10 formas de mejorar en Fotografía sin hacer fotos

abril 04, 2019

10 formas de mejorar en Fotografía sin hacer fotos
Si quieres mejorar como fotógrafo debes ser consciente de que no todo es hacer fotos como si no hubiera un mañana, así que te voy a hablar de que hay otras maneras de entrenar nuestras habilidades. Te voy a ofrecer una lista de 10 actividades que no consisten en ningún tipo de ejercicio fotográfico. A ver qué te parecen mis propuestas.

Sí, en serio te lo digo, hay actividades que te permiten mejorar como fotógrafo sin hacer fotos, yo te hablaré sólo de 10, pero hay muchas más. Creo que algunas de ellas, si no todas, deberían ser habituales en nuestro aprendizaje.

Soy de la opinión de que cualquier persona, sea lo que sea a lo que se dedique o en lo que ocupe su tiempo, debería preocuparse por tener conocimientos y habilidades en otras materias aunque no parezcan relacionadas de manera directa con su principal actividad.

La excesiva especialización no me parece positiva ni enriquecedora.

Uno de los motivos es que poseer una sola vía de conocimientos lo veo bastante similar a esos caballos que llevan anteojeras que les impiden la visión lateral, no pueden ver más allá de lo que tienen de frente... ¿sabes para qué me dijeron que se las ponen?... Para que sea más fácil dirigirlos, dominarlos, que no se salgan del camino marcado... No sé, pero si te gusta esta disciplina me parece que tiras más para otro sitio.

Te hablo un poco sobre algunos de los antecedentes que me hicieron pensar así...



Si quieres dibujar mejor, haz escultura

Cuando estudiaba Bellas Artes en una ocasión le pregunté a uno de mis profesores, al de la asignatura de "Dibujo del Natural" de segundo curso (creo recordar), que cómo podría mejorar mis habilidades de dibujante, a lo que me contestó...

"Haz escultura"...

En un principio pensé que me estaba diciendo que yo no era bueno dibujando y que mejor me dedicase a otra cosa. Pero no era así, yo no era (ni soy) malo con los lápices y carboncillos y él no me estaba diciendo lo contrario.

Laocoonte y sus hijos
No, esta no la he hecho yo (ojalá), es 'Laocoonte y sus hijos'
Antes de que me fuese a llorar en un rincón me explicó que una de las maneras de avanzar en una disciplina artística, fuese cual fuese, era practicar otras diferentes, que aunque no lo pareciese todas están conectadas.

Practicar escultura me podía ayudar a potenciar la percepción espacial, el manejo de los volúmenes y la distribución realista de luces y sombras.

Tenía sentido 🤔.

De hecho, es totalmente cierto, las diferentes disciplinas están bebiendo constantemente unas de otras, incluso en muchas ocasiones intentan parecerse entre ellas, traspasando los supuestos límites del medio para, al primer golpe de vista (y a veces al segundo), hacer creer al espectador que está viendo otra cosa.

Una especie de trampantojo artístico.

Seguro que alguna vez has dicho de una pintura que parece un fotografía, como con esas obras hiperrealistas. O al contrario, muchas técnicas y procedimientos fotográficos tratan de imitar estilos pictóricos, sirva como ejemplo mi propia técnica "Fotocubismo Purista" que hace un tiempo presenté (así de paso me doy un poco de autobombo, que nunca está de más 😜).

El caso es que si en ocasiones tratamos de hacer mestizaje artístico y la mayoría de veces es posible, puede ser que haya puntos comunes entre diferentes actividades... bueno... puede ser no... es que es así.

Es un de los motivos probables por los que nos encontremos con que hay muchos artistas que, aunque sean más reconocidos por una de sus facetas, son multidisciplinares. Puede que lo que suceda con ellos no sea que se les da bien todo lo que hacen, sino que lo que hacen, por diferente que parezca, requiere de las mismas habilidades.

A todo eso le di vueltas y revueltas hace tiempo porque...



Me quedé sin cámara

Todas estas dispersiones varias que me estuve haciendo cuando escribí el borrador de esta entrada y que ahora te suelto a ti vienen a cuento de que mi apreciada herramienta de hacer fotos emitió sus últimos clicks por aquel entonces 😢.

Pasé unos cuantos días sin poder hacer fotografías hasta que me cedieron una cámara, pero la verdad es que estaba tan acostumbrado a mi propia máquina que, con la que me prestaron, no me sentía del todo cómodo, no tenía ganas de hacerme al uso de una cámara que no iba a utilizar mucho (o eso esperaba) y dediqué más tiempo a otras ocupaciones mientras esperaba la llegada de la nueva herramienta de trabajo.

Durante ese periodo le di más uso del habitual a mis cámaras de carrete, pero el ritmo, como comprenderás no es el mismo que con digital, así que me dediqué a hacer otras cosas diferentes a la Fotografía y me vino a la mente la anécdota que te he contado al principio. Hecho que a su vez me ha llevado a recopilar 10 de esas actividades que no consisten directamente en practicar esta disciplina, pero que opino que nos pueden ayudar a mejorar como fotógrafos.

Te las cuento y justifico...



1. Revisar nuestro archivo fotográfico, de vez en cuando

Esta es la primera de las únicas tres de esta lista que, en cierto modo, es un acto fotográfico, aunque no se trate de hacer fotos.

Consiste, básicamente, en sentarnos delante de la pantalla de nuestro ordenador y revisar tranquilamente nuestro trabajo.

Pero no valdría revisarlo simplemente mirando, tenemos que analizarlo.

10 actividades para mejorar en Fotografía sin hacer fotos

Deberíamos ir pasando lentamente las fotos, parándonos a pensar en por qué esta sí la publicamos, esta otra no. Deteniéndonos cuando veamos alguna que en un principio habíamos descartado y que ahora vemos con otros ojos.

Esforzándonos en detectar qué es lo que nos gusta de nuestras fotos, qué tienen en común, pero también qué es lo que no nos gusta o qué tienen de diferente a las de otros. Tendríamos que comparar detenidamente las series de fotos o los grupos de imágenes realizadas sobre un mismo tema, aunque no se trate de series propiamente dichas.

Todo esto lo que va a provocar es que entrenemos nuestro ojo crítico.

Es posible que veamos defectos donde antes sólo veíamos virtudes (¿te acuerdas del 'Efecto Dunning-Kruger'?) y quizás encontremos caminos que anteriormente no nos habíamos planteado tomar. Lo cual afectará directamente a nuestra evolución como fotógrafos, pues seremos capaces de detectar más rápidamente lo que sí y lo que no funcionará (bajo nuestro criterio) antes de hacer cualquier foto.



2. Mirar fotos de otros, no seas egocéntrico


La segunda de las actividades que te propongo también está directamente relacionada con la Fotografía, aunque (de nuevo) no se trate de hacer fotos.

En este caso mi propuesta consiste en revisar las fotografías de otros fotógrafos, por ejemplo de artistas consagrados a los que admiremos.

10 actividades para mejorar en Fotografía sin hacer fotos

Y también de nuevo... Habría que analizar, más que mirar, procurando entender qué es lo que nos gusta de su obra, qué es lo que le gusta al resto de personas de su trabajo, pero también qué es lo que no nos encaja y todo esto seguido siempre de la pregunta ¿por qué?

También creo que no deberíamos ceñirnos sólo a fotógrafos que nos molen, también sería adecuado echarle un vistazo a los que no nos gustan, tratando de averiguar por qué no nos entusiasman como los otros y aún así tratar de ver las virtudes.

Con esta actividad lo que conseguimos es entrenar la mirada, aprender de referentes, aumentar nuestro bagaje visual, trabajar el ojo crítico e incluso, en ocasiones, aprender técnicas nuevas o encontrar fuentes de inspiración que antes no se nos habrían ocurrido. Sobre esto hablaré también en otro artículo que estoy preparando sobre copiar, plagiar e inspirarse (entre otras cosas).



3. Hablar sobre Fotografía, con personas y eso

Esta seguro que nos mola... porque de los que están leyendo este artículo ahora mismo ¿crees que hay alguien a quién no le apasione hablar sobre esto?

Estoy seguro que cuando te reúnes con colegas de afición (o de profesión), empiece dónde sea que empiece la conversación, al final terminas hablando de fotografía. Si es que nos mola tela todo esto.

Lo ideal es que hablemos, sí, pero mejor aún sería que escuchásemos... que no se convierta en un monólogo sobre nuestros conocimientos fotográficos, sino que haya un intercambio de opiniones y experiencias. Es muy probable que aprendamos algo si simplemente prestamos un poco de atención en lo que dicen los demás.

Me encanta ese dicho que dice algo como... "Nos dieron dos orejas y una boca para que escucháramos dos veces antes de hablar una".

Con las charlas fotográficas no sólo tenemos la oportunidad de aprender sobre técnicas o equipo, es una excelente oportunidad de intercambiar ideas, fuentes de inspiración, proponer proyectos, por muy locos que parezcan pueden acabar siendo grandes y hacernos más grandes aún a nosotros.

Por cierto, acepto invitaciones a charlas fotográficas sobre el tema que sea, especialmente si las acompañamos de un café o de una cerveza 😜.

Hasta aquí las propuestas directamente relacionadas con la Fotografía, a partir de ahora van las que (aparentemente) no tienen nada que ver con nuestra actividad favorita...



4. Leer libros, de los que tienen páginas

Sí, libros, no únicamente las etiquetas de los envases de gel cuando estamos... ejem...

En un principio puedes pensar que ésta sí que tiene que ver directamente con la Fotografía, puesto que tendrás en mente que te voy a recomendar leer algún libro sobre esta materia (que hay mucho y algunos muy buenos), pero no, eso creo que no hace falta que te lo recomiende porque ya lo haces habitualmente, ¿verdad?...

Lo que te voy a recomendar como actividad alternativa a la Fotografía y que a su vez nos puede hacer mejorar en ésta es leer literatura, novelas, biografías, cuentos, da igual, ya sean historias reales o de ficción.

10 actividades para mejorar en Fotografía sin hacer fotos

Para empezar es una ocupación muy entretenida, que nos ayuda a cultivar el intelecto y el lenguaje, pero es que además hace que nuestra imaginación vuele... nuestra mente se abre y se hace más receptiva, gracias a leer podemos llegar a ver más allá de lo visible.

Leer nos hace más sabios. Es casi como viajar pero sin los límites de lo físico... y eso es obviamente bueno para cualquier fotógrafo.

Encima cualquiera de las historias que leamos pueden servirnos de inspiración para contar las nuestras a través de nuestras fotografías.



5. Leer cómics, yo lo hago y me flipa

Bueno... no me gusta llamarlo leer, porque los cómics no solamente se leen, la lectura es una parte de lo que implica disfrutar de una buena novela gráfica (que si quieres llámalo así para que suene menos infantil que cómic o tebeo).

Ya, ya sé que algunos dirán que eso es cosa de niños y adolescentes, pero los que piensan así es que no le han echado un ojo a las historias de Neil Gaiman... ¿Os suena 'American Gods'? Sí, esa serie que no es precisamente un cuento para niños... pues la historia es original de este señor, que además escribe guiones para películas, novelas y cómics. Por ejemplo mi admirada serie de cómics "The Sandman".

Viñeta del cómic 'The Sandman' de Neil Gaiman

También te puedo recomendar las historias de Frank Miller... "Watchmen", "300", "Sin City"... no... no son tebeos para niños. 

Uno de mis profesores (otro diferente al del principio) decía que cada viñeta de un cómic es una obra de arte por sí sola, con lo cual ver un tomo entero era casi como pegarse un paseo por un museo.

Y creo que tenía toda la razón.

Pero no sólo te recomiendo ver cómics por el entretenimiento que supone, es porque te ayudará a mejorar ciertos aspectos de tu manera de hacer fotos.

Por ejemplo la composición, cada viñeta tiene una enorme y cuidada carga compositiva. O quizás más interesante aún... la narrativa... existen pocas muestras mejores en cuanto a narrativa que un buen cómic. Fíjate en que antes de realizar cualquier película o documental se realiza un Story board, que no deja de ser poner en viñetas la historia... es decir... hacer un cómic.

Y esto me lleva a la siguiente recomendación...



6. Ver películas, esta no es difícil, ¿no?

Esta creo que es obvio que tenía que entrar en esta lista.

Porque el Cine y la Fotografía son, como mínimo, primos hermanos. De hecho dentro de cualquier certamen cinematográfico hay un apartado en el que se premia a la mejor fotografía. Mi amigo, Fernando Sánchez (al que ya te he mencionado en más de una ocasión) tiene varios artículos que hablan precisamente del cine y la fotografía, como ESTE o ESTE o ESTE.

Por supuesto también valen las series, que en los últimos años hay algunas que se han puesto al nivel del mejor cine... por cierto, vaya maratón de Juego de Tronos que nos estamos pegando mi mujer y yo para antes de que llegue la última temporada 😍.

Creo que está claro todo lo que podemos aprender para mejorar nuestras fotos con el simple acto de ver películas... cosas como narrativa, composición, iluminación, color, además de encontrar fuentes de inspiración, nuevas temáticas y de rebote, gracias al hecho de que todas están acompañadas de bandas sonoras, nos vamos al siguiente punto...



7. Escuchar música... pero reggaetton no vale

No sólo es una actividad gratificante, motivadora, inspiradora y conductora de emociones, entre otras cosas... por si todo eso fuera poco también podemos conjugarla con otras ocupaciones.

No hay película que se precie sin una buena banda sonora, pero es que además cualquiera de las otras nueve propuestas de esta lista se pueden realizar a la vez que se escucha música.

10 actividades para mejorar en Fotografía sin hacer fotos

La música es una fuente de inspiración constante, nos ayuda a concentrarnos e incluso a reconducir nuestros pensamientos y nuestro estado de ánimo al punto que deseemos según el tipo de música que elijamos escuchar.

Ya todo eso nos ayuda a mejorar como fotógrafos, pero hay otra cosa que deberíamos tener en cuenta...

La posibilidad de aprender a tocar música, no sólo escucharla, si no producirla.

Esta actividad es casi (incluso sin el casi) como aprender un idioma nuevo. Cuando estudiamos música se crean nuevas conexiones entre nuestras neuronas, las hacemos trabajar y nos ayuda a potenciar el pensamiento lateral.

Además está el ritmo, que es otro factor a tener en cuenta en nuestras manera de hacer fotografías, muy importante en composición.

Y con buen ritmo nos vamos a la siguiente propuesta...



8. Pasear, por la calle, no por el pasillo de casa...

¿Qué tal si mientras escuchamos música nos vamos a dar un paseo?

Esto no sólo es bueno para nuestra salud y nos obliga a despegarnos de la silla de nuestro ordenador. También nos puede ayudar a mejorar como fotógrafos.

Obviamente me refiero a pasear sin la cámara de fotos, porque si no fuera así se trataría de una actividad fotográfica y no es de lo que va esta lista.

El pasear, a buen ritmo nos mantiene en forma, eso es positivo para cualquiera, no sólo para fotógrafos. Pero si de vez en cuando nos damos un paseo tranquilo, dejándonos llevar por nuestros pensamientos y nuestros pasos, sin la "presión" de tener que hacer fotos, es muy probable que empecemos a ver cosas que antes no veíamos.

Quizás tomar un camino diferente al habitual, o el mismo, da igual, el caso es que lo veamos sin una cámara en las manos, tan sólo observando. Es una excelente manera de entrenar la mirada, de hecho es similar a algunos de los ejercicios sí fotográficos que te propuse hace tiempo.

Incluso sin la necesidad de atender a nuestro entorno, el hecho de caminar y dejar que nuestra mente vuele un poco nos despeja.

Pero también puede resultar ser una fuente de inspiración, una herramienta para desbloquear nuestra creatividad y eso sí que es bueno para nosotros los fotógrafos.

Y ya si ese paseo nos lleva a un museo nos introducimos de lleno en la siguiente actividad...



9. Ver arte, del de verdad

Esta es otra que estaba claro que debía entrar en la lista.

Porque la Fotografía también es Arte, sí. Y como tal bebe directamente de sus hermanas.

La invención de la Fotografía es el motivo de que la Pintura se liberase de la carga de imitar a la realidad y surgieron las nuevas tendencias artísticas... pero esa es otra historia de la que quizás te hable otro día.

Lo que hoy vengo a contarte es que debemos analizar obras de Arte como si de las mejores fotografías se tratasen.

De la Pintura y los grandes pintores clásicos podemos aprender mucho en cuanto a composición, ya que era un aspecto muy meticulosamente cuidado y del que la Fotografía heredó todas esas (supuestas) reglas que te habrán soplado alguna vez y que son más bien recursos que la Pintura probó y comprobó... Y no te hablo de la (para mi infame) "Regla de los tercios".

También podemos aprender sobre iluminación, sobre Luz (con mayúscula), pues la obligación de imitar a la realidad provocaba una atención especial a su coherencia y su aplicación, dándonos, los (verdaderos) Pintores, en la mayoría de los casos, mil vueltas en cuanto a su conocimiento y tratamiento.

Por descontado podemos aprender de color, ya que normalmente "no daban puntada sin hilo" en ese aspecto.

Y por último (aunque seguro que me dejo algo) puede ser un constante fuente de inspiración, tanto técnica como temática.

Steam-Boat off a Harbour's Mouth in Snow Storm , 1842. William Turner
Steam-Boat off a Harbour's Mouth in Snow Storm , 1842. William Turner
Os recomiendo muy mucho echarle un buen y tranquilo vistazo a las obras de Durero, Rembrandt, Velázquez, Goya, HopperSorolla, Turner, Friedrich... la lista es interminable, elige tu favorito y empápate bien de su trabajo.

Empápate tanto que quizás te entren ganas de intentar la décima propuesta alternativa a la Fotografía...



10. Pintar y/o dibujar, aunque no se te dé bien

No te preocupes  de que no sepas ni hacer la "O" con un canuto, da igual, el caso es que lo intentes. Incluso sin saber pintar se puede triunfar como artista... sino mira el "arte" Naïf  o la mayoría del "arte" Contemporáneo 😜...

Dejando a un lado estilos artísticos de discutibles cualidades, centrémonos en las virtudes de esta actividad...

Aprender a dibujar y pintar (no necesariamente en ese orden) es muy entretenido y si nos los tomamos con filosofía desde el principio, se trata de una ocupación muy satisfactoria. Además quién sabe... ¿y si descubres que se te da bien, te mola y tenemos entre nosotros al futuro nuevo Sorolla?

Supongo que ya sabes que no creo que la capacidad artística sea un don innato y que tengo el convencimiento de que todo se puede aprender, entrenar y mejorar.

Pintar y dibujar nos ayuda a concentrarnos, a comprender y cuidar la composición, las proporciones, la luz, el color... es muy largo este etcétera. También nos entrena la percepción espacial, la perspectiva... otro larguísimo etcétera.

Al tener que observar e imitar las formas con sus luces y sombras para crear volúmenes entrenamos precisamente la percepción de la iluminación y de las formas, así como su comprensión. No es casualidad que algunos de los grandes fotógrafos de la historia tuviesen formación en arte.

Fíjate la de beneficios que podemos obtener por hacer "dibujitos"...

Si es que no entiendo que no se le dé mayor importancia a la educación artística, para mí está a la altura de conocer las matemáticas o la literatura.



Y hay más, mucho más...

Seguro que mientras leías este artículo se te han pasado por la cabeza unas cuantas actividades más que no sólo ayudan a ocupar nuestro tiempo libre si no que además son, de forma directa o indirecta, útiles para mejorar nuestras habilidades fotográficas.

Así, a bote pronto, se me ocurre que hacer escultura, puzzles, resolver acertijos o jugar a videojuegos tienen beneficios que no son obvios a simple vista y quizás a ti se te ocurran algunos más.

Pero por el momento lo dejo aquí, creo que diez propuestas diferentes como alternativa al acto fotográfico no están nada mal para empezar y quizás tú me puedas ayudar a completarlas, discutirlas o afirmarlas a través de tus comentarios.

Mientras tanto me voy a revisar mis fotos y las de otros, con un libro y un cómic en la mesita de al lado por si quiero leer un poco, mientras tengo una buena peli de fondo de la que me encanta su banda sonora, que después me pondré en los auriculares mientras me pego un paseo hasta el museo para hacer unos bocetos para unos cuadros que me gustaría colgar en el salón...

O mejor me voy a dormir, que ya es tarde 😜.

No sin antes recordarte que si quieres apoyar mi trabajo puedes compartir mis artículos en tus redes sociales y que si con todo lo que te he propuesto hoy te estoy ayudando a mejorar como fotógrafo... puedes invitarme a un café (o más), para ayudarme a mantener el blog...


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios

Te puede interesar...

9 comentarios

  1. Lo del comics otra de mis debilidades, y los autores de los que hablas de lo mejor. Muy bueno tu articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana! Me alegra que te haya gustado el artículo y mis recomendaciones, incluidas los autores que seguro que ya conocías! 😃👍

      Eliminar
  2. Carlos de verdad me impactaron tus consejos que ooportunamente llegaron. La diversidad aumenta la imaginación y la creatividad, mi afición por la fotografía va de la mano con la pintura y el dibujo e inconsciente me lleva a mirar arte leer blogs como el tuyo.
    Gracias por abrirnos la mente,los oídos, los ojos y demás sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, me alegra mucho que te guste el artículo y que te sirva de inspiración. Muy bonitas esas actividades de pintura y dibujo que enlazas con la Fotografía, se alimentan unas a otras y alimentarán tu arte.

      Eliminar
  3. Hola Carlos, muy buen artículo, en línea de todos tus artículos, que abre la mente y ayuda a los aficionados como yo a crecer. Gracias por esa ayuda.
    Permíteme aprovechar este momento para hacerte una pregunta, sigo con interés tus artículos formativos y didácticos sobre Lightroom, aunque yo no tengo este programa ya que mi sistema operativo es linux lo utilizo para intentar aplicarlo en programas en entorno linux como Darktable, que es parecido a Lightroom, y aquí las preguntas conoces Darktable y en caso afirmativo sabrías de tutoriales en español sobre él, ya que los que encuentro están en inglés, y no me defiendo para nada en este idioma.Gracias de antemano-
    Saludos desde Gran Canaria
    José Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Manuel, no he probado Darktable, pero he oído que si que tiene similitudes con Lightroom. De hecho, casi todos los programas de revelado se parecen y lo que aprendes en uno suele poder aplicarse a otros. Voy a echar un vistazo ya preguntar a gente que lo usa para que me digan tutoriales en español. Te vuelvo a escribir en cuanto los tenga.
      Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo, no hay mucho sobre Darktable en español, me remiten a dos canales de Youtube con tutoriales en español y una playlist dedicada a este programa:
      https://www.youtube.com/playlist?list=PL8F1F85AC801013BD
      https://www.youtube.com/playlist?list=PLHsMWs3Wzxrd5dOvEob_5ZSfVqa02NQW3
      Espero que te sean útiles.

      Eliminar
  4. Hola, estoy diseñando un taller para niños y otro para adolescentes en comunidades limitadas de tecnología; podría meterme en la complejidad de conseguir cámaras, proyectar imágenes o peor, imprimir. Sin embargo, usó la foto como pretexto para explorar temas como la plasticidad de la memoria, la identidad de una persona, la construcción de la fotografía o en otras palabras, la conciencia de alterar las imágenes a conveniencia y entonces cuestionar de "la verdad" que vemos, y ejercicios así. Por ejemplo, hago referencia al trabajo de Yago Patral para relacionar a los niños con la idea de un retrato. Bueno, son ejercicios reflexivos de la foto, mirar hacia dentro también, atestiguarse. Libres de la cámara vuelves a observar, a filosofar incluso. Caminar es excelente (para casi todo en la vida), escuchar un retrato hablado, construir recuerdos, les digo. Dejar la cámara y refrescar la mirada. Las técnicas antiguas son lindas también y no necesitan cámara. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Vaya proyecto bonito que tienes entre manos.

      Primero por trabajar con jóvenes, que siempre nos sorprenden y siempre aprendemos más nosotros de ellos que ellos de nosotros, se nos olvida muchas veces que también estuvimos allí.

      Y segundo porque tu planteamiento me parece súper interesante. Además soy de los que opinan que la cámara es sólo la herramienta con la que dejamos plasmada en un soporte (digital o físico) nuestra mirada, pero que las fotos siempre las estamos haciendo incluso cuando no llevamos cámara. La memoria, los recuerdos y las sensaciones que nos quedamos la mayoría de las ocasiones son más importantes que la propia fotografía.

      Enhorabuena por la labor que estás haciendo y gracias por pasarte a comentar.

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.