en este mismo blog un artículo en el que me dispersaba sobre la idea del "estilo fotográfico", qué era, en qué consistía, cómo podíamos alcanzarlo y cosas por el estilo (precisamente).

Una de las condiciones que creo necesarias para que el estilo se dé en un autor es que éste se mueva dentro de un tema, de su propio tema fotográfico. Al menos es una teoría que trataba de demostrar enseñándote fotos del mismo autor pero de diferente estilo y otras que se movían por el mismo terreno... Bueno, estoy convirtiendo esto en un resumen de aquel artículo, así que lo dejo aquí y voy a lo que iba, si te interesa el asunto te invito al leer dicha entrada (puedes hacerlo en ESTE enlace).

El caso es que le estaba dando vueltas a algo (el estilo) que nos suele preocupar bastante a muchos, pero de lo que no deberíamos preocuparnos en absoluto.

Esto me hizo recordar el artículo que en su momento escribí (y que ahora republico actualizado). Además hace unos días se convirtió en detonante lo que me comentó un genial fotógrafo, mi colega Álvaro, Alvarictus para los amigos... "Si llegamos a tener un estilo marcado y diferenciador nos podríamos llegar a convertir en esclavos del mismo"... Sí, es totalmente cierto y pasa mucho.

Álvaro me lo demostraba a través del perfil de Instagram de un gran fotógrafo, Pau Buscató. En su cuenta publicaba una foto que se salía de su habitual (y genial) forma de trabajar, diferente al estilo que le conocemos:


La demostración de Álvaro sobre su afirmación no estaba en la foto, sino en el primer comentario, que además es de otro genial fotógrafo, Rodrigo Roher.  No es que sean unas palabras muy trascendentales, sino que dejaban ver que si tenemos un estilo y nos salimos de él, podemos dejar un poco (o un mucho) descolocados a nuestros seguidores, así nos empezamos a convertir en esclavos de nuestra propia manera de hacer las cosas.

Pero eso le daba igual a Pau Buscató, él decidió que le apetecía publicar esa foto que a él le parecía interesante, independientemente de lo que sus seguidores viesen o dejasen de ver en ella, de que gustase más o menos, de que estuviera o no dentro de su estilo.

Esta serie de planteamientos me hizo pensar en que quizás nos preocupamos demasiado por lo que fotografiamos y por cómo lo fotografiamos... y recordé... vaya, si resulta que hace tiempo escribí sobre todo esto, vamos a recuperarlo....

Creo que lo que decía por entonces sigue estando vigente. Por lo que he decidido actualizarlo e incorporarlo a mi blog.

A ver a ti qué te parece y qué opinas de todo lo que viene ahora...



Pensando en qué publicar en mis redes...

Un día, mientras revisaba mi ya bastante extenso catálogo de fotografías, buscaba una que subir a las redes sociales.

Últimamente estoy más activo en Instagram y Facebook, un poco menos en Twitter y tengo abandonadas otras como Flickr o 500px, pero me he propuesto volver a estar pendiente de ellas a partir del (muy) próximo año.

Buscaba una foto chula y que no se distanciase mucho de las últimas publicaciones en dichas redes, por eso de guardar cierta coherencia en el estilo. Quería publicar alguna foto que molase a la gente, una que sorprendiese, que les hiciese ver lo buen fotógrafo que soy (o que estoy intentando ser).

Las iba pasando una a una, analizándolas.

La verdad es que de entre mis fotos me gustan muchas, en menor o mayor medida, porque en realidad todas tienen algo de mi, cada una de ellas tiene algo que me hizo sacar la cámara y congelar el tiempo. Pero las seguía pasando, iba descartando algunas que me encantaban, no sabría decir exactamente por qué me gustaban tanto, pero sí sabía que tenían "errores" de exposición o de composición o el tema no era relevante o estaba muy visto, así que pasaba de ellas...

Simbiosis, de Carlos Larios
Simbiosis, de Carlos Larios
Entonces paré...

Pero ¿qué estaba haciendo?... Me di cuenta de que estaba buscando entre MIS fotos, una que le gustase a los DEMÁS... no una que me gustase a mi, como cualquiera de las que descartaba, no una que hablase de mí y de lo que me gusta o disgusta, de lo que veo o de cómo lo veo... quería la aceptación de mi fotografía por parte del público.

Independientemente de mis gustos personales, estaba guiándome por los gustos de la mayoría, que en su mayoría no conozco personalmente.

Eso no tenía sentido.

Nuestras fotos, serán más o menos atractivas (a ojos de otros), serán más o menos típicas (a ojos de una parte del mundo), serán mejores o peores (a ojos de los supuestamente entendidos)...

Pero lo realmente importante es lo que es NUESTRA fotografía a NUESTROS ojos.

¿Tanto importa lo que fotografiemos?

¿No es válido si no es algo que no está de moda?

¿No debería darnos igual que le gustasen a más o menos gente?

¿Tanto importa que tengamos un estilo definido?

¿O que el tema interese a alguien que no sea nosotros mismos?

Así que uno de mis propósitos en ese momento fue fotografiar lo que me diese la real gana y por el momento lo voy cumpliendo. 

Hay un desfase de casi un año entre lo que fotografío y lo que publico así que sólo en algunas ocasiones habrás visto el tipo de fotos que hago actualmente, pero te aseguro que estoy disfrutando mucho con la fotografía, con mi fotografía, con las cosas que capturo y con cómo lo hago... Y me da exactamente igual que sea algo más o menos visto o vistoso, más o menos típico o más o menos interesante para otros, lo que me importa es que a mí me mola.



Porque creo sinceramente que...

No vamos a ser menos fotógrafos (ni más) por hacerle retratos a nuestro gato. Nada (excepto nosotros mismos) nos impide hacer la típica foto de una puesta de sol al atardecer.

No somos más profesionales (ni menos) por hacer series fotográficas. Nadie nos obliga a centrarnos en un sólo tema porque tengamos que encontrar nuestro estilo, ni lo necesitamos

No somos más fotógrafos (ni menos) por publicar las imágenes tal y como salen de la cámara. Ni nadie nos impide clonar esa farola que pensamos que molesta o ponerle alas a un retrato de una amiga.

Pandora, de Carlos Larios
Pandora, de Carlos Larios
No nos acercamos más (ni menos) al arte por respetar (o no) las (mal llamadas) reglas de composición. Da igual que dejemos más espacio (o menos) hacia donde mira nuestro modelo.

En serio. Da igual.

Deja de preocuparte por seguir al pie de la letra consejos de supuestos profesionales que se basan en lo que hacen unos supuestos gurús y que se acaban convirtiendo en dogmas entre los que siguen a esos supuestos profesionales y gurús.

Además, quizás no queremos ser gurús, ni profesionales, ni aficionados, ni queremos entrar en el rol de ninguna etiqueta... quizás sólo queremos hacer fotos... Sería lo ideal... Porque si no tienes la necesidad de vivir de esto, si no tienes unos clientes o jefes a los que rendir cuentas con la fotografía, haz las fotos que te dé la real gana hacer.

Y si tienes esas obligaciones, tendrás ratos libres en los que puedas disparar libremente, aprovéchalos bien disfrutándolos bien.



Pasa de modas, estilos, dogmas y memeces varias.

Hasta hace poco estaban de moda las largas exposiciones (bueno, lo siguen estando), hace tiempo eran los HDR exagerados con los que se "partía la pana", actualmente parece que mola ser fotógrafo "conceptual"... ¿qué coj***s significa eso? ¿acaso no hay un concepto detrás de cada fotografía? Hasta la foto para el carnet tiene un concepto tras ella, pero eso es otra historia, lo que importa es que...

Las modas vienen y se van, lo que nos parecía alucinante hace unos años, ahora lo vemos como una atrocidad. Pero da igual, totalmente, porque si hacías o haces lo que te mola, el resto no importa.

Fotografía lo que te de la gana. Incluso si son gatitos.
El gato del tiempo, de Carlos Larios
El gato del tiempo, de Carlos Larios
Porque... ¿qué problema hay en hacer muchas fotos de gatos? ¿o de bebés? ¿o de atardeceres?...¿el inconveniente es que hay muchas imágenes de ese tipo?... Pues aún faltan las que están por hacer, quizás serán parecidas a las que ya hay, pero serán las nuestras, serán nuestras pequeñas voces.

Quizás sólo quieres hacer fotos, pero haz fotos de lo que te gusta, de lo que te apasiona y hazlas de la manera que te gusta, como te apasione.



Porque eso sí que es importante, la pasión que le pongas a esto.

Nadie va a amar tu Fotografía como tú. Nadie va a sentir por ti lo que se siente al apretar el disparador cuando decides que es el momento de apretarlo. Nadie va a mirar tu foto favorita como tú la ves.

Ama u odia lo que fotografíes... pero siente algo por ello.
Aislamiento, de Carlos Larios
Aislamiento, de Carlos Larios
Fotografía lo que te dé la gana, estará genial sea lo que sea.

Pasa de los "likes" de Facebook (o de cualquier otra red social), el 50% son para que tú le des también "likes" a otras fotos y el otro 50% son de tu madre, familiares y amigos. Pero es que si fueran un 100% de admiradores desconocidos, también te debería dar igual. Y si no obtuvieras ni uno sólo cada vez que compartes una foto, que no te importe, no significa nada, o no debería significar nada. Las redes sociales son de los peores varemos para conocer la calidad de algo, ya sabes, eso de los infames algoritmos de visualización, los horarios del flujo de seguidores y otras cosas por el estilo.

Si quieres hacerte una idea de la calidad de tu obra habla con alguien cuyo trabajo admires y de cuyo criterio te fíes, pero aún así no dejará de ser una opinión subjetiva.

Así que debes ser tu más feroz y estricto crítico (es lo que te hará mejor), pero deja hueco a la intuición (es lo que te hará diferente).

No compares tus fotos con las de nadie, no vale para nada, cada uno tiene su forma de mirar y no es ni mejor ni peor a la de otro. Cada cual está en un punto diferente del camino y nuestras fotografías tiene mucho de nuestras vivencias, gustos, inquietudes y preferencias.

No trates de imitar las fotos de nadie, entiéndeme, está bien (incluso es necesario) si es para aprender técnicas o procedimientos que no dominas. Pero no pretendas ser nadie más que tu mismo y eso se reflejará en tus fotografías... Quizás te preguntas cómo se consigue eso cuando es muy habitual que ni siquiera nosotros sepamos quiénes somos... Podemos empezar por disfrutar con lo que haecmos, ya que eso se reflejará en nuestras fotos y eso debería ser suficiente para comenzar a conocernos a nosotros mismos.

Creo que deberíamos intentar convertir la Fotografía en lo que siempre debió haber sido. Una pasión, una forma de expresión, quizás incluso una forma de comunicación. Una proyección de nosotros mismos. Y a cada uno nos apasionan unas cosas, nos expresamos con estilos peculiares, nos comunicamos de manera diferente.

O haz todo lo contrario a lo que te estoy diciendo, tampoco soy yo nadie para dar consejos, aunque parezca que los estoy dando.



Lo que sí debería preocuparnos...

Deberíamos preocuparnos en no tener lagunas de conocimientos, tanto técnicos como artísticos. O al menos tener las mínimas posibles.

Es casi nuestra obligación aprender lo que podamos de técnica, asimilar las (mal llamadas) reglas de composición, conocer el trabajo de otros... y olvidarlo todo.


Una vez interiorizados nuestros conocimientos, deberíamos intentar volver ese inocente valor que nos daba la ignorancia en los inicios y que nos liberaba, sin saberlo, de etiquetas, modas, dogmas y estilos ajenos.

Sería lo ideal, pero me parece que es tela de difícil. Así que al menos fotografía lo que te dé la gana, como te dé la gana y cuando te dé la gana. Disfruta, no te preocupes de que disfruten lo demás, ya que cómo te lo pases haciendo fotos se verá reflejado en tus imágenes y siempre habrá alguien a quien le harás sentir lo mismo.



Por todo eso me planteaba estas preguntas al principio...

Estas preguntas, a las que he intentado de alguna manera dar una respuesta que me dejara satisfecho, son las que me impulsaron a escribir lo que has leído...

¿Qué importa lo que fotografiemos?

¿Qué más da si no está de moda?

¿Debería darnos igual que le gustase a otros lo que hacemos?

¿Tanto importa que tengamos un estilo definido?

¿O que el tema interese a la gente?

Me encantaría que me dieras tus propias respuestas, ver las cosas desde otros puntos de vista. Mientras espero tus comentarios (si es que los hay), voy a publicar en mi Instagram una foto que me mole, la que me dé la gana... seguramente de uno mis gatitos o de mis pequeñajos 😜.

Juegos movidos, de Carlos Larios
Juegos movidos, de Carlos Larios
Si te ha molado lo que has leído te invito a que compartas mis artículos en tus redes sociales, así muestras tu apoyo a mi trabajo. Y si lo que he escrito te ha hecho pensar y si has disfrutado leyéndolo quizás te puedes plantear invitarme a un café (virtual a través de Paypal) para ayudarme a mantener el blog... bueno, a un café o a lo que te dé la gana 😉...


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

4 comentarios

  1. Como siempre muy interesante y además la pura realidad. Yo reconozco no tener estilo propio pero si te digo que disfruto haciendo fotos a cualquier cosa se me ponga delante y por supuesto que para mi vista sea bonita y me agrade, lo mismo me da que sean gatitos, pajaritos, flores, paisajes con sus atardeceres, amaneceres, no,hay que madrugar y la verdad no me apetece sobretodo ahora con el frío. Hoy por hoy mi prioridad es mi nietecita, la cámara la quiere, pero ella no quiere mucho a la cámara y es difícil que se mantenga quieta, pero disfruto un montón haciéndole fotos. Procuro respetar algunas reglas, pero ya las empleo casi sin darme cuenta. Hoy por hoy hago las fotos que me da la gana sin pensar en el gusto de los demás, pero..., si en el mio. Como siempre, GRACIAS, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la actitud!! A ver si algún día me enseñas algunas fotos de tu nieta, que se seguro que es preciosa y le habrás hecho unas fotos más bonitas aún.

      Sea lo que sea lo que nos dé por fotografiar lo importante es disfrutar haciéndolo.

      Gracias Aída por leer el artículo y pasarte a comentar. Un abrazo enorme!!

      Eliminar
  2. He disfrutado leyendo tu articulo, creo que todos deberíamos hacer lo que dices, estar menos preocupados por lo que opinen de nuestras fotos y disfrutar de la fotografía. Hace algunos meses subí una foto a facebook y una persona me dijo que ese no era mi estilo de fotografía, que la borrase, pues a mi me dio igual, ya soy muy mayor para saber que tengo que hacer lo que me apetezca en cada momento y fotografiar lo que me de la gana. Un abrazo y feliz puente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte a comentar!
      Pues sí, mayores o no, ya va siendo hora de que disfrutemos realmente de la fotografía, pasando de modas, opiniones ajenas, estilos y cosas similares.

      Un abrazo y feliz puente a ti también!!

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando se te conteste.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.