Fondos de estudio para Fotografía

abril 25, 2019

Fondos de estudio para Fotografía
Vamos a hablar de las características y factores a tener en cuenta a la hora de elegir un fondo fotográfico de estudio. Que como verás no sólo son útiles si disponemos de un espacio fijo para nuestras sesiones, ya que también hay sistemas portátiles.

Toca hablar de material fotográfico, que ya iba siendo hora después de haber publicado varios tutoriales y artículos de opinión.

Te voy a contar por qué puedes llegar a necesitar los fondos fotográficos. Después pasaremos a conocer los diferentes tipos que existen en el mercado... los hay de colores, con texturas, hay también fondos impresos con ilustraciones o escenarios. También vamos a hablar de los materiales... como papel, tela o vinilo, que pueden marcar la diferencia tanto de precio como en la usabilidad. Y terminaremos viendo los dos tipos principales de soporte, los fijos y los portátiles y algún accesorio más.

Vamos a verlo...



¿POR QUÉ ESTA ENTRADA?

Resulta que esto que estás leyendo es un artículo que empecé a escribir hace unas semanas, porque llevo tiempo queriendo adquirir nuevos fondos de estudio y su correspondiente soporte para una serie de fotografías. Es algo que no me había preocupado demasiado hasta hace poco, porque siempre he tirado de fondos naturales, paredes y similares.

Para casos puntuales tenía un kit de esos que traen soporte y los típicos tres fondos, el blanco, el negro y el verde, de calidad cuestionable y que no cumple con lo que ahora necesito.

Así que estoy buscando algo de más calidad, entre otras cosas, porque estoy retomando la técnica que creé y que me hizo finalista de los Premios Nacionales de la CEF, sí, la del Fotocubismo en Raw (como ahora la llamo)... ¿Qué no la conoces?... Pues ya estás tardando en leer el artículo que publiqué sobre ella, que creo que es muy interesante y en no mucho tiempo (espero) que haya novedades.

Fotocubismo en RAW

El caso es que, como siempre hago antes de comprar material nuevo, me he estado informando sobre el tema y de paso iba preparando un artículo para compartir contigo lo que aprendía.

Por casualidades de las que molan me han comprado un post patrocinado y sobre lo que me piden escribir es “Fondos de estudio para fotografía”, así que le he pegado un último tirón al al artículo y estoy "matando dos pájaros de un tiro".



POR QUÉ SE NECESITA UN FONDO DE ESTUDIO

Mi necesidad es, básicamente, de control.

Debido a las particularidades de la técnica del Fotocubismo en Raw necesito poder controlar la iluminación, el modelo, la pose y, por supuesto, el fondo.  Y necesito que este sea "limpio"... no es que las paredes de mi casa esté llenas de churretones, sino que necesito fondos sin elementos.

Pero como no es la única razón por la que estoy buscando fondos de estudio te cuento algunos motivos más.

Uno de los errores más típicos que detecto en los alumnos de mis cursos es que se centran en el sujeto principal y no atienden al fondo. Pero tampoco me sorprende, creo que tenemos que hacer un esfuerzo extra para ser conscientes de cómo afecta el escenario a nuestro modelo.

En la “vida real” no habría problema en que estuviéramos pendiente sólo de lo que tenemos delante, podríamos estar hablando con un colega y que nuestra madre pasase bailando por detrás de éste y no nos enteraríamos de nada, ni siquiera si en ese momento estuviéramos haciéndole una foto a nuestro amigo. Sólo cuando llegásemos a casa y mirásemos la fotografía en el ordenador nos percataríamos de lo que pasaba por detrás.

Esto es muy habitual al principio y yo insisto mucho en que hagamos ese esfuerzo de fijarnos en cómo afecta el fondo al sujeto.

cómo afecta el fondo al sujeto

Movernos un poco a la derecha o a la izquierda, enfocar más o menos, cambiar los parámetros de exposición, etcétera... cualquiera de esos “pequeños gestos” podrían cambiar totalmente la relación sujeto/escenario y por lo tanto nuestras fotos. Tanto a mejor como a peor. Por eso la importancia de fijarnos en el fondo y cuidarlo.

Así que cuando empezamos a preocuparnos por algo más que el elemento principal en nuestras tomas, el escenario empieza también a cobrar especial importancia.

Buscamos paredes con textura, recovecos con intensidades de luz específicas, elementos que interaccionen con nuestro protagonista creando yuxtaposiciones (algún día hablaré de este tema muy interesante y relacionado con la “Perspectiva forzada”). Sí, el mundo está lleno de posibles fondos, sólo hay que buscarlos un poco e ir anotando nuestras ubicaciones favoritas (¿recuerdas que ya te he hablado de mi libreta?). Pero las localizaciones en exterior no siempre cumplen con todas nuestras necesidades y, especialmente si hacemos retrato, necesitamos cierto control, a veces necesitamos fondos despejados, sin elementos que distraigan. Para eso los fondos de los que te hablo son ideales.

Otro motivo es que no siempre podemos o queremos hacer sesiones en exteriores, ya sea por el clima, la luz, el modelo o que tenemos agorafobia. Por eso en muchas ocasiones lo mejor es utilizar fondos de estudio. Así podemos elegir color, textura, iluminación y posición. Vamos, que podemos ajustarlo todo para que la relación sujeto/fondo sea la ideal o para que, en muchos casos, el fondo no distraiga.

Otro motivo más... conseguir los estéticos "fondos infinitos" en los que no se distingue lo que es suelo de lo que es fondo. Para lograrlos necesitamos un fondo (papel, cartulina, tela, vinilo...) que cubra la pared y continúe sin interrupción ni pliegues hasta el suelo, cubriendo todo el encuadre...

fondos infinitos

En interior, es habitual que usemos de fondo cosas como paredes, cortinas, paneles y similares, pero suelen ser bastante limitados en cuanto a su variedad y no es plan de estar pintando cada dos por tres las paredes de casa.

Yo he fotografiado mucho tiempo usando de fondo dos paredes de mi vivienda, una gris claro y otra casi negra, pero ahora tengo otras necesidades, necesito más variedad, control y algunas de las ventajas de los fondos para fotografía.

 Reto 52 semanas - semana 33 - Clave alta 

Al informarme sobre los fondos fotográficos me di cuenta de que había más tipos de los que pensaba y fui consciente de las limitaciones y desventajas del kit que yo poseía, por eso ahora te cuento lo que sé sobre los diferentes tipos de fondo de estudio…



TIPOS DE FONDO DE ESTUDIO

¿Blanco, negro, color, textura o 3D?

Lo primero es que seas consciente de que hay muuuuucha variedad en cuanto a colores y texturas, además de que también hay fondos con ilustraciones o recreaciones de escenarios, con lo que las posibilidades se multiplican. Cada uno tendremos nuestras preferencias y necesidades.

Yo tengo especial preferencia por el fondo blanco y por el negro.

Un fondo blanco (o claro) me ayuda a realizar fotos en clave alta fácilmente, además de que tiene la ventaja de que se puede “colorear” con la luz. Si utilizas flashes o focos puedes colocarles geles de color y apuntarlos hacia el fondo blanco para que este adquiera el tono que más te guste.

fotos en clave alta

En cuanto al fondo negro (u oscuro) es ideal para las fotos en clave baja. Pero además porque ayudan a centrar la atención totalmente en el retratado, ya que sobre éste estaría el tono más claro de la foto. Y por si fuera poco, es más fácil que no se vean las arrugas en el caso de que tuviera que usar un fondo de tela (en breve te hablo de los diferentes materiales).

fotos en clave baja

Los de colores tienen usos más específicos, son, en mi opinión algo más difíciles de usar, o mejor dicho no son tan versátiles como el blanco o el negro. Tanto si son muy neutros como si tienen tonos muy puros hay que cuidar que las ropas y el atrezzo combinen bien con el fondo y que unos no le roben protagonismo a los otros, con lo que hay que cuidar bastante cuál usar.

Hay uno de aplicación más específica aún, que es el verde “cromakey” que seguro que conoces si has visto alguna vez el “cómo se hizo” de alguna escena de acción en las películas. Es un color que facilita el recorte para sustituir el fondo por lo que nos venga en gana. Una excelente opción si quieres desatar tu imaginación y meterte en el tema de los fotomontajes.

verde “cromakey”

También me gustan algunos fondos que aportan textura, le dan, en ocasiones, más interés a la imagen, peeeero suelen tener el mismo "problema" que los de colores... aunque siempre podemos pasar la foto a blanco y negro 😉.

fondos que aportan textura

Y nunca he usado los que tienen un escenario impreso. Los “3D”, pero porque no los he necesitado. Sé que se suelen usar en fotografía de bebés, niños, también de comuniones y demás. No estoy muy puesto en ellos, la verdad.


¿Qué material… tela, papel o vinilo?

Este factor es bastante más importante de lo que a veces pensamos, al menos de lo que yo creía al principio, hasta que me informé lo suficiente como para poder escribir este artículo.

Principalmente hay fondos de papel, de tela o de vinilo, además de otros materiales como el PVC, el cartón, etc. Pero estos primeros que te he dicho son los más habituales, cada uno con sus ventajas y desventajas.


EMPEZAMOS POR LA TELA; LA OPCIÓN BARATA

Los fondos de estudio de tela son los más baratos y los que nos suelen venir con los “kits básicos”, de hecho el kit que yo tenía y que te he mencionado al principio de este artículo es de este material.

Su principal ventaja es lo asequibles que son, de los tres materiales de los que te hablo éste sería el más barato, pero con más desventajas.
fondo fotográfico de tela
Fondos fotográficos de tela
La principal desventaja es que se arrugan con mirarlos.

Quizás te parezca una tontería, pero en cuanto hagas unas cuantas fotos con estos tipos de fondos fotográficos verás qué gracia el ratazo que te tienes que tirar planchando antes de la sesión si es que no quieres pegarte un ratazo similar en postproducción eliminando arrugas. De hecho, incluso aunque planches antes es muy probable que no consigas que el fondo se mantenga totalmente liso, creando ondulaciones, sombras y líneas que no suelen ser deseables.

Además se manchan mucho, que tiene fácil solución, porque normalmente se pueden lavar, pero ten en cuenta que es habitual que tengan unas medidas de 2x3 metros o más, con lo que si sueles hacer la colada en tu casa ya imaginas lo que supone estar todo el día lavando y secando "sábanas".

Su gran ventaja, dejando a un lado su bajo precio, es que no sólo te tienes que limitar al blanco, al negro y al cromakey habituales en las tiendas de fotografía, los hay con muchos motivos diferentes y si te acercas a cualquier tienda de telas tendrás el problema de la indecisión por la enorme cantidad de texturas, espesores, colores, estampados y precios que puedes encontrar. Pero ten en cuenta que los específicos para fotografía suelen ser más rígidos y menos proclives a ondularse y arrugarse.


SEGUIMOS CON EL PAPEL, EQUILIBRIO CALIDAD PRECIO

Más que papel, se trata de cartulina, porque tiene un grosor considerable. Es lógico, ya que tiene que poder resistir pisadas, enrollados y desenrollados.
fondo fotográfico de cartulina
Fondos fotográficos de cartulina
No son fondos fotográficos tan económicos como los de tela, pero son más baratos que los de vinilo (el siguiente tipo del que te hablaré).

Una de sus ventajas, además del precio, es que apenas se arrugan, con que tengas un poco de cuidado al colocarlos, desenrollarlos o enrollarlos, tendrás fondos totalmente lisos. Otra ventaja es la gran variedad de colores diferentes. Ya no te tienes que limitar al blanco, negro y verde, ni te tienes que desplazar a una tienda de telas para encontrar más opciones, casi en cualquier tienda de fotografía tendrán un catálogo muy interesante de estos fondos.

Una de sus desventajas es que se ensucian muy fácilmente y no se pueden lavar (como sí podríamos con las telas), pero a cambio, suelen venderlos en rollos de más de 10 metros, así que lo que se hace es cortar la parte que se ha pisado y/o ensuciado y así hasta que se te cabe el rollo. Vamos... lo que  se dice "cortar por lo sano".

Otra desventaja puede ser el peso, un rollo de 2x10 metros de cartulina suele pesar bastante, más aún que 2x6 metros de tela. Pero bueno, a medida que lo vayas usando lo irás aligerando de peso.


OTRA POSIBILIDAD, EL VINILO, GRAN CALIDAD Y PRECIO ALTO

Los de vinilo son como de plástico, muy parecidos a la lona. Es el material más caro de lo tres tipos de fondo fotográfico, pero es el de más calidad.
Fondos fotográficos de vinilo
Fondos fotográficos de vinilo
Sus grandes ventajas son la ausencia de arrugas y ondulaciones, es muy fácil dejarlo totalmente liso al desenrollarlo. Además es el más resistente de los materiales y si se ensucia es fácil limpiarlo, ya que al ser como plástico se pueden lavar con un trapo húmedo y productos de limpieza, con lo que se podrían usar indefinidamente. Tiene todo lo bueno de los dos materiales anteriores.

Su (creo que) única desventaja es el precio, un solo rollo de vinilo de 3x6 metros vale lo que cuatro de cartulina.

Quizás haya menos variedad en colores y texturas, si lo comparamos con la cartulina o la tela, pero en algunas tiendas venden vinilos con impresiones de todo tipo.



EL TAMAÑO IMPORTA

Sí, esta vez sí.

Tenemos que tener en cuenta el ancho de nuestros fondos atendiendo al espacio del que dispongamos (lógicamente) y la distancia a la que vayamos a hacer las fotos.

Cuanto más lejos estemos (o focal más angular usemos) más parte del fondo entrará en nuestro encuadre y si nos falta quizás tengamos que arreglarlo en postproducción utilizando las herramientas de clonación. Si fotografiamos de cerca o con focales largas, no necesitaremos preocuparnos tanto por el ancho.

Lo habitual es que nos movamos entre medidas de 1,35 metros a 3 metros de ancho (o más).

Yo te recomiendo que cuanto más ancho mejor… siempre que te quepa en el espacio del que dispongas, claro, vaya "rollo" sería tener que tirar tabiques para que nos entre el rollo.

En cuanto al largo, tienes que tener en cuenta si en tus encuadres va a entrar parte del suelo, que te entrará en muchas ocasiones, a no ser que solo hagas primeros planos o planos medios. También si quieres conseguir el "fondo infinito" del que te hablado al principio. Por lo que deberás atender a que cubra la altura que desees (unos 2 metros aproximadamente para cuerpo entero) más la zona del suelo que necesites (de 1,5 a 3 metros o más, según el tipo de foto).

Los fondos fotográficos de tela (en tiendas de fotografía) y los de vinilo suelen medir entre 3 metros a 6 metros de largo. Los de papel suelen tener más de 10 metros .
En este aspecto, yo te recomiendo que no te quedes corto, que como mínimo te vayas a por los de 6 metros. Fíjate que en vertical seguramente necesitarás cubrir unos 2 metros de pared, si compras un fondo de 3 metros de largo sólo tendrás 1 metro para el suelo, con lo que será fácil que te falte para cubrir el encuadre. Con uno de 6 metros tienes para tres metros en vertical y otros tantos en horizontal, bastante mejor.



LOS SOPORTES

Para casi terminar con todos esto de los fondos fotográficos, tengo que hablar de los diferentes tipos de soporte. No lo he mencionado aún, pero seguramente lo habrás deducido, lo habitual es que los fondos vengan en rollos, a no ser que sean de tela y/o midan menos de 3 metros. Así que se necesitan unos soportes en los que vaya enganchado el rollo y te permita enrollar y desenrollar.

Principal y básicamente hay dos tipos de soporte, los que van fijos en la pared o techo y los portátiles. Las ventajas y desventajas de cada uno creo que son casi evidentes.


Soportes Fijos

Por un lado los que van anclados a la pared o techo tienen una ubicación fija, sólo tendrías que cambiar un rollo por otro para tener un fondo diferente o usar varios soportes con fondos diferentes en cada uno.
Soportes fijos
Con lo que su principal ventaja es la comodidad, no hay que estar ubicando, desplegando y recogiendo material, solo hay que enrollar y desenrollar.

También son mucho más firmes que los soportes portátiles, es más difícil tirar una pared que un trípode… siempre que todo esté bien instalado, claro.

Pero lo malo es que (obviamente) sólo pueden estar en un sitio, si necesitas, por lo que sea, usar tu fondo en exterior o no tienes un lugar fijo para tus sesiones necesitarás soportes portátiles... porque no es práctico llevarte de un lado a otro la pared de tu estudio.


Soportes portátiles

Se tratan, normalmente de trípodes similares (a veces los mismos) a los que se utilizan para colocar los flashes o los focos, pero que tienen además una barra horizontal, que es donde iría metido el rollo.

Son totalmente plegables y desmontables, con lo que ocupan un relativo poco espacio para guardarlos. Suelen traer una bolsa para almacenarlos.
Soportes portátiles
Pero creo que aquí hay que tener especial cuidado con las calidades de los materiales, ya que un soporte demasiado endeble puede ser un peligro si le pones un fondo de cierto peso. Claro que, cuanto más calidad, mayor precio.

La clara desventaja de este tipo de soportes es que hay que estar montando y desmontando, pero si no tienes un espacio fijo para tus sesiones o quieres hacerlas en exterior, los soportes portátiles serán la mejor opción.



MI ELECCIÓN

Después de todo lo que te he contado, no podía terminar e irme sin hablarte de lo que he decidido adquirir.

Yo, como te dije al principio, ya dispongo de un kit de estos asequibles, con un fondo negro, otro blanco y otro cromakey, los tres de tela y de 2x3 metros. El soporte es portátil, pero su robustez deja bastante que desear y las telas se me quedan cortas para lo que necesito. Que ha cumplido y me ha servido durante mucho tiempo, todo hay que decirlo. Y lo conservaré para casos en los que quiera ir ligero de peso o para casos puntuales. Por lo tanto, si estás empezando o tienes poco presupuesto uno de estos te hará perfectamente el servicio.

Algo que también debes tener en cuenta... ¿prefieres gastar en uno barato y de calidad cuestionable sabiendo que es probable que en un futuro tengas que adquirir equipo de más calidad?¿o prefieres invertir directamente en fondos y soportes que puedan cubrir tus necesidades futuras?.

En mi caso, el que tengo se me ha quedado corto en todos los sentidos por todas las razones que te ido narrando, así que voy a tener que hacer doble gasto, el que ya hice con este kit debido a mis necesidades iniciales acompañadas de mi ignorancia sobre el tema, más el nuevo gasto con lo que voy a pillar ahora.

No tengo un espacio fijo porque no dispongo de estudio, sino que las sesiones las hago en alguna habitación de mi casa o de la casa del cliente o en algún local alquilado o en exterior.

Así que lo lógico es comprar un soporte portátil, pero de más calidad que el que tengo, ahí ya se me irán unos 100 a 150€.

Y en cuanto al fondo, estoy contemplando la posibilidad de adquirir en algún momento uno negro y otro blanco de vinilo, pero como son muy caros y no les voy a sacar tanto provecho, por ahora me quedo con los de cartulina, ya que puedo comprar 4 diferentes por el precio de uno de vinilo. A unos 70€ cada uno (uno blanco y otro negro) serán otros 140€.

Si más adelante necesito algún otro fondo fotográfico no me dolerá tanto gastar en uno de papel.

También contemplo la posibilidad de acercarme a una tienda de telas para echar un vistazo a lo que hay y quizás llevarme algo que me convenza a casa.



Y HASTA AQUÍ POR HOY

Espero que te haya ayudado a despejar dudas en cuanto a los fondos para fotografía y que escribas en los comentarios si se me ha olvidado algo, también si me quieres rectificar o aportar algún dato más o contarme lo que sea, alguna consulta o, por ejemplo, tu experiencia con los fondos fotográficos.

Como siempre, si quieres apoyar mi trabajo, podrías compartir mis artículos en tus redes sociales.

Y si crees que me lo he ganado, podrías considerar "invitarme a un café" (o más) para ayudarme a mantener el blog.


Gracias por estar ahí.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

4 comentarios

  1. Hola Carlos, ya se te echaba de menos. Muy interesante el artículo. Yo llevo unos meses haciendo una seríe en clave baja. Como fondo utilizo una tela negra que imita a terciopelo. El terciopelo es muy caro pero las imitaciones son asequibles y ambas tienen la ventaja de minimizar los reflejos. Como soporte utilizo una barra larga de cortina que coloco en los enganches y sobre la barra de la cortina que tengo en el salón. Apaño casero que es móvil (de quita y pon) pero que no necesita trípodes.

    La tela está comprada en una tienda de telas de esas que tienen mil y a buen precio es lavable y espero que me dure mucho tiempo. Como pesa bastante las arrugas se minimizan.
    Bueno esta es mi aportación espero que sea de utilidad para iniciados.
    Un saludo y muchas gracias por tus artículos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ¡Muy interesante tu aporte para conseguir un fondo fotográfico casero!

      Eliminar
    2. Muy bonita y chula la nueva fotografía con bicicleta, tiene un tono vintage.

      Saludos

      Eliminar
    3. Gracias! Me la hizo mi amigo Santiago Molina, un excelente fotógrafo.

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.