Construyendo Historias Visuales: Apofenia y Composición Fotográfica

junio 01, 2023

Construyendo Historias Visuales: Apofenia y Composición Fotográfica

No, no te voy a hablar de ninguna enfermedad rara o de alguna especie de planta desconocida, el tema va por otro lado, aunque "apofenia" suene a eso... Esto es un blog de Fotografía, me apasiona la composición y cómo funciona la percepción humana, así que...

Vamos a seguir aprendiendo cosas interesantes que aplicar a nuestras fotos... 

De lo que te voy a hablar en este artículo es de un fenómeno muy interesante conocido como "apofenia" y que está relacionado con un par de recursos compositivos que casi seguro que conoces, la "pareidolia" y la "yuxtaposición", hace relativamente poco publiqué una entrada para cada uno de ellos. 

También fueron dos de los temas que tocamos en el 'Reto 52 semanas, 52 fotografías'.

Ya conocerás mi "afición" por relacionar lo psicológico y los fenómenos de la percepción con la Fotografía. Porque creo que psicología, percepción y fotografía se tocan en muchos puntos y que son muy aplicables a la composición. Opino que están tan relacionados que a través de ser conscientes de ellos y entender ciertos fenómenos podemos mejorar nuestra manera de hacer fotos y que incluso pueden ser la excusa para realizar una interesante serie de imágenes.


¿QUÉ ES LA APOFENIA?

Antes de explicar cómo aplicarla a nuestra disciplina hay que entender qué significa ese "bonito palabro"...

La "apofenia", es un fenómeno de la percepción que se utiliza en psicología, pero, al parecer, también en estadística y, tal y como te voy a demostrar, se puede aprovechar en otros ámbitos, como la Fotografía, que es la que nos interesa. 

Básicamente y relacionándolo con nuestra disciplina, se trata de que todos nos volvemos un poco (o un mucho) "obsesivos" al hacer fotos, ya que solemos buscar patrones, conexiones o ambas en sucesos, sujetos y elementos aleatorios, que, en un principio, poco o nada tienen de relación, aunque no nos demos cuenta y aplicándolo a nuestra manera de componer.

Está especialmente relacionada con la "pareidolia" que fue uno de los temas que te propuse en el 'Reto 52 semanas, 52 fotografías'. De hecho, realmente, la pareidolia es una variante de apofenia, ya que ambas consisten en la ilusión de percibir algo reconocible en elementos aleatorios. La pareidolia te hace reconocer sujetos y objetos en manchas, nubes u otros objetos, porque se da algún grado de similitud visual. En cambio la apofenia implica ver conexiones (causas y efectos, conceptos, sucesiones, etc.) entre cosas, eventos o elementos que no están relacionados en la realidad.

Tienes varios ejemplos de pareidolia en la entrada que te he mencionado más arriba, aunque el caso más típico, para que la entiendas fácilmente, es el de ver objetos y animales en las formas de las nubes.

Pareidolia, foto de Carlos Larios
No sé si un "cielo amenazante" es esto exactamente... pero yo veo un tiburón 😱

Un caso podría ser que a la vez que comienzas a rascarte la nariz (porque te pica) se caiga algo de una estantería (porque ha habido un golpe de aire). Si no tenemos en cuenta el origen real, y sin conexión, de cada uno de los sucesos, podríamos llegar a pensar que cada vez que nos rasquemos la napia algo se caerá.

Y otro ejemplo, que quizás has visto alguna vez en la redes sociales es el de visualizar dos anuncios que no tienen nada que ver el uno con el otro, pero que al ponerlos juntos los relacionas y adquieren un nuevo "significado", normalmente no muy deseado...

apofenia en la publicidad

Hay muchos más, pero creo que con eso habrás pillado el concepto.

Te he hablado de algunos ejemplos simpáticos, pero este fenómeno tiene sus cosas negativas, como la creencia en conspiraciones sin evidencia, magufadas y obsesiones varias. 

Aunque el origen y motivo de este comportamiento de nuestro cerebro es positivo, ya que es un sistema de reconocimiento de nuestra mente para encontrar significados importantes entre diferentes informaciones o hallar patrones para prever ciertas situaciones.

Fíjate que se suele dar más a menudo, tanto la pareidolia como la apofenia, en mentes especialmente creativas.

Vamos a centrarnos en la parte fotográfica del asunto...


¿QUÉ RELACIÓN TIENE CON LA FOTOGRAFÍA?

Casi seguro que ya te has dado cuenta de algunos puntos clave...

Básicamente, en ocasiones, cuando aplicamos nuestros conocimientos sobre composición al realizar una foto, estamos también aplicando la apofenia o forzando nuestra percepción a que entre en ese estado.

Tratamos de encontrar patrones y conexiones en la información visual que estamos capturando. 

Te lo explico aplicando uno de los elementos básicos de la composición, la línea...

Línea como camino visual

En la fotografía que ves justo aquí arriba hay una línea (la barandilla) que te lleva hasta la mujer que está corriendo. Gracias a cómo funciona nuestra percepción, relacionamos este elemento compositivo con aquel personaje y creamos una conexión, en este caso de recorrido visual. Pero son dos elementos que, en realidad, nada tienen que ver el uno con la otra.

Eso sería un tipo de apofenia.

Otro ejemplo un pelín más curioso... Tiramos esta vez de una de las 'Leyes de la Gestalt'... 

Ley de la semejanza

La ley conocida como 'Principio de semejanza' provoca que agrupemos y relacionemos los elementos que tienen algún punto de similitud. Y a pesar de sus diferencias, en nuestra mente funcionan como si fueran idénticos.

En la foto de arriba vemos un par de palomas en un cable y un par de colgajos (desconozco qué eran) y, por tener un lejano parecido, los conectamos y casi los vemos como la misma cosa, a pesar de que no tienen nada que ver los unos con los otros. ¿Has establecido la conexión?...Curioso, ¿verdad?

También ocurre cuando conectamos elementos en nuestra foto porque coinciden en color o en forma, o cuando conseguimos insinuar algún tipo de continuidad entre diferentes sujetos, etc. 

Podríamos estar todo el día hablando de casos concreto, pero lo importante es que ya hayas pillado el concepto.


UN CASO NEGATIVO DE APOFENIA EN FOTOGRAFÍA

No puedo dejar pasar la oportunidad de echar pestes de la "regla" compositiva a la que más tirria le tengo, la "regla de los tercios".

Sí, es un caso de apofenia, pero del negativo.

Antes te he mencionado que la apofenia tiene su lado malo. Pasa cuando establecemos una conexión que nos lleva a comportarnos o a pensar de maneras erróneas o que nos pueden devolver resultados no deseados.

Por ejemplo, imagina que un día te pones un par de calcetines desparejados, uno de cada color. Ese día te encuentras un billete en la calle... estableces la conexión (aplicas la apofenia) a partir de ese momento, crees que cada vez que te confundas con los calcetines encontrarás dinero (o tendrás suerte). ¿Pero y si se lleva a tal extremo que el día que no te pones los calcetines equivocados, casi no te atreves a salir a la calle porque te irán mal las cosas y siempre tratas de forzar la misma situación?

Pues eso es casi lo mismo que nos ha pasado con la (para mí infame) "regla de los tercios"... 

Una vez, en cierto momento de la historia de la Fotografía, alguien estableció (por el motivo que sea) la conexión entre la división del encuadre en tercios, las intersecciones y los puntos de interés. Enunció la regla y se comenzó a difundir, convirtiéndose en uno de los recursos más conocidos y utilizados.

ejemplo de la regla de los tercios

Todo el mundo sabe que si quieres llamar la atención sobre un elemento, debes situarlo en la intersección (imaginaria) de los tercios o en uno de los ejes. Se ha llevado a tal extremo que, cuando un elemento no se corresponde con esto, se puede llegar a tachar de foto mal compuesta.

Pues yo te digo que eso es falso. Es una apofenia de manual y puedo demostrarlo.

Los elementos NO llaman la atención por situarlos ahí, existen otros motivos (reales)... Tengo pendiente realizar un artículo, vídeo, loquesea, en el que me explique en detalle sobre ello, pero por el momento puedes echarle un ojo a una charla que impartí sobre composición, te enlazo el momento a partir del cual hablo de la "mentira de la regla de los tercios".

Bueno, como me he quedado medio a gusto, seguimos...


VALE, PERO ¿CÓMO APLICO LA APOFENIA A MIS FOTOS?

Hay varias formas, la mayoría de las veces lo haces de manera natural, sin ser consciente de ello. Como cuando estableces conexiones entre diferentes elementos de la escena (tanto si eres el fotógrafo como si eres el espectador) al encuadrar para realizar una fotografía o al mirarla.

También la aplicas al usar ciertos conocimientos compositivos de forma consciente, como con las 'Leyes de la Gestalt' o si aprendes sobre los elementos básicos de la composición, como el punto, la línea y la forma. 

Todo eso creo que ya lo tienes claro.

Pero yo te propongo, además, una manera curiosa, quizás más interesante, de aplicarla. 

Como antes te dije, hay una utilidad interesante que se da cuando estás revisando tu catálogo de fotos. Mejor dicho... Me di cuenta de esta aplicación compositiva y fotográfica de la apofenia cuando yo estaba buscando entre mi archivo varias imágenes para ilustrar un artículo.

Concretamente, estaba buscando fotos que usar para explicar el reto nº46 'Dípticos'.

Al buscarlas, me di cuenta de era capaz de crear "nuevas historias" a partir de dos fotografías no relacionadas.

Mi intención era que los participantes realizaran dípticos de fotos, es decir, mostraran dos fotos juntas, pero tenían que conseguir que al unirlas se crease un nuevo significado. Debían buscar dos imágenes, de su autoría, que no tuvieran nada que ver entre ellas, que estuvieran realizadas en momentos y lugares diferentes, que contuvieran sujetos no relacionados, pero que al mostrarlas a la vez contasen algo nuevo al espectador... es decir, que utilizasen la "apofenia" (aunque en ese momento yo no conocía el término).

Y el resultado fue muy curioso e interesante. Así que eso es lo que te propongo yo a ti ahora...

Échale un ojo a tu catálogo de fotos y selecciona unas cuantas fotos que te gusten, por el motivo que sea. Ahora visualízalas todas juntas (este capítulo del curso de Lightroom puede serte útil). Y trata de conectar algunas de ellas.

Quizás no termines de entender lo que pretendo que hagas, así que te voy a poner por aquí  algunas de las fotos de una serie que compartí en mis redes sociales a raíz de todo esto y que compartía con el texto:

Apofenia: percibir patrones, conexiones o ambos en sucesos aleatorios o en datos aparentemente sin sentido.

Seguro que así pillas de qué va la cosa y te animo a que lo hagas tú...

Apofenia, de Carlos Larios

Apofenia, de Carlos Larios

Apofenia, de Carlos Larios

Apofenia, de Carlos Larios

Apofenia, de Carlos Larios

Apofenia, de Carlos Larios

¿Lo entiendes ahora?¿Has visto?... A partir de dos imágenes que nada tienen que ver entre ellas, al mostrarlas juntas, se establece una conexión y se crea una historia diferente a si las vieses individualmente. Eso es la apofenia aplicada a la Fotografía.

Por si no te ha quedado claro, unas de las diferencias con la pareidolia es que la pareidolia puedes verla individualmente, puedes ver una foto de un tronco y detectar un rostros. En cambio la apofenia, normalmente, una foto o un sujeto tiene que ir acompañado de otra foto u otro sujeto con el que crear la conexión.

Por eso es más efectivo y llamativo cuando creas una apofenia a partir de dos fotos diferentes.

Y quizás te preguntes en qué se diferencia de la "yuxtaposición". Es simplemente que la yuxtaposición utiliza el contraste o la similitud, además de que solo se da entre elementos contenidos en una imagen y en la apofenia no es necesario ninguna de esas condiciones, puede darse entre sucesos/sujetos/elementos/imágenes que no tienen absolutamente nada que ver.

Te animo a que lo intentes, seguro que sacas trabajos muy atractivos.

Espero que te haya gustado tanto leer sobre la apofenia como a mi escribir este artículo después de haberla descubierto y deseo que te sea útil para e sigas avanzando en tu manera de hacer fotografías.

No te olvides de compartir esta entrada en tus redes sociales si te ha molado, así me ayudas a llegar a más gente. Y si te queda alguna duda, no dudes en planteármela en los comentarios.

Además si crees que lo que has aprendido hoy lo vale, puedes invitarme a un café para ayudarme a mantener todo esto en marcha...

Invítame a un café (o más)

Un saludo y buena luz.

0 comentarios

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Política de privacidad y Aviso legal

Puedes consultar aquí la Política de Privacidad . Puedes consultar aquí el Aviso Legal.

Enlaces de afiliado

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables"

Licencia de uso

Textos Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Imágenes propiedad de sus respectivos autores.