La (mal llamada) regla de los tercios

enero 16, 2017

La (mal llamada) regla de los tercios

Hace poco publiqué en este mismo blog la entrada correspondiente a la primera semana del "Reto 52 semanas" que estoy realizando (junto con más fotógrafos y contigo si te animas). El tema de esa semana era la (mal llamada) regla de los tercios. Resulta que después de publicar el reto varias personas (ningún pez ni ninguna maceta, sólo personas) me han preguntado de qué va eso de la (mal llamada) regla de los tercios.

Así que hoy vamos a ver (entre otras cosas) en qué consiste, qué aplicaciones tiene y porque me repito tanto llamándola "(mal llamada) regla de los tercios"...


En uno de los capítulos del Curso Básico  dedicado al tema de la composición te hablo por encima de unas cuantas de esas (mal llamadas) reglas. Una ellas es la muy popular "Regla de los tercios", hay muchas otras, pero esta es utilizada y aceptada por muchísimos artistas y sobre todo en Fotografía.

Fíjate hasta dónde llega la aceptación popular, de esta en concreto, que es posible usarla inconscientemente aunque no se haya tenido ningún tipo de educación visual.



¿En qué consiste?

Primero te aclaro que no tiene nada que ver con la que te puedes pedir en un bar ¿ok Rafa, Afri, Eladio y Maika?... todos hicieron el mismo chiste, son mu graciosillos mis amigos ;)

Es muy utilizada a menudo en Fotografía, Pintura y otras Artes Plásticas porque es fácil de ver, de aplicar y de interpretar. Además funciona muy bien, o mejor dicho, resuelve bastante bien muchas escenas.

Vamos a ir por partes (nunca mejor dicho)...

Se trata de dividir imaginariamente nuestro encuadre (o lienzo) en tres partes verticales y tres partes horizontales iguales (por eso se llama "de los tercios"). Con esa división tendríamos dos líneas (o ejes) verticales y otras dos horizontales.

La (mal llamada) regla de los tercios

También tendríamos cuatro intersecciones.

La (mal llamada) regla de los tercios

Y por último nueve zonas o recuadros o divisiones.

La (mal llamada) regla de los tercios

Esas tres cosas (ejes, intersecciones y zonas) son los elementos que se utilizan en la regla de los tercios, especialmente los ejes.

Como ya sabrás, toda fotografía debería tener un elemento principal fácilmente reconocible (hay excepciones), ya sea un objeto, una parte de un objeto, una luz, un loqueseaquequierasfotografiar. Pues para aplicar la (mal llamada) regla de los tercios debemos situar en nuestro encuadre ese elemento principal fuera de cualquiera de las nueve zonas y hacerlo coincidir con uno de los ejes o con una de las intersecciones...

Así por ejemplo...

La (mal llamada) regla de los tercios

Con eso conseguimos que nuestro "protagonista"...
  • No esté centrado... así creamos una imagen dinámica
  • No esté demasiado cerca del centro... para que no parezca que hemos intentado centrarlo pero hemos fallado
  • No esté cortado por uno de los bordes... para no crear la sensación de que está incompleto
  • No esté demasiado cerca de los bordes... para no crear una tensión que no queremos transmitir
Además si tenemos más de un elemento principal o varios elementos que compiten en protagonismo los podemos situar enfrentados y crear una tensión (pero no demasiada) o un recorrido visual en la escena y mantendremos el equilibrio.


La (mal llamada) regla de los tercios

Ya está en eso tan simple y largo de explicar (y eso que no me enrollado todo lo que podría haberme enrollado) consiste la (mal llamada) regla de los tercios.

Ahora vamos a ver algunos ejemplos de uso...



Aplicaciones de la (mal llamada) regla de los tercios...

Para ayudarte a componer con ella muchas cámaras superponen en el visor o en la pantalla las líneas divisorias, aunque es fácil imaginarlas.

Se puede emplear en muchas situaciones, seguramente, aunque no la conozcas, la has usado más de una vez inconscientemente porque es una forma de composición muy habitual.

Nos podemos apoyar en ella en muchos casos, por ejemplo...


En retrato...

Podemos situar los ojos en uno de los ejes o incluso hacer coincidir ambos (si es un retrato frontal) con dos de las intersecciones...


La (mal llamada) regla de los tercios

Así no situaríamos a nuestro sujeto ni muy arriba, ni muy abajo, sea un encuadre horizontal o vertical.

Si el retrato es de cuerpo entero podemos situar al sujeto en uno de los ejes verticales...

La (mal llamada) regla de los tercios

Con esto conseguimos separarlo del centro pero sin acercarnos demasiado a los bordes y el espacio negativo guarda cierto equilibrio de peso.


En paisaje...

Tanto en un encuadre en horizontal como en vertical si colocamos el horizonte coincidiendo con uno de los ejes le damos más presencia (pero no demasiada) a una parte de la escena sobre la otra...

La (mal llamada) regla de los tercios

La (mal llamada) regla de los tercios

Si lo hacemos coincidir con el eje superior le damos más presencia al suelo, si lo colocamos en el inferior el protagonismo se lo lleva el cielo.

Si además situamos un elemento coincidiendo con una intersección creamos un recorrido visual desde dicho elemento al horizonte.

La (mal llamada) regla de los tercios

También creamos un "punto de entrada" al paisaje.


En bodegón...

Nos apoyamos en las líneas e intersecciones de la (mal llamada) regla de los tercios para distribuir nuestros elementos por la escena.


La (mal llamada) regla de los tercios

Con ello siempre tenemos un referencia para crear equilibrio, para crear un ritmo o para no acercar demasiado a los bordes o al centro alguno de los elementos, evitando crear tensiones no buscadas.


En otros muchos casos...

La verdad es que  la (mal llamada) regla de los tercios se puede usar en muchos tipos de fotografías...


La (mal llamada) regla de los tercios

La (mal llamada) regla de los tercios

La (mal llamada) regla de los tercios

La (mal llamada) regla de los tercios


La (mal llamada) regla de los tercios

Aunque ten en cuenta que aplicarla en todas las ocasiones puede hacer que tus fotografías sean aburridas.



¿De dónde salió esta regla?

Hay por ahí quien dice que es la consecuencia de usar la proporción áurea y su espiral en composición. Ya sabes, esta...


Que se supone que es una proporción divina (de la muerte), presente en la naturaleza y usada por grandes artistas en sus composiciones pictóricas y por la arquitectura griega; que es calculada a partir de la sucesión de Fibonacci, que es la siguiente sucesión infinita de número naturales: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55... cada término es la suma de los dos anteriores y es la relación de recurrencia que la define... O_o!!... uff me estoy empezando a agobiar a mi mismo... así que te remito a la wikipedia si quieres saber más sobre ella AQUÍ.

El caso es que dicen que si giramos la espiral de Fibonacci cuatro veces nos da las divisiones de la regla de los tercios, así...


La (mal llamada) regla de los tercios

Pero es mentira... o mejor dicho no es del todo cierto... Sí que se basa en la Espiral o División o Sucesión de Fibonacci, pero no coincide con ella, sólo se acerca. Si no me crees mira esta superposición de ambas, en rojo la espiral y sus divisiones y en azul la de los tercios...

La (mal llamada) regla de los tercios

Como ves casi coinciden, pero no se superponen totalmente.

Así que la realidad es que es una simplificación de la división de Fibonacci, no la sustituye, pero como se le acerca bastante digamos que nos vale a los menos diestros en cálculos matemáticos y dibujo técnico y es más fácil de visualizar mentalmente.


Otra falsa afirmación...

Hay otra cosa que se dice sobre la (mal llamada) regla de los tercios y que es falsa.

Se trata de afirmar que si el sujeto (o la parte más importante de este) coincide con una intersección estaría situado en el punto de más importancia visual de la foto...

La (mal llamada) regla de los tercios

No es así, son simplemente puntos que no están ni demasiado cerca ni demasiado lejos de los márgenes del encuadre o del centro de la imagen. No hay zona más importante en una foto, las zonas las definen los elementos de la composición y lo que se quiera transmitir con estos

Porque el peso visual o la importancia visual se define de otras muchas maneras mucho más efectivas que las intersecciones de los tercios. Por ejemplo..
  • El enfoque... algo nítido tiene más peso visual que algo borroso.
  • El color... los colores cálidos atraen más que los fríos.
  • El tamaño... los elementos grandes llaman más la atención que los pequeños.
  • Las luces... las zonas iluminadas llaman más la vista que las oscuras.
  • Etc, etc, etc.
Por eso no debes dogmatizar esta (mal llamada) regla, pero puedes usarla como apoyo compositivo para construir tu foto sin ser demasiado estridente o cuando no tengas muy claro como distribuir los elementos.

Así que hazlo con criterio y por algún motivo. Por la misma razón, cuando no la respetes que sea por algo que quieres transmitir, no la rompas por romper algo (qué tío más destructivo, leches).



Por qué la llamo "la (mal llamada)..."

Pues porque debes saber que las reglas en el arte no existen, de hecho un recurso expresivo y compositivo sería romperlas, pero siempre debe haber una razón para ello.

Por otro lado, se puede afirmar que las (mal llamadas) reglas se han originado apoyándose en siglos de historia del arte y en la aceptación y educación visual popular, pero no son reglas, son consejos o guías o recursos visuales. Son formas de ayudarte a construir tu foto, distribuyendo los elementos de una manera que sea acorde al mensaje que se pretende expresar. Y la de los tercios no es la única que existe.

Ayudan a no crear ambigüedad, la ambigüedad a la que me refiero es la del tipo... "¿Lo ha querido hacer así o es un error?"...

Si alguien se hace esa pregunta al mirar una foto es porque el autor no ha seguido los consejos (o recursos) de composición (me niego a llamarlos reglas) y encima se lo ha saltado mal o sin criterio o sin sentido o sin saber o sin algo.

Por eso es tan importante que, como artistas, conozcamos los recursos compositivos, para que cuando queramos expresar algo concreto sepamos si debemos usar alguno(s) o si debemos saltarnos alguno(s) y qué conseguimos al usarlo(s) o romperlo(s).

Y tú, ¿conocías la regla de los tercios?¿la usas?

Si te ha molado la entrada podrías compartirla, o también podrías poner en los comentarios enlaces a tus fotos compuestas apoyándote en este recurso compositivo, me encantará verlas :)



Redactado por:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES:
@piratalarios - WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

2 comentarios

  1. Muy interesante. A ver si con tu blog consigo empezar a utilizar la cámara. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te resulte interesante. Tienes un curso de iniciación bastante completito en este mismo blog:
      http://www.fotolarios.es/p/cursos.html
      Y para cualquier duda me tienes por aquí cerca ;)

      Eliminar

Si tienes alguna duda, sugerencia o comentario, no te cortes...

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.