El Color - Parte 2 - Interacción

junio 05, 2019

El Color - Parte 2
Ya está aquí, sé que lo estabas deseando, la segunda parte de la trilogía de artículos sobre el color en Fotografía. Hoy vamos a conocer una utilísima herramienta, el círculo cromático, y vamos a aprender muchas de las combinaciones de color que pueden funcionar para hacer más atractivas nuestras fotos.


Los contenidos, conceptos y herramientas que vas a conocer hoy son muy poderosas, mucho más de lo que piensas. Pueden hacerte llevar a otro nivel tu forma de trabajar con la imagen, pero son difíciles de aprender y asimilar, requieren de cierto tiempo y de práctica.

Con lo que te recomiendo que todo lo que leas aquí lo ejercites cuanto antes y siempre tengas a mano la herramienta principal de la que vamos a hablar aquí, el círculo cromático.

En este enlace tienes una tarjeta descargable e imprimible a un tamaño que se pueda llevar cómodamente en una cartera.

Por otra parte, a través de una charla por Whatsapp con mi amigo Iván Mg-R, éste me comentó que le extrañaba que en todo el artículo anterior no hablase de Goethe. Y la verdad es que no iba a hablar de este poeta y científico, porque tendría que meter un poco de historia y de ciencia, cuando mi intención era ir directamente a lo práctico. Hasta que tras la conversación que mantuve con Iván, me di cuenta de que si iba a explicar cosas sobre el círculo cromático era necesario argumentar por qué usaba para mis explicaciones y ejemplos el “círculo cromático natural” en lugar de otro de los que existen basados, principalmente, en el trabajo de Goethe.

Así que he añadido contenido a mi escrito original. Si esto se extiende demasiado le echas la culpa a mi colega por saber tanto acerca del tema 😜.

Vamos ahora con el artículo en sí…



UN POCO DE HISTORIA

Pero tranquilo que no será mucho, es solo lo justo para que entiendas por qué voy a usar unas herramientas en concreto y no otras, además es todo tela de interesante…

Érase una vez un tipo tela de listo llamado Isaac Newton, del que ya te hablé en el anterior artículo, que descubrió que la luz (blanca) estaba formada por mogollón de colores y que se podían separar con el uso de un prisma… ya sabes, lo de la portada de “The dark side of the Moon” de Pink Floyd


Un inciso: El experimento de descomponer la luz que realizó Isaac Newton te sirve para entender por qué se da la aberración cromática de algunas lentes… sí, eso que expliqué en el capítulo 24 del curso de Lightroom… básicamente ocurre porque, debido a la construcción de las lentes, se desvía algún color del haz de luz blanca.

Pero eso es desviarnos (precisamente) del tema y de la historia, así que volvemos a lo que íbamos…

El caso es que como todavía no se había avanzado mucho científicamente en esto del color, el bueno de Isaac formuló una teoría no del todo precisa, que decía que la luz estaba formada por infinidad de colores, pero que éstos se podían concretar en siete colores esenciales: rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta (los siete colores “oficiales” del arco iris). 

disco de color de Isaac Newton

Los representó en un disco, que al girarlo rápidamente se veía de color blanco…


Así demostraba que la luz blanca estaba formada por esos siete colores.

Un tiempo después llegó otro tipo también tela de inteligente, un poeta y científico (curiosa mezcla) llamado Johann Wolfgang von Goethe… Goethe para los amigos.

Él consideraba que el disco de color de Isaac Newton estaba incompleto porque faltaba el color púrpura, que era el favorito (por diversos motivos) de este pensador. Así que en su libro (Teoría de los colores) propuso ordenar los colores en un círculo, parecido al disco de Isaac Newton, pero más simétrico, de seis tonos, que incluía el púrpura y que tenía en cuenta los colores rojo, amarillo y azul como pares de los colores naranja, violeta y verde. Además de que defendía que el color no sólo tenía base científica sino que dependía también de la percepción humana.

disco de color de Goethe

Ni Isaac, ni Goethe (ni los que vinieron después) estaban del todo equivocados pero tampoco acertaban de lleno. Lo bueno es que sus teorías sirvieron para desarrollar otras e investigar más el asunto hasta llegar a lo que conocemos ahora sobre el color, su percepción y su psicología.



AHORA UN POCO DE CIENCIA

También en esta ocasión solo lo justo para que entiendas lo que viene después....

Debes tener en cuenta que durante mucho tiempo, entre los artistas, el círculo cromático más aceptado y usado se basaba en el de Goethe y hasta hace relativamente poco era el que se utilizaba en las escuelas de arte para enseñar a manejar y comprender el color.

Pero ese tipo de ruedas, basadas en la de Goethe, son “erróneas” en ciertos puntos.

Rueda RYB de Johannes Itten
Rueda RYB de Johannes Itten
Se ha demostrado científicamente que los humanos tenemos en el ojo tres tipos de conos, que son los encargados de percibir el color, uno de los tipos es sensible a la luz roja, otro a la luz azul y otro a la luz verde. Sin perdernos en más detalles, eso hace que en la práctica los colores (luz) con más contraste entre ellos, más puros y por lo tanto primarios (para un humano medio) sean el rojo, el verde y el azul, y la combinación de éstos nos indiquen como colores (luz) secundarios el amarillo, el magenta y el cian.

Si todo esto lo trasladamos a la síntesis sustractiva del color, tendríamos amarillo, magenta y cian como primarios y, por otro lado, rojo, verde y azul como secundarios (justo al revés que en la síntesis aditiva).

Por eso, para todo lo que voy a explicar sobre las combinaciones de colores, armonías, contrastes y demás, voy a utilizar el llamado “Círculo cromático natural” (basado en los conos del color) en lugar de usar el llamado “Círculo cromático tradicional” (basado en los trabajos de Goethe, Itten y demás). Ya que no sólo (el natural) es el científicamente más correcto, sino que además se puede usar indistintamente tanto en la “síntesis aditiva” como en la “síntesis sustractiva”, por lo que nos liaremos menos.

El resto de versiones del círculo, como el de Isaac o el de Goethe o el de otros tantos, no cumplen con estas características tan prácticas y poco a poco se fueron “desterrando” de las escuelas.

Así que nos dejamos de historias y de ciencias y vamos al lío...



CÍRCULO CROMÁTICO

Hay mucha gente tela de inteligente que le ha dado muchas vueltas al tema del color, su percepción, su funcionamiento y su interpretación. Muchas más vueltas de las que yo pueda explicarte en uno, dos o tres (o más) artículos de este blog.

Existen varias teorías, conceptos, datos y hechos, en los que todas esas inteligentísimas personas han estado más o menos de acuerdo o en desacuerdo. Pero hay un consenso bastante universal acerca de lo que se conoce como “Rueda de color” o “Círculo cromático”...

“Rueda de color” o “Círculo cromático”
Este gráfico tan bonito y colorido quizás te suene porque te lo he presentado ya en algún que otro artículo del blog, Te ofrecí una versión más completa en las 5 ayudas visuales para fotografía que puedes encontrar en ESTE artículo. Aunque hoy volveremos a verlo y a usarlo.

El círculo cromático se trata de una representación ordenada por tonos (recuerda que el tono es una de las características del color), de los colores a su máxima saturación. No muestra variaciones ni en pureza ni en brillo, para ello habría que mirar otros gráficos como el “modelo de Munsell”...
Modelo de Munsell - IMG: Wikipedia - SharkD
Modelo de Munsell - IMG: Wikipedia - SharkD
Me molan tela estas cosas, pero volviendo al círculo cromático…

Normalmente, la rueda de color, se representa con 12 tonos, pero las hay mucho más complejas, con 24, 48, o incluso más, si nos ponemos a “afinar” nos daremos cuenta de que la cantidad de tonos es prácticamente infinita y que sólo la podemos limitar por nuestra percepción y el soporte sobre el que los representemos.

En ocasiones, en lugar de ilustrarse como “pastillas” de color se representa en degradado.
IMG: Wikipedia - MaxPower
IMG: Wikipedia - MaxPower
Da igual cuántos tonos contenga y cómo están representados, lo importante es cómo están ordenados, que siempre es igual, siempre encontrarás la misma gama de tonos hacia un lado y hacia otro de cualquiera, independientemente de que unas veces el amarillo esté arriba, otras a la izquierda y otras a la derecha o que lo leas en un sentido o en otro.

Como ya te he mencionado antes, las únicas diferencias entre los diferentes círculos pueden ser que los colores que son considerados primarios y secundarios difieren según la teoría de color en la que se base la rueda en cuestión. Tendríamos, por ejemplo, el “círculo cromático tradicional” (o RYB), basado en la teoría del color de Goethe y/o de Johannes Itten.

Rueda RYB de Johannes Itten
Rueda RYB de Johannes Itten
El que yo voy a utilizar a partir de este momento y al único al que me voy a referir cuando hable de combinaciones, armonías y contrastes es el llamado “círculo cromático natural” también conocido como “CMYK” en la “síntesis sustractiva” o como “RGB” en la “síntesis aditiva”.

Simplemente has de tener en cuenta que en la sustractiva los colores primarios son el magenta, el cian y el amarillo y a partir de ellos podrás suponer cuáles son los secundarios. En cambio en la síntesis aditiva, los primarios serían el rojo, el verde y el azul (los secundarios de la sustractiva) y a partir de ahí suponer el resto. 

¿Fácil no?

Este sería el círculo cromático natural de la síntesis sustractiva, con los primarios marcados…

círculo cromático natural de la síntesis sustractiva

Y así sería la cosa con el círculo cromático natural de la síntesis aditiva

círculo cromático natural de la síntesis aditiva

Como ves los cambios, en la práctica, no son importantes.



VARIACIONES DEL CÍRCULO

Tienes que tener en cuenta que el círculo cromático muestra los tonos a su máxima saturación y sin variaciones en su brillo, no como el modelo de Munsell que sí tenía en cuenta más variables. Pero para simplificar es más cómodo utilizar el “círculo cromático natural”, ya que no todos podemos llevar un modelo tridimensional en el bolsillo ;)

Para que en un futuro te resulte más fácil reconocer las armonías y contrastes, te pongo una muestra de variaciones en brillo y saturación de los mismos tonos:
variaciones en brillo y saturación de los mismos tonos

variaciones en cuanto a luminosidad y saturación variaciones en cuanto a luminosidad y saturación
variaciones en cuanto a luminosidad y saturación variaciones en cuanto a luminosidad y saturación
variaciones en cuanto a luminosidad y saturación variaciones en cuanto a luminosidad y saturación

Lo que sí que es muy importante de todo esto, insisto, es cómo están ordenados los tonos en el círculo, cuáles están junto a otros y cuáles enfrente de otros.



POR QUÉ ESTÁN ORDENADOS LOS TONOS ASÍ…

El orden de los tonos en esta rueda de color es muy concreto y científicamente correcto. Además es, quizás, la constante más importante. Ya que eso nos va a permitir (entre otras cosas) conocer las diferentes armonías y contrastes, es decir, a saber qué combinaciones podemos incluir en nuestras fotografías para que éstas funcionen en cuanto a color.

Te explico por qué esa ordenación de tonos…

Imagina una representación del espectro visible, como si de un lazo se tratara, este lazo tiene en un extremo el color violeta (más allá estaría la luz ultravioleta) y en el otro extremo el rojo (más allá estaría la luz infrarroja).

espectro visible

Si unimos los dos extremos del lazo formando un círculo da como resultado el mismo orden de tonos que vemos en el círculo cromático, con el añadido del magenta como color de unión entre ambos extremos…
círculo cromático
Si es que los teóricos y estudiosos del color lo tienen todo pensado y repensado.

Otra cosa que también es muy útil para Fotografía es saber que, dentro de este orden, una mitad del círculo comprende los colores considerados “fríos” y la otra mitad los que se consideran “cálidos”. Eso nos va a introducir (por fin) en el tema central de este artículo, que es la combinación de colores…

Vamos a continuar avanzando por ahí…



COLORES FRÍOS Y CÁLIDOS

Una de las cualidades del color para el ser humano es su sinestesia, es decir, los colores pueden afectar a nuestros sentidos, nos pueden producir sensaciones que van más allá de lo visual.

Un ejemplo extremo de esto es Vasili Kandinsky, que era capaz de unir el sonido con el color y los sentimientos. Es más, defendía la importancia de la sinestesia en el Arte y en su trabajo teórico “De lo espiritual en el arte” investigó las relaciones entre el color y la música. Algo de esto lo veremos en la siguiente entrega de esta trilogía.

¿Ya te he enganchado para leer el siguiente artículo? 😉

El caso es que una de las sensaciones más universales que puede producir el color es la sensación térmica.

En su forma más básica asociamos los colores rojizos al calor y al fuego , muchas de las cosas que queman son rojas, y por otro lado los azules a la sensación de frío y al hielo, muchas de las cosas frías son azules. Los tonos cercanos a ambos heredan esta propiedad.

Podríamos dividir el círculo cromático en dos partes iguales, en las que en una mitad estarían los tonos considerados fríos (cercanos al azul) y en la otra los considerados como cálidos (cercanos al rojo).
COLORES FRÍOS Y CÁLIDOS

Esta cualidad de los colores la podemos usar para aprender nuestras dos primeras combinaciones cromáticas que pueden funcionar, la armonía de temperatura y el contraste de temperatura. Pero antes te voy a explicar brevemente qué es eso de las armonías y contrastes…



ARMONÍAS Y CONTRASTES

Es difícil hablar de combinaciones de color efectivas desde el punto de vista del gusto. Ya que “para gustos colores”...

Los gustos cambian según la generación, la edad, el sexo, la raza, la educación el contexto cultural y otros muchos factores para cada persona. Pero los estudiosos del color coinciden en que más allá de esos factores hay combinaciones cromáticas que funcionan de manera casi universal. Son las armonías y los contrastes de color.

Se podría decir que varios colores armonizan entre sí cuando la combinación de varios de ellos en una misma imagen producen una sensación agradable a la vista. Pero es quizás simplificar demasiado y en esta afirmación entra el factor “gusto” que ya he dicho que es bastante relativo.

La armonía (cromática) depende de una proporción y correspondencia entre los colores por su brillo, tono y saturación.

La correspondencia por tono la podemos conocer fácilmente gracias al círculo cromático, ya que cualquier tono está formado, en parte, por cierta proporción de los que están cercanos a este. Un rojo anaranjado tiene parte de rojo, parte de naranja e incluso parte amarillo, con lo que es de suponer que estos tres colores armonizan entre sí.

En cuanto a su luminosidad y saturación podemos encontrar esa correspondencia y equilibrio si tanto un valor como el otro no difieren demasiado de un tono a otro. Si hay mucha diferencia de brillo o de pureza de un color a otro diferente estaríamos hablando de contraste en lugar de armonía.

El contraste por otro lado, es justo lo contrario de la armonía.

La proporción, equilibrio y correspondencia se rompe, buscaríamos la mayor diferenciación de un color a otro, ya sea por su tono, su brillo o su pureza.

El más claro ejemplo de contraste serían los tres colores (luz) primarios entre sí, son los tres extremos de color que somos capaces de distinguir los humanos (medios), tienen una personalidad y fuerza cromática equivalente, con lo que la correspondencia entre ellos es prácticamente imposible. Por ello una imagen que contuviese los tres colores (luz) primarios sería indudablemente una imagen de contrastes.

Foto con los tres colores luz primarios

Este contraste entre los tres primarios (o cualquier otra triada) nos lleva a la conclusión lógica de que los colores opuestos dentro del círculo cromático también son de los que más se contrastan, ya que uno de ellos estaría compuesto de la misma proporción de los otros dos que formarían triángulo con el primero... creo que ni yo me entero de lo que acabo de decir 😅, pero una imagen vale más que mil palabras…
opuestos dentro del círculo cromático

¿Ahora se entiende mejor? Mola, seguimos...

Por otra parte, hay unos colores no representados en el círculo cromático que tienen la capacidad de armonizar con cualquier otro color, son los llamados colores neutros, más conocidos como “grises”. Lo que nos lleva también a pensar que cuanto más neutro, o lo que es lo mismo, cuanto menos saturado sea un color, más probabilidades habrá de que armonice con otro, incluso cuando se trate de tonos opuestos.

Y hay dos colores neutros que sólo armonizan o contrastan con los cercanos o lejanos a su luminosidad. El negro y el blanco. El negro armonizará con colores oscuros y contrastará con los claros. Justo al revés que el blanco. Aunque en pequeñas proporciones pueden funcionar dentro de casi cualquier armonía o contraste, precisamente por su cualidad de neutros.

Ahora te voy a hablar de algunos tipos de armonías y de contrastes de color que debes aprender para montar tus escenas (si son fotos preparadas) o para detectarlas dentro de los escenarios y aislarlas con tu encuadre para no incluir nada que desentone (a no ser que lo pretendas).

Empezamos por las armonías...



ARMONÍA DE TEMPERATURA

Es el primer ejemplo que te he puesto de armonía y de contraste cuando te hablaba de los colores fríos y cálidos.
Una correspondencia de color que puede ser fácil de equilibrar y que suele funcionar es la de las imágenes compuestas en su mayoría por colores de temperatura similar.

Foto con colores cálidos

Foto con colores fríos

Así si una fotografía contiene solo colores cálidos o solo colores fríos funcionará, incluso independientemente de la luminosidad y saturación de los tonos que muestre.



ARMONÍA ANÁLOGA

Este caso es la que está formada por dos o más tonos que se encuentran juntos en el círculo cromático.

ARMONÍA ANÁLOGA

En términos generales se podría hablar de que los colores de aproximadamente un tercio del círculo cromático tienen afinidad con el que se encuentre en el centro de ellos, teniendo que ser éste el que más presencia tenga en la imagen.

ARMONÍA ANÁLOGA

Podríamos aislar en una foto un color dominante, acompañado de sus análogos y de otros colores neutros, incluyendo el blanco y el negro, pero estos últimos deberían estar en una pequeña proporción.



ARMONÍA MONOCROMÁTICA

Consiste en imágenes en las que hay presencia de un único tono con diferentes niveles de saturación y brillo, combinado con colores neutros.

ARMONÍA MONOCROMÁTICA

Es el esquema de color más simple que puede crearse en Fotografía, ya que si pasamos cualquier imagen a blanco y negro conseguimos una armonía monocromática. Pero es de los más difíciles de encontrar en un escenario, debido a la condición policromática del mundo real.



ARMONÍA (O CONTRASTE) POLICROMÁTICO

Todo lo contrario a la armonía monocromática y al borde de ser un contraste más que una armonía de color. Se trata de un tipo de armonía compuesta de los colores de dos tercios del círculo cromático.

ARMONÍA (O CONTRASTE) POLICROMÁTICO

Ya te habrás imaginado que es bastante difícil de controlar para que ese equilibrio armónico se mantenga, se necesita una buena maestría en el uso del color, tendiendo fácilmente a convertirse en una imagen de contrastes.

Esta armonía casi contraste nos vale para pasar al siguiente tema, los “contrastes de color”...



CONTRASTE DE TEMPERATURA

Si antes te hablaba de la armonía de temperatura, que consistía en el uso de colores que transmitan una sensación térmica similar, en este caso hablamos de todo lo contrario. Es decir, este tipo de contraste consiste en incluir en nuestras composiciones tonos de diferente temperatura

CONTRASTE DE TEMPERATURA

Los colores de diferente temperatura contrastan entre sí, por eso nos suelen llamar tanto la atención y son tan vibrantes los atardeceres de cielos azules y nubes anaranjadas.



CONTRASTE DE TRIADA

Hace unos párrafos ya te explique por qué científicamente los tres colores (luz) primarios eran los que más contrastan entre sí. En eso precisamente se basa el “contraste de triada” o simplemente “triada”.

TRIADA

Se consigue incluyendo tres colores dominantes que se encuentren a la misma distancia entre ellos dentro del círculo cromático...

CONTRASTE DE TRIADA

Da igual que sean primarios, secundarios o terciarios o lo que sea, pero los tres siempre han de estar a una distancia similar.



CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS

Si queremos hacer que un color sea vibrante y vivo, bastará con colocarlo junto a su complementario. Los colores complementarios son los que se encuentran opuestos dentro del círculo cromático.

CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS

CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS

Hay una manera muy curiosa de averiguar el complementario de cualquier color. Consiste en colocar el color en cuestión dentro de un recuadro negro, con un punto en el centro. Ahora tienes que fijar tu mirada en el punto durante unos 30 segundos, tras los cuales debes fijar tu mirada en la zona blanca de la derecha. Verás el complementario del color que te he puesto de ejemplo, aunque funciona con cualquier otro tono…

prueba de complementario

Es por la misma razón que ocurre el siguiente efecto óptico… Haz lo mismo, acércate y aguanta 30 segundos con la mirada fijada en el punto central de la foto y después fija tu mirada en el punto de la foto en blanco y negro, verás qué ocurre…

 

¡¡Durante unos segundos la foto en blanco y negro se ve en color!!

Se debe a que cuando los conos receptores del color de los ojos están expuestos mucho tiempo a un mismo color se fatigan y dejan de funcionar, así que sólo responden los conos que perciben el color opuesto al que ha producido la fatiga.

¿A que mola?

Pues ya estamos terminado por hoy…



CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS DIVIDIDOS

Este tipo de contraste es primo hermano del anterior. Consiste en que un color contrasta con los adyacentes a su complementario en el círculo cromático

CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS DIVIDIDOS

CONTRASTE DE COMPLEMENTARIOS DIVIDIDOS

Es lógico, puesto que cualquier color está, en cierta manera, formado por los que tiene a cada lado.

Otra cosilla curiosa más, esta vez en forma de vídeo. Me lo pasó mi amigo David López.

Se trata de un vídeo en el que explican cómo se descubrió el tema de los colores complementarios y habla de algunas de las teorías de Goethe entre otras cosas. Te aviso de que tiene algunas incongruencias, aunque no tienen demasiada importancia...



Está interesante, ¿verdad?



OTRAS POSIBILIDADES

Las armonías y contrastes de color no son las únicas maneras en las que podemos conseguir fotografías atractivas o expresivas en cuanto a su cromatismo se refiere, también hay otros recursos que pueden llegar a ser muy interesantes, te hablo de tres de ellos que me llaman mucho la atención...


A TODO COLOR

Con este recurso nos pasamos las armonías, los contrastes y todas las combinaciones de color por donde nos dé la gana y tratamos de realizar imágenes que cuantos más colores diferentes tengan mejor...
A TODO COLOR   A TODO COLOR
Lógicamente son fotos que se pueden considerar de contraste, transmiten desorden, caos y bastante actividad.


USO AISLADO DEL COLOR

Ahora vamos casi al caso contrario. Es un concepto que aprendí de mi amigo y maestro José Benito Ruiz mencionado en algunos de sus libros y en su artículo sobre la 'Narrativa Visual', consiste en lograr imágenes en las que sólo haya presencia de un color rodeado de tonos neutros...

USO AISLADO DEL COLOR USO AISLADO DEL COLOR


Se parecen bastante a esas imágenes pasadas por la técnica llamada "Cut Out", pero se lograría a través de aislar una parte de la escena, sin retoque posteriores.


UN TOQUE DE CONTRASTE

Para terminar, una técnica muy a menudo usada debido a su impacto visual. Se trata de escenas con una determinada armonía cromática, por ejemplo, análoga o monocromática en la que se incorpora un elemento de un color que contrasta con dicha armonía, ya sea por su tono, su saturación o su brillo...

UN TOQUE DE CONTRASTE

UN TOQUE DE CONTRASTE

Es inevitable dirigir la mirada hacia el elemento con ese tono discordante, con lo que es un recurso muy útil para dirigir el recorrido visual del espectador.



PERO.... ¿CÓMO UTILIZO TODO ESTO?...

Quizás estás pensando que todo esto está muy bien, que es muy interesante, pero que no se te ocurre cómo puedes aprovecharlo para tus fotografías si tú no eres un pintor…

Y tiene lógica que pienses así…

En las artes gráficas, los pintores, ilustradores y similares, juegan con ventaja a la hora de aplicar el color en sus obras, es más fácil para ellos aprenderse todas estas armonías y contrastes y llevarlos a sus trabajos, ya que ellos pueden quitar, poner y cambiar colores a su antojo.

Nosotros, fotógrafos, lo tenemos bastante más complicado.

Nosotros “jugamos” con lo que nos ofrece el mundo real y a no ser que se trate de escenarios preparados, bodegones y demás, no podemos decidir de antemano de qué color será cada elemento de la escena, como tampoco podemos decidir dónde estarán situados para componer a nuestro antojo.

Peeeeero…

Podemos movernos, podemos cambiar nuestra focal, nuestra posición, hacer zoom, alejarnos o acercarnos para que ciertos elementos de colores no deseados no aparezcan en nuestro encuadre e incluir tan solo los deseados.

Es importante que conozcamos estas armonías y contrastes y todo lo que te llevo explicado y que te explicaré sobre el color para que nuestro ojo esté entrenado y sea capaz de detectar escenas de colores inusuales, de tonos que contrastan o que armonizan y poder fotografiarlos adecuadamente cuando eso ocurra.

Además nos sirven para decidir con lógica cosas como el atrezzo, la vestimenta o el fondo en sesiones de retrato, por ponerte un ejemplo de entre las muchas utilidades que tiene poseer estos conocimientos.

Hace tiempo, publiqué en este blog un “Reto 52 semanas” de fotografía en el que cada semana proponía un tema que fotografiar. Fue muy útil para entrenarnos en multitud de técnicas y fuentes de inspiración, todavía puedes hacerlo si te apetece, es muy enriquecedor. El caso es que algunas de las propuestas consistían en buscar y fotografiar un solo color, el naranja, el verde, el púrpura.

Tú podrías hacer lo mismo para llegar a dominar las combinaciones cromáticas.

Podrías elegir un color y fotografiarlo hasta cansarte y seguir con otro, hasta completar la rueda de color de 6 tonos (primarios y secundarios).

Tras esto podrías repetir lo mismo pero con dos colores al mismo tiempo.

Después atreverte con las armonías y contrastes una a una.

Y así hasta llegar a dominar el color totalmente.

Nadie dijo que esto de la Fotografía fuera fácil 😉👍.



Y HASTA AQUÍ POR HOY

Hemos llegado al final de este artículo.Creo que, como te dije, cada entrega está resultando ser más interesante que la anterior, al menos a mi me lo parece, también es que todo este tema me apasiona y me encanta hablar de ello y poder compartirlo contigo.

En un principio iba a incluir algunos puntos más, sobre todo acerca de la percepción del color, pero debido a la cantidad de contenido de este artículo y lo importante que es que te dé tiempo a estudiarlo, practicarlo y asimilarlo todo, lo he dejado para el próximo. En el siguiente vamos a ver cosas muy chulas sobre la percepción y psicología del color. Estará lleno de curiosidades que podrían llegar a ser muy útiles para nuestras fotos.

Por el momento, como siempre, ya sabes que me puedes plantear todas las dudas que quieras en los comentarios, incluso estaré encantado de que aportes contenido. Además si quieres apoyar mi trabajo con este blog, podrías compartir mis artículos en tus redes sociales.

Y si crees que lo que has aprendido te ha servido para comprender aún más este tema tan complejo del color, puedes "invitarme a un (colorido) café" (o a más) para ayudarme a mantener el blog...


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

12 comentarios

  1. Excelente artículo, menuda currada te has marcado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Intento currarme bastante todos los artículos, pero estos sobre el color están siendo especialmente mimados ;)

      Eliminar
  2. Excelente trabajo!!! Con tu permiso, comparto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Por supuesto que tienes mi permiso, es más, siempre animo a que se compartan mis artículos. 😄👍

      Eliminar
  3. Hola.

    Enhorabuena por crear estos artículos tan didácticos.

    Te quería plantear una duda que me ha surgido tras la lectura de estos dos artículos. Si tenemos tres tipos de conos que son sensibles al rojo, verde y azul, ¿como vemos otros colores? Por la combinación de los tres como en pintura? Si es así como se ve un color violeta, por la combinación del rojo y el verde? O si por el contrario no es por combinación que cono sería sensible a la longitud de onda del violeta.

    Pongo el violeta por poner uno cualquiera.

    Muchas gracias por tu atención y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Rubén,
      Efectivamente, vemos el resto de colores porque nuestro cerebro combina la información de cada uno de los tipos de conos del color. Prácticamente igual a como lo hace una cámara de fotos, cuyo sensor tiene una matriz de receptores de color diferentes partes cada canal (rgb) y el software se encarga de unir y devolver una imagen. Por otra parte hay personas (mujeres casi exclusivamente) que tiene 4 tipos de conos, con lo que son capaces de ver más tonos.

      Espero haberte aclarado la salududa.Un saludo.

      Eliminar
  4. Todo un máster Carlos...ahora a comprenderlo bien y ponerlo en práctica....Muchas gracias
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alfredo, si tienes cualquier duda, ya sabes que estoy por aquí cerca 😉👍

      Eliminar
  5. He encontrado esto https://verne.elpais.com/verne/2019/06/16/articulo/1560679610_830544.html y me ha parecido oportuno compartirlo.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, es genial, gracias por compartirlo Paco, en la tercera entrega sobre el color voy a hablar un poco sobre la percepción del color precisamente.

      Un saludo!

      Eliminar
  6. Hola Carlos. Soy Eduardo Moreno de Historia de un Instante.
    Enhorabuena por tus artículos sobre el color. Creo sinceramente que nos ayudan a comprender porqué hacemos determinadas cosas. Hace tiempo me plantee una duda sobre el color en unas de mis fotografías, donde, después de esperar pacientemente la puesta del sol, se produjo en mi sensor una gama cromática que abarcaba toda la rueda que anteriormente has expuesto magistralmente. Tengo entendido, y si no lo he comprendido bien me corriges, que cuando los colores son adyacentes tenemos armonía y cuando son opuestos tenemos contraste. Si tenemos la rueda al completo, todos los colores son opuestos y todos son adyacentes; entonces, armonía, contraste o las dos cosas.
    Ésta es la foto en cuestión: https://www.flickr.com/photos/eduplasencia/41907876691/in/dateposted-public/
    En cuanto al libro que dices que estás escribiendo, cuenta ya con un lector, ya que entiendo que será de lo más interesante. No nos podrás adelantar algo de su contenido.
    Gracias por hacer tan ameno los análisis tan exhaustivos que haces de todos los temas relacionados con la fotografía. Capacidad analítica diría yo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eduardo! Un placer tenerte por aquí. Ya he empezado con tu libro, ya te contaré... (quien quiera echarle un vistazo al libro de Eduardo Moreno puede hacerlo aquí: https://historiadeuninstante.com/)

      Me alegra que te gusten los artículos sobre el color, ya estoy terminando la tercera parte, seguramente podré publicarla la semana que viene.

      Respecto a la duda que planteas... Existe la "armonía policromática", aunque también se puede llamar "contraste policromático" debido a sus particularidades. Se trataría de una imagen que contiene al menos dos tercios de la rueda de color y por ello encontrar el equilibrio entre los diferentes tonos es bastante complicado, el que se trate de armonía o contraste depende de la distribución de cada tono (cuáles son adyacentes entre sí) en la propia foto y de su peso visual y atracción visual (hablaré de ello en la siguiente entrega sobre el color), pasando en la mayoría de ocasiones a tratarse de un tipo de contraste.

      En la fotografía que enlazas (preciosa, por cierto). Los pesos visuales se reparten principalmente entre los colores verde, amarillo y púrpura, así que, aunque haya presencia de todos los tonos del círculo cromático, visualmente tiende más a un contraste complementario dividido.

      Espero haberte dado una respuesta satisfactoria, esto del color es harto complicado y mucho más profundo de lo que yo estoy tratando.

      Aparte de eso, me encanta cómo diriges la mirada por esa imagen gracias a la distribución de elementos, colores y líneas. Enhorabuena.

      Y por otra parte el libro que estoy tratando de escribir se basa en muchos de los artículos que ofrezco en el blog pero revisando, añadiendo y quitando contenidos. Gracias por tu interés.

      ¡Un saludo, gracias por pasarte por aquí y buena luz!

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.