El color - Parte 3 - Percepción

julio 26, 2019

El color - Parte 3

Llega la tercera entrega de la serie de artículos sobre el color, en esta ocasión vamos a hablar sobre todo de cómo afecta a nuestra percepción según qué le rodee o con qué lo comparemos. Ya verás que nuestra agudeza visual es muy relativa y no siempre nos podremos fiar de nuestro criterio.


Sé que he tardado bastante en publicar esta entrada, ha pasado mucho tiempo desde la última entrega, espero que sepas disculparme, ya que han sido razones de fuerza mayor.

Para compensar, por fin he empezado a crear vídeos de apoyo para algunas explicaciones, que incrustaré en cada artículo, pero que también podrás verlos si sigues mi canal de Youtube, al que en no mucho tiempo le daré un empujoncito al publicar allí parte de las explicaciones de algunos capítulos del curso de Lightroom, pero eso es otra historia que ya te contaré.

Por el momento vamos a centrarnos en el color…

Tras la primera parte dedicada a cómo se origina y la segunda en la que hablábamos de cómo interactúan, hoy vamos a hablar de percepción visual, de cómo vemos los colores diferentes según qué tengan a su alrededor, pero además vamos a conocer las diferencias entre pesos, avances y atracciones visuales, todo muy interesante y muy útil para ayudarnos a componer nuestras fotografías.

Vamos al lío, que ya me estoy adelantando demasiado...



LA PERCEPCIÓN RELATIVA DEL COLOR


Una de las primeras cosas de las que quiero hablarte es que, por mucha agudeza visual que creas tener, tus sistema de percepción es bastante poco fiable en relación al color. Bueno, el tuyo y el de cualquiera.

Los humanos somos bastante buenos para percibir formas, nivelación y movimiento, pero somos un relativo desastre en cuanto a percepción del color.

No podemos fiarnos al 100% de que ese tono rojo que vemos allá sea,efectivamente rojo. ¿No te lo crees?... Casi seguro que has visto una imagen similar a esta rulando por internet…

ilusión de Munker

Y ahora te pregunto… ¿de qué color es cada uno de los círculos?...




¿Uno naranja y el otro azul?... ¿Y si te digo que ambos son verdes?

¿Sigues sin creerme?

Te lo demuestro…

Dentro vídeo…


Si quieres lleva la imagen de más arriba a cualquier programa tipo Photoshop y utiliza la herramienta de cuentagotas de color para comprobarlo. Venga, te espero…



¿Me crees ahora? Pues eso, que nuestra percepción sobre el color es muy imperfecta y muy relativa.

Quizás ahora entiendes por qué las naranjas del supermercado siempre vienen en mallas de color naranja y nunca verde o de cualquier otro tono… no, no es para que las identifiques más fácilmente, si no para que creas que su color (y sabor) es más intenso.

El efecto que acabas de ver, al parecer, se llama ‘Ilusión de Munker-White’, al menos eso dice un tal David G. Novick, que es un tipo que sabe tela sobre percepción del color. En su cuenta de Twitter suele poner ejemplos bastante curiosos de éste y otros efectos similares.

El caso es que pretendía demostrarte que los colores que vemos son muy relativos y dependen mucho de lo que tengan alrededor. Te pongo otro ejemplo algo menos espectacular…

Dentro vídeo...


Aquí podría preguntarte qué círculo es más oscuro, pero casi seguro que imaginas que ambos son exactamente el mismo, aunque los veamos diferentes.

Todo esto, llevado a la Fotografía nos sirve para saber que la percepción del color en una determinada zona de nuestra imagen (o de una escena), depende de los tonos que tenga cerca. 

También para que, en un momento determinado, si queremos modificar cómo percibimos un color, puede que sea más efectivo modificar los tonos que tenga alrededor.

Incluso a la hora de editar nuestras fotografías debemos tenerlo en cuenta, la iluminación de la habitación, los colores que tengamos detrás del monitor o el color de nuestro escritorio, pueden hacer que la manera en que percibamos los colores cambie bastante. Por eso ya habrás oído alguna vez que es importante que la luz y la pintura de la habitación sean lo más neutras posibles en el lugar en el que trabajemos con nuestras fotos.

Vamos a seguir con otra cosa bastante sorprendente….



LA MEMORIA DEL COLOR

Da igual, de nuevo, la agudeza visual que creas tener, los humanos tenemos una pésima capacidad para recordar colores, por no decir directamente que no tenemos memoria del color.

Quizás te haya pasado alguna vez que has ido a comprar pintura para arreglar algún parchetón de alguna pared de tu casa, ya sea por la libertad creativa de tus hijos, tu curiosa habilidad llevando comida en una bandeja o tu sobrestimada capacidad colgando cuadros… El caso es que te fijas bien en ese precioso tono verde pistacho del salón mientras te preguntas qué te hizo decidirte por ese color y confiando en tu retentiva te diriges a la tienda de pinturas más cercana, da igual que sea la que está junto a tu portal…

Compras una brochita y un bote de pintura (el más pequeño, total, es sólo un parchecillo) del tono exacto de verde pistacho de tu salón...

Vuelves a casa y, decidido, pintas alegremente sobre el parchetón mientras entonas “Sevilla tiene un color especial”... y al segundo o tercer brochazo decides que quizás tengas que comprar otro bote más, esta vez de 5 kilos, para cubrir toooodo el salón, ya que el tono que estabas seguro de que era idéntico al tuyo no tiene nada que ver y más vale que pintes rápido no sea que tu pareja vuelva y se dé cuenta de la hazaña…

¿Que no? ¿Que eso jamás te pasaría a tí?... Te propongo un reto…

Dentro vídeo… 


¿Me cuentas en los comentarios qué te ha parecido y si has acertado o no?

Visto lo visto, la próxima vez que vayas a comprar pintura, mejor llévate un cacho de pared o compra suficiente para cubrirlo todo.

Esta peculiaridad de nuestra percepción sobre el color, me lo enseñó hace tiempo, en uno de sus excelentes cursos presenciales, mi amigo y maestro José Benito Ruiz. Desde entonces nunca he asegurado con rotundidad que recuerde el color exacto de algo, si ese algo no lo tengo delante.

Quizás te preguntes qué utilidad tiene saber esto en la Fotografía… Pues principalmente para evitar frases del tipo “este es exactamente el color de la chaqueta que llevaba el modelo en la sesión”, o lo que es lo mismo, para que veas lo subjetivo que puede llegar a ser fotografiar algo y después, en el revelado, llevar los colores de la imagen al exacto que tú recuerdas. Especialmente si realizas foto de producto o moda, no puedes fiarte de tu memoria. Incluso si lo que haces es paisaje, en el momento de revelar no podrás asegurar que esos eran los colores exactos de lo que allí veías, pero bueno, puedes aspirar, al menos, a conseguir los colores que te hagan sentir los mismo que allí sentiste.

Y por todo esto ahora creo que puedes entender la importancia de utilizar una tarjeta de grises (tengo pendiente un tutorial sobre esta herramienta) o, mejor aún, un color checker.



PESO, AVANCE Y ATRACCIÓN DEL COLOR

Ahora que entendemos que nuestra percepción del color es muy relativa y que tenemos “memoria de pez” con respecto a él, vamos a empezar a conocer algunas de sus cualidades en cuanto a nuestra manera de percibir los elementos según su tono, luminosidad o saturación. Conocimientos que podremos aplicar en momentos determinados a nuestras obras.

En los siguientes puntos de los que te voy a hablar, he visto por ahí que hay mucha confusión, se mezclan conceptos a la hora de explicarlos que hacen que caigamos en contradicciones o suposiciones no del todo acertadas.

La confusión parte de que se confunden el peso, el avance y la atracción visuales de los colores, son cosas diferentes y voy a tratar de explicarte cada cualidad para que lo entiendas bien.



PESO VISUAL DEL COLOR:

Se refiere a la sensación de peso, de gravedad, de atracción hacia abajo de los elementos según su tono, luminosidad y/o saturación. Por ejemplo un objeto de un color claro siempre nos parecerá menos pesado que el mismo objeto pero de color oscuro.

Porque sí, visualmente hablando, los colores pesan, unos más que otros. Es una sensación de esas sinestésicas, como lo de que el azul es frío y el rojo cálido, pero en este caso afecta a nuestra sensación de gravedad, de peso de los objetos según de qué color sean.

Supongo que ya sabes de qué va eso del peso visual y del equilibrio de una imagen. Básicamente consiste en dividir es dos partes (o más) imaginarias cualquier foto y en ambas debe haber aproximadamente el mismo peso visual para que sea equilibrada (si es lo que queremos conseguir), el más claro ejemplo de equilibrio visual son las fotos simétricas. En cambio si buscamos desequilibrio, podríamos componer de tal manera que hubiera más elementos en un lado que en otro de la foto, creando una descompensación.

Con los colores también podremos equilibrar y desequilibrar. Es decir, que dos elementos exactamente iguales, tanto en forma como en tamaño, pero uno azul y otro rojo, nos pueden hacer pensar que el rojo es más pesado y crear un desequilibrio visual. 



Este sería el orden de pesos según el tono…

Orden de peso de los colores por su tono

Pero eso según la tonalidad, porque también hay que tener en cuenta que los cálidos pesan más que los fríos, que los saturados más que los desaturados y que los oscuros más que los claros
Cálidos pesan más que fríos
Cálidos pesan más que fríos

Saturado pesa más que desaturado
Saturado pesa más que desaturado


Oscuros pesan más que claros
Oscuros pesan más que claros
Y su peso visual es lo que nos puede ayudar (o complicar) a la hora de componer, equilibrando o desequilibrando una imagen.



AVANCE VISUAL DEL COLOR:

Aquí hablamos de lo cerca o lejos que nos puede parecer que está un elemento respecto a otros según su tono, luminosidad y/o saturación. Por ejemplo, un objeto de un color desaturado siempre nos parecerá que está más lejos que el mismo objeto pero de un tono más saturado.
Saturado avanza más que desaturado
Saturado avanza más que desaturado

Es quizás la cualidad más sutil de las tres (peso, avance y atracción), quizás también la menos aplicable a Fotografía, pero en determinados momentos nos puede resultar muy útil. Por ejemplo, es algo a tener muy en cuenta en fotografía de paisaje a la hora de crear profundidad, también en bodegón para crear distribuciones con lógica visual. 

El orden de avance de los colores es el mismo que el de los pesos:

orden de avance de los colores

Y también ocurre lo mismo en cuanto a su saturación y luminosidad, es decir, los colores más intensos y los más oscuros son los que más avanzan.

Una aplicación de todo esto en paisaje sería la perspectiva atmosférica, en la que las zonas menos saturadas parecen estar más alejadas. Ya que, de hecho, esa es la razón por la que desaturado, claro y frío, nos parecen más lejos que saturado, oscuro y cálido. Son cosas del instinto, nuestra mente se ha acostumbrado, desde el principio de los tiempos, a que cuanto más alejado está un terreno más desaturados, claros y fríos vemos sus colores...

Una aplicación en paisaje sería la perspectiva atmosférica
Los tonos menos saturados crean mayor sensación de profundidad



ATRACCIÓN VISUAL DEL COLOR:

En esta ocasión hablamos de lo llamativo que resulta para nosotros un elemento respecto a otro según su tono, luminosidad y/o saturación, haciendo que nos llame más o menos la atención. Por ejemplo, un objeto de color cálido atraerá más nuestra atención que otro de un tono frío.


El orden de atracción visual es parecido al de los pesos, pero con algunos cambios…
Orden de atracción visual de los colores

También hay que tener en cuenta que los objetos claros atraen más la vista que los objetos oscuros, al igual que los saturados, que nos llaman más la atención que los apagados.

La vista se dirige primero a los colores más saturados
La vista se dirige primero a los colores más saturados
Es un conocimiento muy útil para cualquier tipo de fotografía a la hora de componer y dirigir la mirada del espectador. 

Y tenemos que tener en cuenta que el poder de atracción visual del color es más poderoso que otros factores, un tono rojo atrae más la vista que un objeto nítido o que cualquier otra (mal llamada) regla de composición como la infame “regla de los tercios”.



TODO ESTO ES RELATIVO, COMBINABLE Y COMPENSABLE

Así es, todos estos son conocimientos muy útiles para nuestro manejo de la fotografía a color, pero no dejan de ser percepciones relativas, especialmente en cuanto a la atracción visual. 

Por poner un ejemplo... sí, los objetos y zonas de colores claros atraen más la vista que los oscuros, pero tenemos que tener en cuenta cuánto contrasta una zona o elemento con el resto de la foto o más concretamente con lo que tiene alrededor. Algo de color frío y oscuro podría ser el elemento que más atrajese nuestra mirada por encima de tonos cálidos y colores claros, si estuviera rodeado de claridad, o si nuestra fotografía fuera en clave alta o si otros elementos, como las líneas, dirigieran la mirada hacia él.

Nuestra vista se dirige primero al azul de las ruedas a pesar de los otros tonos cálidos
Nuestra vista se dirige primero al azul de las ruedas a pesar de los otros tonos cálidos

Se puede combinar y, por lo tanto, potenciar la sensación de lejanía del fondo de nuestra fotografía de paisaje si éste contiene tonos apagados y fríos.

La profundidad por la perspectiva se apoya en los tonos fríos y apagados del fondo
La profundidad por la perspectiva se apoya en los tonos fríos y apagados del fondo

O podemos compensar el peso de un objeto de color cálido, que normalmente “pesará” más que uno frío, si el elemento de tonos azules es mucho mayor o está más contrastado o más saturado.

El peso de los rojos está compensado por la mayor saturación de los azules
El peso de los rojos está compensado por la mayor saturación de los azules

Así que es importante conocer por separado cada uno de los factores que te he explicado, pero más importante aún es llegar a comprender cómo interactúan entre ellos, para ello te recomiendo que observes, analices y experimentes todo lo que puedas y más hasta llegar a dominar todos estos conceptos. 

Por supuesto también te recomiendo que leas mucho y estudies sobre ello, en la siguiente entrega sobre el color creo te incluiré unos cuantos recursos y libros muy útiles, porque, efectivamente, esto no ha acabado aquí…



CONTINUARÁ….

Así es, finalmente no van a ser tres artículos sobre el color, sino cuatro y puede que haya un quinto extra. Ya te avisé de que esto era prácticamente inabarcable y eso que no estoy profundizando demasiado.

En el siguiente artículo hablaré de la psicología del color, un punto que hubiera querido incluir aquí, pero que ya me hacía demasiado extenso para continuar esta entrega a partir de aquí, así que te hablaré de ello un poco la próxima semana. Además ese mismo post (o el siguiente) incluirá una, para mí, muy importante reflexión sobre la diferencia entre “fotografiar en color” y “fotografiar el color”, creo que será bastante interesante y me gustaría conocer tu opinión.

También te hablaré de algunos maestros del color, que tienes que conocer sí o sí, ya que son reconocidísimos artistas de los que podemos aprender mogollón simplemente observando y analizando sus obras.

Y para terminarlo, si no me disperso demasiado, te ofreceré algunas herramientas, libros y fuentes de conocimiento para completar todo esto que estamos aprendiendo juntos sobre el color. Aunque no prometo nada, ya que si el próximo artículo se me va de madre en cuanto a su longitud, este último apartado formará parte de una entrada extra.

Ya veremos.

Por el momento lo dejamos aquí.

No sin antes recordarte que si quieres apoyar mi trabajo puedes compartir este y otros artículos en tus redes sociales.

Además si crees que lo que has aprendido hoy lo merece, puedes invitarme a un café para ayudarme a mantener el blog...


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

0 comentarios

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.