El Síndrome del Impostor en Fotografía

septiembre 25, 2018

El Síndrome del Impostor en Fotografía


¿Te cuesta recibir y aceptar elogios?¿Piensas que tus fotos son buenas porque tienes suerte?¿Tienes miedo de que tu entorno descubra que no eres tan capaz como creen?¿Te da la sensación de que no eres tan buen fotógrafo como los demás dicen?¿Sientes que tu trabajo todavía no es perfecto, así que no es válido? Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas puede ser que estés sufriendo el "Síndrome del Impostor". Sigue leyendo y te cuento.

Hace cierto tiempo llegaron a mi, de seguido, dos artículos que hablaban de cosas que me parecieron muy interesantes y que tenían mucho que ver la una con la otra. Lo que planteaban me hizo darle vueltas al tarro, así que decidí seguir leyendo sobre el tema para poder escribir acerca de ello en este blog al aplicar a la Fotografía los problemas que trataban.

El primero de ellos hablaba de algo llamado "Síndrome del impostor", el segundo sobre lo que llamaban "Efecto Dunning Kruger"... y ni el primero va sobre pelis de detectives o novela negra, ni el segundo sobre "Pesadilla en Elm Street".

Te explico a grandes rasgos y después le damos un par de vueltas al asunto...

El "Síndrome del impostor" consiste en un fenómeno psicológico en el que las personas que lo sufren no son capaces de admitir sus logros, sienten un miedo constante de ser descubiertos como un fraude y/o piensan que los demás sobrestiman sus habilidades. En cuanto al "Efecto Dunning Kruger", se trata prácticamente de lo contrario, los que lo sufren son incapaces de reconocer sus limitaciones o sus incompetencias. No son conscientes de sus carencias en sus habilidades y conocimientos.

Es muy probable que hayas sufrido el primero, pero existen las mismas posibilidades de que no sepas si estás dentro del segundo caso. O quizás conozcas a alguien que encaja en alguna de las dos situaciones.

A mí estos dos temas y su relación me han recordado a la famosa frase atribuida a Bertrand Russell... (siempre salvando las distancias y teniendo en cuenta que hay muchos niveles de afectación en ambos casos.)

"El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas." Bertrand Russell
"El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas." Bertrand Russell
Me moló el tema y me puse a pensar en ello relacionándolo con la Fotografía, lo cual me ha dado para escribir dos artículos, cada uno dedicado a uno de los fenómenos. Hoy te voy a hablar del "Síndrome del Impostor", la próxima semana (si no surge ningún imprevisto) te hablaré del "Efecto Dunning Kruger".

Vamos a dispersarnos un poco...



Qué es el Síndrome del Impostor

Es un fenómeno que se da en psicología, que afecta a mucha más gente de la que creemos, es posible que tú mismo lo estés sufriendo. No es oficialmente una enfermedad mental reconocida, pero es estudiada como trastorno mental y ha sido sujeto de innumerables libros y artículos.

No lo confundas con el "Síndrome de Capgras", en el que el paciente al observar a una persona familiar cree que esta ha sido reemplazada por un impostor.

El término fue acuñado por dos psicólogas clínicas, Pauline Clance y Suzanne Imes, allá por 1978... el año en que nací yo 😱... ¿habré tenido algo que ver? 😂

Algunas de las características del "Síndrome del Impostor" son el ser incapaz de admitir como merecidos los logros, el miedo constante y persistente a que los demás nos señalen como farsantes y no merecedores de la consideración que nos tienen. Otra característica suele ser el achacar a la suerte o a las coincidencias los éxitos obtenidos, a pesar de las pruebas externas de la propia competencia. También pensar que los demás nos sobrestiman, que nos ven más inteligentes o capaces de lo que realmente somos.

En el campo de la fotografía, la primera vez que leí sobre ello fue en el libro "Mercaderes de imágenes" de David Duchemin, aunque no lo nombraba directamente, lo que contaba coincidía con bastante exactitud con este síndrome.

  

Después de eso he encontrado pocos lugares relacionados con nuestra disciplina que lo mencionen.

Pero he sido testigo de colegas que lo sufren, yo mismo estuve un tiempo con un bloqueo, relativamente serio, del que no conseguía salir por culpa en parte de las consecuencias de este síndrome. Y es que creo que todos (o casi todos) los que cazamos imágenes hemos pasado por él, en mayor o menor medida ya que tiene varios estados de intensidad. Aunque "oficialmente" se habla de dos niveles:

  • Uno más leve que desaparece con el tiempo y la experiencia, que suele manifestarse al enfrentarnos a nuevos retos y proyectos. 
  • Y otro más grave que va empeorando si no le damos solución y que puede llegar a bloquearnos totalmente.

¿Te reconoces en alguna de las siguientes situaciones?...

  • La gente te felicita por tus obras pero en cambio a ti no te parecen para tanto, no ves la alta calidad que el resto parece ver.
  • Te preocupa no ser tan capaz como los demás creen. 
  • Eres consciente de las lagunas en tus habilidades y conocimientos y crees que hasta que no las llenes no serás tan bueno como deberías ser para sentirte seguro. 
  • Has ganado algún concurso fotográfico y piensas que ha sido un golpe de suerte. 
  • Achacas la calidad de tus fotografías a casualidades en lugar de a tus habilidades.
  • No eres capaz de avanzar o de correr riesgos por miedo a no estar a la altura, por lo que estarías trabajando por debajo tu potencial real. 
  • Te estresas tanto ante los nuevos proyectos que postergas las tareas menguando tu productividad. 
  • Trabajas demasiado duro para justificar tu éxito con el sobresfuerzo en lugar de con tu verdadero talento.
  • Si tu trabajo no es perfecto es que no es suficientemente bueno y por ello nunca llegas al nivel al que crees que deberías llegar para considerarte adecuadamente capaz.

Si te reflejas en alguno de esos casos es probable que estés sufriendo el "Síndrome del Impostor".



Por qué ocurre

Al parecer algunos investigadores lo han vinculado al perfeccionismo, especialmente en mujeres, pero no es el único motivo ni el más complejo de ellos. Tampoco se trata de un "simple" caso de inseguridad.

Según he leído se habla de varios posibles orígenes para que se presente el síndrome, que al hablarte de ellos voy a tratar de abordarlos desde el punto de vista de nuestra disciplina...

Uno de los detonantes podría ser tu propio entorno cercano, compañeros de salidas fotográficas, grupos de amigos con la misma afición e incluso redes sociales. En casos en los que las personas que te rodean en alguno de esos ámbitos sean buenas en su trabajo y sientas la presión de que debes estar a su altura o pienses que los demás son mejores que tú o que te tienes que esforzar más que el resto para llegar al nivel.

Otro de los orígenes podría encontrarse en los estereotipos sexuales. Aunque se ha demostrado que el Síndrome del Impostor es igual de frecuente en hombres que en mujeres, no dejaría de ser un posible detonante. Y es que últimamente estamos viendo mucho cómo al colectivo femenino se le excluye o menosprecia en entornos fotográficos, ha sido muy sonado el caso del máster de PhotoEspaña, o que sólo el 15% de fotoperiodistas sean mujeres y el conocido hecho de que entre los 32 embajadores de la Nikon D850 no haya ninguna mujer. Me parece claro que da la sensación de que las mujeres se ven más presionadas a la hora de demostrar sus capacidades.

estereotipos sexuales

Las comparaciones son odiosas, sí, y en este caso también uno de los posibles orígenes del síndrome. Cuando ves que el trabajo de otros compañeros (independientemente de si es mejor o peor que el tuyo) es continuamente recompensado con más premios en concursos, más "Likes" en redes sociales, más comentarios y felicitaciones o más propuestas de proyectos, puedes llegar a pensar que el tuyo no vale tanto y por eso no tienes tanto éxito, pero no se ha demostrado que tenga que ser así, el reconocimiento en muchas ocasiones no es objetivo o no depende de la calidad de la obra, sino de otros factores.

Tú y tu nivel de exigencia con tu propia persona y tu trabajo puedes ser también uno de los orígenes del síndrome. Ya que muchas de las personas que sufren este problema son muy exigentes consigo mismas y la lista de requisitos para dar por válido un trabajo puede ser prácticamente imposible de realizar. El perfeccionismo llevado al extremo e incontrolado puede meterte de lleno en el Síndrome del Impostor.



A quién le ocurre

Desgraciadamente todo el mundo puede llegar a verse envuelto en este problema. Es probable que la gran mayoría de nosotros lo hayamos sufrido en mayor o menor medida... Pero curiosamente, las únicas personas a las que el síndrome nunca les afectará es a los verdaderos impostores.

Es más fácil que afecte a personas muy perfeccionistas, a gente insegura y, por lo que te conté antes, a mujeres.

Quien puede estar sufriendo el síndrome se autoconvence de que es un fraude, de que no merece los éxitos obtenidos y aunque haya pruebas de su merecimiento los rechaza achacándolos a la suerte, a las coincidencias o a haber conseguido (involuntariamente) que los demás piensen que es mejor fotógrafo y tiene más conocimientos de los que posee realmente. Como es consciente de sus carencias se ve menos capaz de lo que le ven los demás y tiende a minimizar y subestimar la calidad de su obra.

Síndrome del Impostor

Su pensamiento gira entorno a ideas como "he de saberlo todo, no sé lo suficiente", "si no es perfecto, no sirve", "si no lo doy todo, no me estoy esforzando suficiente", "hay muchos fotógrafos mejores que yo", "a nadie le interesa mi trabajo, nadie necesita conocer mi visión del mundo".

Los que lo sufren creen que si realmente fueran tan buenos fotógrafos como dice su entorno no tendrían que esforzarse tanto como lo hacen para conseguir buenos resultados.

Es muy habitual que sean personas a las que les cuesta mucho aceptar elogios y agradecimientos. Tienden a creer que lo podrían hacer mucho mejor, se quitan mérito, dicen que no es para tanto, que tuvieron suerte, que no es nada fuera de lo común... con lo que no son capaces de disfrutar del todo sus éxitos. Las personas bajo la influencia del Síndrome del Impostor siempre tienen miedo... a fracasar, a sentirse inseguros, a lo que opinan los demás, a no hacer lo suficiente.

Desafortunadamente, suele ser difícil de detectar, pero si te identificas con algo de lo que te he contado o conoces a alguien en quien has percibido alguno de estos problemas, debes saber que hay maneras de vencerlo...



Cómo se puede solucionar el síndrome

Entre las maneras de combatir este problema una de las más "sencillas" consiste en simplemente agradecer la próxima vez que te hagan un cumplido. Nada de justificaciones, excusas o explicaciones de por qué no es para tanto. Sólo da las gracias.

No tienes que justificar ante nadie ninguno de tus logros. Si alguien piensa que tu fotografía es buena, si alguna vez recibes un premio, te ofrecen un proyecto... sólo agradécelo.

Una libreta es un buen arma para luchar contra el Síndrome del Impostor
El libro de visitas de mi exposición en solitario 'ConTacto'

Una libreta es un buen arma para luchar contra el Síndrome del Impostor... Sí, una simple libreta... En ella debes hacer una lista de tus habilidades como fotógrafo, qué se te da bien, qué técnicas conoces, qué te gusta fotografiar. También deberías hacer una lista de tus éxitos, desde aquella mención en un grupo de Facebook, pasando por la vez que alguien compartió una fotografía tuya porque le gustaba y por supuesto anotando cada vez que hayas sido premiado en un concurso o que te hayan ofrecido mostrar tu obra por algún medio.

Así cuando te sientas mal porque creas que no mereces algún reconocimiento, échale un vistazo a esa libreta y quizás seas consciente de que eres mejor de lo que te obligas a creer.

Siguiendo con la libreta, deberías llevar una lista de tareas, tanto de proyectos que quieres hacer, como los que te ofrezcan, también con las fotos y series que te gustaría llevar a cabo y las ideas que se te ocurran. Y no dejes nada de eso para más adelante, retrasar enfrentarte a los retos lo único que hará es que te sientas más inseguro... Debes realizarlos de uno en uno, después de superar cada obstáculo verás los demás como más pequeños, menos importantes, te verás más capaz de afrontarlos.

Recuerda varias cosas:

  • Tú eres el único responsable de tu éxito, ni los demás, ni la suerte, ni tus herramientas... tu trabajo y capacidad es lo que te hace vencer y ser visto como buen fotógrafo.
  • No vale para nada compararte con otros fotógrafos, cada uno de nosotros es único y tiene una visión única del mundo. Potencia y practica tu manera de hacer fotografía, que siempre será con la que más disfrutes. Da igual que quieras hacer fotos de gatitos o de las entrañas de un volcán, si te hace disfrutar, es que es tu camino.
  • Aunque no puedas vencer tu miedo (que no es real) a ser descubierto como un impostor, no debes dejar de hacer lo que más te gusta, que es hacer fotos, permítete admitir que los demás pueden opinar de ti (bien o mal) sin que ello te impida disfrutar de lo que haces.
  • Siempre, siempre, habrá alguien mejor que tú, eso no significa que seas un farsante, sino que estás en otro punto del camino, ¿o crees que Richard Avedon nació con una cámara bajo el brazo? Hubo un tiempo en que todo gran fotógrafo fue un aficionado, lo cual no le impidió seguir avanzando.

Con respecto a ese último punto, en una ocasión escuché un podcast (que desgraciadamente no consigo localizar) en el que hablaban del Síndrome del Impostor, me gustó que aparte de todo lo que te he contado hasta ahora, el autor explicó algo a lo que llamó "Experto relativo".

Decía que quizás siempre habrá alguien mejor que tú, pero siempre también serás mejor que alguien. De igual forma que miras a tus ídolos hay personas que te ven a ti así, ya sea un amigo, un compañero, un admirador secreto. No lo sabes todo, pero sabes cosas que otros no y ellos conocen técnicas que tú desconoces. Siempre es así, todas las personas somos "Expertos relativos" en algo... también "Ignorantes relativos", es lógico, no debe preocuparnos ni lo uno ni lo otro, sobre todo porque le ocurre al todo el mundo.

Una de las formas de vencer al Síndrome del Impostor es ser conscientes de que no lo sabemos todo, no somos capaces de todo, pero que podemos hacernos más fuertes en lo que sabemos y en lo que nuestra capacidad nos permite, siempre podremos mejorar como fotógrafos (y en cualquier otro aspecto de nuestra vida) y eso no nos hace inferiores a nadie, sino humanos.

No somos impostores, somos fotógrafos en constante evolución.



Esto es todo por ahora

Hasta aquí todo lo que quería contarte sobre el "Síndrome del Impostor", espero que te haya resultado de ayuda si lo sufres o si conoces a alguien que lo padezca. Sé por propia experiencia que se pasa mal con ello, porque yo mismo he tenido que luchar contra esto.

También espero que compartas conmigo tus opiniones acerca de este tema y si tienes alguna historia que contar, estaré encantado de conocerla.

La próxima semana quiero publicar un artículo sobre el otro problema que te he comentado al principio, el "Efecto Dunning Kruger", creo que es casi lo contrario al que hemos visto hoy y también tiene niveles, problemas añadidos y formas de superarlo. Si no surge ningún inconveniente creo que lo podré terminar para entonces.

Deseo que estos temas te estén resultando tan interesantes como me parecieron a mí.

Sería de agradecer que compartieras en tus redes sociales este artículo, así me ayudas a llegar a más gente y muestras tu apoyo a mi trabajo.

Y si crees que lo que has aprendido hoy te ha ayudado, puedes invitarme a un café...


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

24 comentarios

  1. Magnífico artículo. Gracias. Me has aclarado muchas cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y dejar un comentario n me alegro de que te haya sido útil 😊

      Eliminar
  2. Magnifico artículo.Pienso que en este mundo lo importante es la constancia para ser mejores cada día. Hasta los grandes maestros de este arte alguna vez se equivocaron. Hay que aprender de los errores y continuar. Felicitaciones por tu blog es una joya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! Así es, pienso igual que tú, la constancia es fundamental. A mi me gusta mucho una frase (que creo que se atribuye a Confucio) que dice "Es fácil vencer a los demás, lo difícil es vencerse a uno mismo" y creo que esa es parte de la clave de evolucionar, dejar de fijarse en lo que hacen los demás y centrarse en la superación personal.

      Muchas gracias por leer el artículo y por tu comentario, me alegra mucho que te guste el blog :)

      Eliminar
  3. Acabo de descubrir el blog, estoy alucinando, presiento que voy a echar aquí bastante tiempo, Gracias Carlos y ¡ENHORABUENA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Me alegra mucho que te guste el blog y saber que te vas a quedar por aquí. Si necesitas algo yo también estoy por aquí cerca :)

      Eliminar
  4. El tema me ha gustado mucho, así que lo comparto! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tanto por compartirlo como por leerlo. Me alegro de que te haya gustado :)

      Eliminar
  5. Interesante artículo, mientras lo leía pensaba en la humildad como virtud, que creo lo es; pero pasarse de humilde genera conflicto con uno mismo. El otro estado, que estoy deseando leer,me parece algo mas extendido; un saludo y comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, la humildad excesiva no nos beneficia. Espero que te mole también el siguiente artículo.

      Gracias por leerlos y por pasarte a comentar.

      Eliminar
  6. Como siempre me encanta leerte y..., como siempre suelo poner en práctica tus consejos. Me hubiera encantado hacer el curso que tienes en camino, pero me es imposible. Espero que para el siguiente pueda. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé que eres una alumna muy aplicada! Es una lástima que no puedas asistir, pero ya habrá más oportunidades, seguro. Un abrazo para ti también!

      Eliminar
  7. Pocas veces en mi vida me sentí tan identificada con un artículo...
    En mi caso, tengo pocas excepciones a lo que has descrito! Mi lema es no detenerse nunca, y así trato de hacerlo! Madre, enfermera, emigrante y desde hace relativamente poco fotógrafa... Te ganaste una seguidora más en cualquier Social media que encuentre! ;)
    Saludos!!!!

    ig.: @helenasanchezfoto (aunque no me llevo bien con esa plataforma!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado mi artículo y que hayas decidido seguir esta parte de mi trabajo 😊... Peeeero lo que no me alega tanto es que te sientas tan identificada, en el texto pongo posibles maneras de superar este trago por el que creo que todos hemos pasado o pasaremos, así que espero que además de gustarte, el artículo te sea de ayuda.

      Ese lema tuyo me gusta!! Un saludo!!

      Eliminar
  8. Pues yo estoy casi a punto de dejarlo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Paco, le he echado un vistazo a cielos.es que es lo que tienes enlazado a tu perfil. Me parece que tienes un excelente control de la composición, el color y la luz, además de que veo una peculiar sensibilidad en tu trabajo. Supongo que las pausas a veces son necesarias, pero cuando alguien que lo hace (en mi opinión) tan bien, debe tener más motivos para querer dejarlo que este síndrome del que hablo.

      Yo desde luego te animo a seguir porque me gusta tu manera de mirar, de hecho habrás visto que tienes un seguidor más en Instagram 😉👌

      Eliminar
  9. Muchas gracias Carlos, te había escrito un extenso parrafo, pero he tocado mal el ratón y la página se ha ido hacia atras y se ha borrado, malas rachas que nos toca padecer, espero sea breve, yo también te sigo... ¡me gusta tu tarbajo y sobre todo tu página! un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ánimo, las malas rachas acaban pasando, "sólo" hay que aguantar el tirón. Para lo que necesites y esté en mi mano, por aquí estamos. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Carlos, me ha parecido interesantísima tu aportación y me he permitido compartirla. No sólo es aplicable a esa maravillosa afición llamada fotografía, sino a todos los aspectos con los que nos enfrentamos cada día en nuestra vida. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, estoy muy agradecido porque la compartas. Cuando leí sobre ello era acerca de muchos aspectos de nuestro día a día, sólo que yo en este blog lo he mirado desde el punto de vista de la Fotografía, pero sí que es sin duda aplicable a otras muchas situaciones. Gracias a ti por leerlo, comentar y compartir 😊.

      Eliminar
  11. Carlos, me pareci{o excelente el artículo. Siempre pensé algo parecido, hay mucha gente talentosa que duda de sus capacidades y se infravalora (me incluyo aunque trato de superarlo), durante mucho tiempo mi propia inseguridad no me dejó explorar nuevos desafíos, gracias a cosas que me fueron pasando y a amigos que confían en mi trabajo e ido creciendo y animándome a hacer cosas diferentes a las que hacía en fotografía, y como bien dices, siempre agradecer al que te elogia y confía en tu trabajo. Seguiré muy atenta a tu blog porque me gustó muchísimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante de lo que me cuentas es que has salido del síndrome y que has ido creciendo y animándote... bueno y también mola que te haya gustado mi blog, me quedo por aquí cerca para lo que necesites 😉👍

      Eliminar
  12. Genial artículo carlos, me he sentido muy identificado con muchas cosas. Yo no tengo libro de visitas asique cuando esté de bajona fotografica leeré tu artículo. jeje. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Me alegra que te haya gustado y más aún si te ha sido de ayuda.
      Aunque no tengas un libro de vistas, deberías hacerte con una libreta y anotar tus logros, grandes y pequeños, volver a ella sigue te levantará el ánimo, pero me gusta la idea de que vuelvas por aquí para animarte!! 😄👍

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando se te conteste.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.