Dispersiones sobre el 'Instante decisivo'

diciembre 12, 2019

Dispersiones sobre el Instante decisivo
¿Qué tal si nos dispersamos un poco acerca de ese llamado "Instante decisivo" que muchos buscan como si fuese el Santo Grial de la Fotografía? De paso hablamos de uno de los más grandes fotógrafos de la historia y tratamos de averiguar cómo conseguir fotos únicas...

Como supongo que sabrás, en octubre impartí una charla sobre composición en Fotografía con la asociación AFSUR por su 10º aniversario. El resto de ponencias fueron muy interesantes, se tocaron muchos temas diferentes y en una de ellas salió el asunto del famoso (o infame, según quién hable de ello) "instante decisivo".

En un primer impulso estuve a punto de intervenir y aportar mi manera de entender el asunto, pero ya había asistentes que coincidían con lo que yo opinaba al respecto, así que decidí callar, escuchar y aprender. Un práctica muy aconsejable. Se dijeron cosas con las que estoy de acuerdo, otras que yo pongo en duda y algunas contrarias a lo que yo entiendo como el "instante decisivo".

Lo que se comentó es lo que dio pie a que me decidiese a escribir este artículo que hoy comparto contigo. Así que, ya en casa, me puse a leer sobre el tema y llegué a conclusiones e ideas más claras sobre todo ello.

Lo veo muy interesante y además muy importante para aplicar a nuestra manera de entender la Fotografía y a nuestro modo de trabajar, a ver si tú piensas igual...



¿Qué es eso del "Instante decisivo"?

Para resumirlo mucho... pero mucho eh, porque como verás no es tan "sencillo"... se trataría de ese instante en el que la escena que tenemos delante tiene un momento "perfecto", con todo donde debería estar y justo coincide con que apretamos el botón de disparo de nuestra cámara para que todo quede inmortalizado.

Todo muy bonito, pero claro, se supone que si no tienes la habilidad o la fortuna de presionar el disparador en el momento preciso (el decisivo) éste se pierde y ya jamás de los jamases podrás tener "esa foto"...

Muchos de los grandes fotógrafo/as de las historia eran unas auténticas máquinas de capturar "instantes decisivos"... debían tener una capacidad, rapidez y suerte de la leche...

Pueeeees bueeeeno...

Esto hay que "cogerlo con pinzas", porque reducirlo a "haber podido aprovechar la oportunidad" y "ese tren solo pasa una vez" nos deja a todos nuestros ídolos fotográficos como meros tiradores de fortuna, como gente que tiene varias veces la suerte de estar en el sitio oportuno en el momento oportuno, todos los conocimientos y habilidades que tuviesen quedarían en segundo plano.

Así que no, el "instante decisivo" no es sólo apretar un botón en el momento adecuado, hay mucho más.

Para empezar a comprenderlo te voy a hablar del tipo que supuestamente parió el término y así meto un poco de culturilla fotográfica en el artículo, que nunca viene mal...

Te voy a hablar (no mucho) de (redoble de tambores)... Henri Cartier-Bresson... nah menos...



Henri Cartier-Bresson (1908-2004)

Que no, que no te preocupes, que no te voy meter un artículo biográfico, aunque quizás debería hacerlo de vez en cuando, porque es importante conocer algo de la historia de la Fotografía y de sus representantes más molones. Y el amigo Henri es, sin duda, uno de ellos.

Henri Cartier-Bresson nació en 1908 en Francia, cerca de París. Su padre quería que fuera un tipo de provecho y que estudiara Comercio (menos mal que no salió bien la osa), Henri no era un estudiante aplicado, al parecer no aprobó ni bachillerato...  si es que cuando a uno no le interesa algo no hay manera... Así que consiguió que le acogiese un pintor y a los 18 empezó a estudiar pintura en una academia.

A la edad de 23 años se fue a África (pasaría por Ceuta?), al parecer le aburría tanto academicismo, y se hizo fotógrafo en Costa de Marfil utilizando una cámara de segunda mano.

Le flipó tela una foto de Martin Munkácsi, que la verdad es que es una pasada de imagen...

Martin Munkácsi
Foto de Martin Munkácsi
Dicen que esta captura fue el detonante definitivo, su "instante decisivo" vital, que le convirtió en fotógrafo.

Cuando regresó a Francia, se pilló una cámara Leica, que ya nunca dejó de usar (es que esa cámara es un caramelito pero actualmente demasiado cara para la mayoría de los mortales) y se puso a viajar y a hacer muuuchas fotos. Se hizo fotoperiodista y fundó (en 1947) junto a Robert Capa, Bill Vandivert, David Seymour y George Rodger la Agencia Magnum (casi nah).

Pero no fue fotógrafo toda su vida, ya que en 1970 la abandona para dedicarse al dibujo... al parecer decía que había llegado al top en esa disciplina y que quería hacer otras cosas... si es que los artistas son tela de peculiares.

Murió a los 95 años, en 2004.

Puedes conocer más de su vida y obra a través de muuuuchos artículos de internet o en cualquiera de los siguientes libros...


¿Mucho donde elegir verdad? Pues hay todavía más. A mí me gusta especialmente el libro 'Ver es un todo' y 'Fotografiar del natural'.



Su forma de trabajar...

A Henri Cartier-Bresson se le considera el padre del fotorreportaje y una amiga mía, la genial fotógrafa Pilar Silvestre, dice que es el abuelo de la foto callejera.

Lo que es seguro es que se trata de uno de los grandes fotógrafos del siglo XX, el "Ojo del siglo" lo han llegado a llamar.

Su libro "El momento decisivo" es tela de famoso... que por cierto, ese título es una traducción "libre" en varios idiomas del título original que era "Images à la sauvette", algo así como "imágenes a hurtadillas".

Sus capturas tienen una enorme y excelente carga compositiva, todo parece estar en el lugar adecuado y flipa... nunca recortaba ni reencuadraba, de hecho dicen que solía positivar sus fotos de tal manera que se viesen los bordes del negativo para que no cupiese duda de que la foto era tal y como él la había encuadrado al disparar.

Otra cosa curiosa es que no revelaba él sus fotos, sino que se lo hacían en un laboratorio profesional, al parecer esa parte no le interesaba... él decía que el trabajo había que hacerlo con la cámara en la mano y no en un cuarto oscuro. Este punto es el que menos me gusta de su manera de trabajar porque soy de la opinión que tanto capturar como revelar son partes muy importantes de nuestro trabajo y una buena fotografía no puede existir sin un revelado adecuado, pero de eso ya te hablé en el artículo 'Dispersiones sobre el estilo fotográfico', así que seguimos...

Se dice de él que supo entender la Fotografía mejor que muchos otros, que supo ver la capacidad de ésta de congelar el tiempo y eternizarlo. Y lo supo hacer de manera magistral.

Además tenía un intensa inquietud por la fugacidad del momento y lo imposible de detener el tiempo, en su libro 'Fotografiar del natural', decía que:

"De todos los medios de expresión, la fotografía es el único que fija el instante preciso. Jugamos con cosas que desaparecen y que, una vez desaparecidas, es imposible revivir. No se puede retocar el tema; como mucho se puede hacer una selección de imágenes para la presentación del reportaje"

Su habilidad para capturar el "momento perfecto", en el que todo funcionaba, es lo que hizo que su estilo se bautizase como el del "Instante decisivo". Una de las imágenes que quizás nos ayude más a entender ese término es su famosa fotografía 'Tras la estación St. Lazare (1932)'...

Tras la estación St. Lazare
'Tras la estación St. Lazare' de Henri Cartier-Bresson

Otra quizás sea 'Hyères, 1932'...

Hyères
'Hyères' de Henri Cartier-Bresson
Pero hay muchas más, te recomiendo que le eches un buen ojo a su obra. Arriba ya te he puesto varios libros que puedes consultar.

Es uno de mis fotógrafos preferidos y he escuchado decir que está sobrevalorado... supongo que si se le descontextualiza será cierto que actualmente hay autores con una colección de imágenes muchísimo más espectacular. Hay quien dice que sus fotos no tienen nada de extraordinario... No sé... Yo me imagino a cualquiera de nosotros, tratando de hacer las mismas o parecidas fotografías con los mismos medios que Cartier-Bresson y dudo mucho que fueramos capaces de acercarnos... ¿Has probado alguna vez a hacer fotos en modo manual, sin enfoque automático, sin poder revisar lo que has hecho y sin reencuadrar posteriormente?... Pues eso.

En Youtube he encontrado un vídeo que quizás te mole, es, precisamente sobre 'The decisive Moment'...


¿A que mola su trabajo?



El "instante decisivo" mal entendido...

Yo opino que esa manera de nombrar a un tipo de manera de fotografiar se ha malentendido y ha dado pie a un equivocado método de trabajo.

A muchos, la obra de Cartier-Bresson, les ha hecho pensar que ante una escena cualquiera solo hay una foto posible digna de coronarse como "LA FOTO", la imagen "perfecta", ese "instante decisivo".

En múltiples ocasiones se trataría de una cuestión de fortuna, que tengas la suerte de estar en el lugar idóneo justo en el momento ideal, que encima estés pendiente de ello, con la cámara en la mano y el dedo en el disparador. Que si dejas escapar ese instante ya no habrá más oportunidades. Que más vale que se abandone el lugar y que pasemos a otra cosa...

¿Suerte?¿Sólo suerte? ¿Una serie de afortunadas casualidades?

¿Es ese el factor más importante de una fotografía?

¿Una escena solo tiene una foto buena posible? ¿Dónde dejamos entonces el conocimiento, la composición, la habilidad, la técnica, etc?

Yo creo que no es así, es más, no creo que ni Cartier-Bresson pensase así... En las composiciones de ese hombre no había casualidad alguna...



Lo que yo creo que es el "instante decisivo"

Para explicarte mi postura te diré que es cierto que todos lo momentos son únicos e irrepetibles, todos sin excepción, nada se volverá a repetir jamás... aunque hay muchos momentos que se parecen. Por ejemplo una puesta de sol... jamás habrá dos atardeceres iguales, pero no me negarás que puede llegar a aburrir ver solo fotos de ese tipo porque, más o menos, todos se parecen.

atardeceres

Además opino que durante cualquier escena hay mogollón de momentos decisivos, únicos e irrepetibles y que muchos de ellos tienen el mismo valor, potencial y calidad que otros.

Es quizás como si de los fotogramas de una película se tratase, ¿qué es más importante el fotograma nº 135 o el 136? Piénsalo... ¿Durante toda la película sólo hay un fotograma válido? Quizás para ti sí, pero para otro sea un momento diferente o para el de más allá haya varios posibles. Todo depende de nuestra manera de mirar, nuestra intención con respecto a lo que estemos fotografiando y nuestras experiencias y conocimientos previos.

Por otra parte, eso de un único disparo... mmmm... para mi que para imágenes míticas como la del ciclista del propio Cartier-Bresson, hubo tropecientos disparos, como mínimo quizás los 36 disparos que te permitía un carrete. Y quizás entre esas nosecuántas fotos habría una, dos, quizás tres que se ajustaban a la perfección con la visión y la intención del autor.

Ese momento decisivo me parece que se refiere, en gran parte, al que nos lleva a decidirnos por apretar el botón del disparador. Sí, pero habrá muchos así, más ahora que no tenemos esa limitación de 36 disparos. Haremos muchos disparos, todos los que queramos o lo que la escena nos permita y, de entre todos ellos, decidiremos cuál o cuáles son los que mejor representan lo que queríamos obtener.

Sí que hay un "instante decisivo", pero es decisión tuya cuál es.

Normalmente será el que bajo tu mirada represente mejor lo que quieras comunicar. El que bajo tu mirada tenga todos sus elementos dispuestos a tu conveniencia o lo más cercano a lo que tu visión te dicta.

Desde luego el "momento" no es el único factor que dispara el "instante decisivo", nuestro punto de vista es otro, es decir, el lugar en el que nos situemos. Volviendo a Cartier-Bresson, decían de él que no paraba de moverse, rápido, de un lado a otro. Se agachaba, se estiraba, iba a izquierda y a derecha, rodeaba la escena, esperaba, disparaba y vuelta a empezar así hasta "agotar" la escena, hasta quedarse sin posibilidades.

Y la composición, otro factor esencial de ese "instante decisivo", independientemente de que te muevas más cerca del "Lenguaje fotográfico" que del "Lenguaje compositivo" (échale un ojo a mi charla sobre composición si no sabes a lo que me refiero), el que cada elemento esté en el lugar de tu encuadre que consideres el adecuado será o no otro de los detonantes de tu captura.

El "mensaje" otro detonante, lo que es lo mismo... lo que quieras expresar con tu obra.

Hay más factores, pero para no extenderme demasiado, vamos a pasar a otra cosa muy interesante...



Las hojas de contacto

Un ejemplo muy claro de todo esto que te estoy contando es el maravilloso libro de la Agencia Magnum titulado 'Hojas de contacto'...

Hojas de contacto de Magnum

Por si no lo sabes, las hojas de contacto eran algo parecido a lo que ahora hacemos en el ordenador al poner muchas miniaturas juntas de nuestras fotos para decidirnos por alguna.

Cuando la fotografía era química (y no digital) tenías que cargar un carrete de 12, 24, o 36 fotos, al acabarlo lo rebobinabas y lo llevabas a revelar (o lo revelabas tú mismo), obtenías una tira con las tomas en negativo, es decir, con los colores invertidos. Para facilitar el trabajo de selección y descarte se pasaba por un proceso en el que la tira de (por ejemplo) 36 fotos se dividía en 6 tiras de 6 cuadros cada una, se colocaban sobre un papel fotográfico y se positivaban. Así teníamos una hoja (la hoja de contacto) en el que teníamos las 36 miniaturas de las fotos y podíamos ver con más facilidad cuáles de ellas se merecían ser ampliadas.

Pues ese libro contiene algunas de las hojas de contacto de varios fotógrafos míticos de la Agencia Magnum.

Con lo que no sólo podemos ver la "foto famosa" si no también los descartes y por si fuera poco, podríamos llegar a comprender el flujo de trabajo, la manera de pensar y de moverse del fotógrafo para obtener "LA FOTO".

Una maravilla.

Algo tremendamente didáctico y que nos puede hacer cambiar el "chip" y comprender que una gran fotografía, de esas que se han hecho en el "instante decisivo" tienen un gran trabajo detrás.

Eso me lleva a contarte algo más...



Mi teoría de cómo conseguir ese "instante decisivo".

Lo primero es que seamos conscientes de que todos los momentos son únicos, pero hay muchos momentos únicos, algunos son un "instante decisivo". Lo que pasa es que al haber varios "instantes decisivos" tendremos que decidir cuál es "nuestro instante decisivo".

No sé si me entiendes con este casi trabalenguas 😅.

Lo que quiero decir, es que haremos muchas fotos, de muchos momentos, pero de entre ellas elegiremos las que representen mejor nuestra manera de mirar.

Para eso tengo la teoría de que el "instante decisivo" se decide en tres fases:

  1. Fase previa a la captura (la idea):
    Vemos (o se nos ocurre) algo interesante y con potencial. Decidimos qué deseamos que ocurra, nos preparamos, abrimos nuestra mente y ajustamos nuestra mirada para detectarlo.

  2. Fase de la captura (el momento):
    Al entrar en "modo foto" observamos y esperamos, estamos preparados para apretar el botón del disparador. Decidimos qué momento (o momentos) se ajusta(n) más a lo que queríamos que ocurriera.

  3. Fase posterior a la captura (la selección):
    Una vez finalizada la escena, ya agotada, revisamos lo que hemos hecho. Quizás prefiramos hacer esto tranquilamente en casa, en el ordenador. Y de entre todo lo que hemos capturado decidimos qué toma se acerca más a nuestra idea, aunque puede pasar que veamos una alternativa diferente y quizás mejor que no habíamos detectado en las fases anteriores.

Claro que en medio de todo eso hay varias cosas que debemos currarnos. Tenemos que tener anticipación, trabajarnos la escena moviéndonos por ella, analizando tanto lo que está pasando como lo que estemos haciendo, tener paciencia y finalmente capacidad de decisión durante la captura, pero también, posteriormente, decidir qué vale y qué no a través de nuestro ojo crítico al revisar lo que sea que hayamos obtenido.

Por eso necesitamos cambiar nuestra forma de trabajar en algunos (quizás pocos, quizás muchos) de los siguientes puntos/recomendaciones...



No hagas una sola foto

Creo que no hay nada mejor para alejarnos de lograr ese deseado "instante decisivo" que actuar en "modo turista"... 

Llegas, ves algo interesante, le haces una foto y te vas a por lo siguiente.

Para conseguir una foto única actuando así... o tienes una suerte tan grande que más vale que te dediques a las apuestas que a la Fotografía... o eres uno de los más grandes fotógrafos de la historia y ya puedes ir acordándote de lo útil que te fue este blog para llegar a donde estas y echarme un cablecito.

Pero vamos a ver alma de cántaro... ¿es que se te va a gastar la tarjeta de memoria de 64gb que te has comprado? Aprovecha esa enorme capacidad, esas tropecientasmil fotos que te entran en la SD y haz todas las capturas que se te ocurran y alguna más. Y si te falta espacio, revisa y borra las chungas.

No hagas una sola foto
Algunas de las muchas fotos que hice en los alrededores de la Torre de Belem

Normalmente la mejor toma no sale a la primera. Haces una, se te ocurre otra cosa, ves otra posibilidad, pruebas una alternativa, otro punto de vista, metes más elementos, quitas alguno... yo que sé... hay tantas posibilidades y ahora es "tan barato" hacer fotos que es una tontería no aprovecharlo.


No estés mirando continuamente la pantalla

Creo que ahora lo llaman "Chimping"... que consiste en revisar cada foto que hagas y es un hábito muy desaconsejable. 

Principalmente porque es probable que pierdas "instantes decisivos" cada vez que miras la pantalla y por otra parte, es una práctica poco práctica.

Entiendo que necesitemos comprobar que todo ha ido como es debido cuando hacemos una foto, sobre todo cuando empezamos en esto de la Fotografía, pero si la luz en la escena no ha cambiado, si no has cambiado de escenario, si sabes lo que estás haciendo y conoces tu equipo, ya deberías saber lo que va a salir. 

Quizás sea útil comprobar la primera toma, pero después de eso, hazte un favor y concéntrate en lo que estás fotografiando y cómo lo estás fotografiando, cuando haya acabado la acción revisa lo que has hecho y felicítate o laméntate, al menos habrás aprendido algo.

Yo algo que suelo hacer es que si sé que no me voy a mover de cierta área para hacer fotos, hago una primera de prueba, a cualquier cosa, compruebo que todo esté correcto y ya me concentro en la búsqueda de ese momento, ya revisaré después.


No tengas prisa

Ya sabrás que las prisas no son buenas para nada. Hay un dicho (creo que) árabe que dice "la prisa mata". Y te aseguro que la prisa matará tus instantes decisivos.

No puedes forzar los tiempos, cada cosa tiene un ritmo y eres tú quien debe adaptarse a ello, no al revés.

Piensa en los (buenos) retratos... sí, en retrato también hay "instantes decisivos", esos momentos en los que el gesto es perfecto, la pose adecuada y la luz encaja. El caso es que si fotografías a alguien con tus prisas, el retratado te devolverá gestos apresurados, nada profundos y no existirá esa conexión necesaria para que un retrato funcione bien.

También en fotografía de paisaje, no puedes tener prisa en llegar, fotografiar y marcharte al siguiente punto del recorrido, el sol no se va a ocultar más rápido porque lo apremies. Si quieres hacer buenas imágenes o, al menos, diferentes a las de esos turistas que te mencionaba antes, date un tiempo, no te apresures.

Pero es que incluso en la fase de selección, cuando ya estamos en casita frente a nuestro ordenador, tampoco debemos tomárnoslo con premura. Dicen que hay que dejar reposar las sesiones, que hay que dejar que pase el subidón para dejar entrar la objetividad que nos ayudará a ser más críticos con el trabajo que hayamos hecho.

Las fotos, como el vino, hay que dejarlas respirar.

Yo eso me lo tomo demasiado en serio y tengo casi un año (a veces más) entre lo que publico y lo que hago... bueeeeno vale... no es por dejar reposar, es que me da una pereza terrible seleccionar 😅



Observa los detalles

Relacionándolo con el punto anterior, las prisas no te dejarán ver los detalles. Esos que pueden marcar la diferencia y convertir algo cotidiano en excepcional, algo rutinario en sorprendente, algo vulgar en excelente.

También dicen que el diablo está en los detalles, esos pequeños que pasan desapercibidos por ir con prisas, por hacer una única foto, por mirar mucho la pantalla y no la escena.

Además quizás "la foto" no está siempre en una captura que lo muestre todo, quizás la encuentres en una pequeña porción del escenario y siempre en una pequeña porción del tiempo que dure la escena.


A esta foto de aquí arriba le tengo un especial aprecio, porque creo que cuenta mucho a partir de un par de detalles.



Fíjate en el fondo

Y hablando de detalles... uno que solemos olvidar, sobre todo cuando somos principiantes en esto de eternizar momentos... el fondo. 

Tenemos que fijarnos en el fondo, en cómo funciona con el sujeto o sujetos que estemos fotografiando. 

Porque puede ser que ese color que tenemos en el fondo no armonice con los del primer plano o dirija la atención del futuro espectador a una zona que no deseamos que tome protagonismo. Quizás hay una línea que corta de manera indeseada algún elemento o una forma que rompa el equilibrio.

También puede ocurrir lo contrario, que podamos usar el fondo para reforzar nuestra composición y ese instante único. Quizás un letrero que potencie el mensaje, una flecha que señale a nuestro protagonista... hay tantas posibilidades que no podemos dejar de intentar aprovecharlas.

Fíjate en el fondo

Es curioso cómo en el mundo real nuestra mente descarta el fondo de manera natural. Podríamos estar hablando con alguien mientras otra persona pasa por detrás haciéndonos aspavientos y no nos enteraríamos de nada, pero si en ese momento hiciéramos una foto, se haría tan evidente que nos parecería ridículo no haberlo visto antes.

Por ello debemos hacer el ejercicio y el esfuerzo de fijarnos en los fondos, pueden afectar de manera tanto positiva como negativa a nuestro "instante decisivo".


Muévete

Muy relacionado con el punto anterior en cuanto que quizás dos pasos más allá y el fondo cambie totalmente. O tres centímetros más abajo y la perspectiva haga que todo se vea diferente.

No te estés quieto, agáchate, gira, desplázate un poco a la izquierda, después a la derecha, haz fotos, prueba experimenta.

Pero no sólo te muevas en un pequeño área, desplázate por el escenario. Quizás desde el otro lado de la calle la luz incide de una panera más interesante. Quizás desde ese otro punto de vista el rostro del retratado sea más atractivo.

Y cuando hayas agotado la escena, muévete a otro escenario.


Pero siempre debes ser paciente

No tengas prisa por moverte de sitio, espera, quizás algo extraordinario ocurra. 

Es uno de los grandes secretos de los grandes fotógrafos, la paciencia. 

Los buenos fotógrafos ven un contexto, un escenario, un fondo, un algo con potencial y esperan. Esperan a que algo pase, a que algo cambie.

Yo a veces lo he llamado "una de las magias de la fotografía"... desear que algo pase y al esperar lo suficiente ese algo, mágicamente, sucede.

siempre debes ser paciente

Y lo que ya ha sucedido es que hemos llegado al final de este artículo, con el que solo me queda repetirte una de las míticas frases del mítico Henri Cartier-Bresson:

“Fotografiar, es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo punto de mira.”



Espero que te haya molado y que te sea útil todo lo que te he contado, si tienes algo que aportar, que discutirme o que  preguntarme, no te cortes y deja un comentario.

Además si quieres apoyar el trabajo que hago con el blog puedes hacerlo compartiendo en tus redes sociales lo que publico.

Y si quieres contribuir económicamente al mantenimiento de este proyecto lo puedes hacer invitándome a un café virtual...


O también puedes  si cuando compras en Amazon lo haces a través de ESTE ENLACE.


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

4 comentarios

  1. Pues me ha venido este artículo al pelo: precisamente estos días he estado "discutiendo" con mi profe de fotografía la , para muchos, ineludible obligación del revelado y retoque de las fotos.
    No es que yo lo niegue (la bondad del asunto) sino que me pregunto por qué es oblgatorio.
    ¿No será nunca aceptable una foto recien salida de la cámara, absolutamente NO RETOCADA?
    Parece que cartier-bretón opinaba que si, rotundamente. Y tú ¿Opinas lo contrario?.
    Estoy de acuerdo contigo en cuanto al "momento o instante decisivo": quien no busca, no encuentra y, desde luego, por mucho instante o momento inspirador que te encuentres, si no utilizas cierta técnica, lo más seguro es que lo pierdas.
    Muchas gracias por tu artículo interesantísimo y, ya que estamos, por todos tus artículos, ya que éste, es el primer comentario que publico aquí.
    Gracias, de nuevo, por tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la clave está en que no es una "obligación" sino una "decisión", un camino, un flujo de trabajo... Me encanta el trabajo de Cartier-Bresson y, si eres lector asiduo, conocerás mi admiración por José Benito Ruiz, ambos puristas en el sentido más estricto. Pero también me flipa lo que hace gente como Cristina Otero o Rebeca Saray, ambas rozan la ilustración fotográfica. Yo intento ser purista (pero como disparo en RAW termino la foto en el ordenador), aunque no me tiembla la mano con el retoque, mi decisión se debe a una cosa muy banal, soy Diseñador Gráfico y trabajo muchas horas delante del ordenador, cuando hago Fotografía no quiero tener que estar de nuevo sentado frente a mi equipo de sobremesa demasiado tiempo. Creo que no hay algo mejor o peor, quien diga que sólo un camino válido está cayendo en el 'Efecto Dunning-Kruger', hay caminos diferentes, muchos, con diferentes resultados e hijos de diferentes necesidades y formas de mirar, distintas voces, todas ellas válidas.

      Con el "instante decisivo" quizás ocurra algo parecido, yo aquí vierto mi opinión, basada en mi experiencia, pero soy consciente y acepto otros puntos de vista como igual de válido que el mío.

      Me alegra mucho que te hayas dejado caer a comentar, además con un tema muy interesante, y espero que no sea la última vez. Estaré encantado siempre de leerte, mola saber que hay gente al otro lado.

      Muchas gracias por estar ahí.

      Eliminar
  2. Solo decirte, que me ha gustado mucho el artículo soy una aficionada empezando con la fotografía y mi conocimiento asta ahora lo veo escaso para poder opinar mucho más de lo que te dije al principio gracias por tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por leerlo y pasarte a comentar. Me alegra que te haya gustado. Un saludo!

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.