Introduce a los niños en la Fotografía

marzo 26, 2020

En estos días tan extraños que estamos viviendo quizás sea un buen momento para hacer que los más jóvenes de cada casa descubran la Fotografía más allá de poner morritos en los selfies. Así que te voy a intentar a ayudar a que les mole este inicio del camino.

A algunos de mis cursos ha asistido gente muy joven, la más pequeña fue una niña súper aplicada de 11 años con un ojo fotográfico que ya quisiéramos muchos mayores. También, en alguna ocasión, he dado alguna charla a niños y adolescentes y siempre las he disfrutado muchísimo. Tienen una mente muy abierta, no están viciados ni encorsetados por absurdas tendencias o normas autoimpuestas en las que a veces nos metemos los adultos.

uno de mis últimos cursos, con la alumna más joven
Uno de mis últimos cursos, con la alumna más joven que he tenido
Además son esponjas de conocimiento, pero lo que es mejor aún, proyectan todo lo que aprenden a través de una imaginación y creatividad desbordante.

Es genial verles hacer.

De hecho, justo antes de que comenzara todo esto del estado de alarma, desde la asociación a la que pertenezco, me propusieron organizar talleres de Fotografía para niños. Íbamos a empezar por un colegio de mi ciudad, al que asisten mis hijos precisamente, con chavales de entre 9 a 11 años. El caso es que, debido al estallido de esta situación con el Coronavirus, todas las actividades se suspendieron.

Me dejé el taller a medio organizar y he estado enfrascado en otros frentes.

A raíz de todo ello, he pensado en intentar publicar cosas que ayuden a todo el mundo a que esto sea más llevadero. Como publicar más frecuentemente en el blog, ampliar el curso de Lightroom, ofrecer webinars o algún curso de Fotografía en mi canal de Youtube... No sé, estoy en ello, a ver qué sale... pero saldrá en breve.

De todas formas creo que, sin mucho lugar a dudas, a los que más hay que ayudar en su confinamiento es a los más pequeños. Por eso he decidido empezar por ahí...



Por qué enseñar Fotografía a los peques

Los motivos son muchísimos...

Ya me habrás oído o leído decir que para mi la Fotografía es un medio de expresión artística excelente, de los mejores. Porque digan lo que digan algunos, las fotos expresan cosas, los fotógrafos hablan a través de las imágenes. Ya sea "qué flor más bonita" o algo como "estas son mis inquietudes existenciales sobre la sociedad"... Para los niños es una necesidad vital expresarse y al no tener todavía las herramientas de las que disponemos los adultos para evitar la frustración de no poder comunicarnos eficazmente, creo que la expresión a través del Arte les puede ayudar mucho.

mi hijo en una de nuestras salidas fotográficas
Mi hijo en una de nuestras salidas fotográficas

Y también, digan lo que digan algunos, la Fotografía es un Arte.  Incluso los que lo niegan pero la practican hacen arte aunque sea de manera involuntaria, ahí está la historia para demostrarlo.

Siempre he afirmado que no existen los artistas natos, que el arte se aprende como cualquier otra cosa, la mirada se entrena y la imaginación y creatividad se pueden ejercitar.

Pero si has leído los artículos en los que me disperso sobre ello (aquíaquí y aquí), entenderás el por qué de la siguiente puntualización: En realidad no es que no existan los artistas natos, sino que todos lo somos, pero la educación, la familia, la sociedad y la vida pueden provocar que lo sigamos siendo toda nuestra vida o que de esas alas se vayan cayendo plumas hasta perderlas casi por completo.

Todos los niños son artistas de por sí y, además, grandes artistas en potencia. Es nuestra culpa, de los adultos, que no lleguen a serlo si fuera eso lo que ellos desearan en un futuro. Por fortuna, en algunas ocasiones, algunos niños siguen siéndolo toda la vida, a pesar de los adultos. Creo, por lo tanto, que deberíamos intentar no cortarles unas alas que quizás nunca utilicen, pero que es muy probable que de mayores quieran (o necesiten) usar, como mínimo, para evadirse de situaciones como las que nos están tocando vivir.

Todos los niños son artistas
Todos los niños son artistas
La Fotografía para mi es casi como la meditación, quizás incluso mejor, cuando hago fotos no existen problemas, ni malos rollos, ni estrés, sólo existimos lo que esté fotografiando, mi cámara y yo.

¿Y no es eso algo que nos vendría muy bien a todos actualmente?¿No es algo que vendría estupendamente bien a nuestros pequeños?

No sólo la Fotografía sirve para comunicarse, para expresarse y para evadirse, además hace que uno se fije en el entorno, en detalles que jamás habríamos percibido si no fuese a través de ella... nuestro mundo se amplia, porque se llena de lugares que de otra manera no habríamos visto... incluso en la habitación más pequeña. Por si fuera poco ayuda a focalizar nuestra atención, a centrarnos en algo que no sea lo que tenemos encima. O a darle una voz a esas inquietudes, a esos miedos, a darles una forma concreta para dejar de temer lo que no conocemos...

No sé, hay tantas cosas positivas y tan pocas (cerca de ninguna) negativa en la Fotografía que podría hacer un artículo entero (o más) con razones por las que todo el mundo, especialmente los niños, deberían aprender esta disciplina.

Así que dejo ya de darle vueltas a las razones y vamos al lío, que seguro que tus chavales estarán deseando agarrar la cámara...



Algunas consideraciones...

Lo primero es lo que más claro tengo...

Esto debe ser divertido...

Siempre lo digo, en todos mis cursos, si no te diviertes con esto, haz otra cosa.

Si la Fotografía le frustra a tu chaval por lo que sea, si no disfruta con esa incertidumbre del proceso de aprendizaje, con fijar el mundo en imágenes, con el ensayo y error, con el fallar y aprender de las equivocaciones, déjalo, que haga otra cosa, busca su voz en otra disciplina. No hay que obligarle a nada.

Joaquín me pidió un verano que le enseñase a fotografiar
Joaquín me pidió un verano que le enseñase a fotografiar

Esto debe ser siempre divertido y más cuando hablamos de niños. Los jóvenes sólo aprenden, sólo se interesan por las cosas que les entretienen, que les suponen retos, pero sin llegar a implicar un sufrimiento o un estrés innecesario.

Ya bastante están pasando.


No te centres en la técnica...

Que manejen la cámara en manual, en automático, semiautomático o que le pongas tú los ajustes, da igual. Ya tendrán tiempo de aprender sobre eso si esto les mola y quieren profundizar. 

Ahora lo importante es descubrir, experimentar, sorprenderse... de nuevo... divertirse.

descubrir, experimentar, sorprenderse... de nuevo... divertirse.

Así que quizás sea conveniente usar una cámara con controles automáticos, da igual cuál, puede ser una compacta, un móvil, pero también cualquier réflex o mirrorless en modo auto o mejor en modo "P" o "Program" en el que la cámara decide todos los parámetros de abertura, tiempo e ISO, pero tocando los ajustes puedes modificarlos a tu gusto.

Hay que centrarse más en el tema, y dentro de lo razonable en la composición. Tan sólo porque la composición es lo que más peso tiene en la eficacia de la expresión y comunicación a través de imágenes. Así que sólo tocaremos lo más básico.

Más adelante te pongo algunos juegos sobre ello.


La cámara es un juguete, pero...

Sí, la cámara para tu peque debe ser como un juguete, ya te lo he dicho antes, todo esto debe ser divertido. Peeeeero... debe ser un juguete que tiene que aprender a cuidar. Sólo es necesario dejarle bien claro que no ha de golpearla, tirarla, dejarla caer, mojarla (sudores fríos me entran de pensarlo 😜), ese tipo de cosas que suelen ser hacer con juguetes menos delicados.

No debe tenerle miedo a usarla, pero sí ser consciente de que debe utilizarla con cierta delicadeza.

Deberías enseñarle a sujetarla, con las dos manos y de forma que gane en estabilidad, para evitar fotos trepidadas y que se le escape. Tengo por ahí el capítulo del curso de iniciación dedicado a eso mismo (este).

Violetilla, aprendiendo a sujetar la cámara
Violetilla, aprendiendo a sujetar la cámara

Que no tenga miedo tampoco de trastearla, a tocar los diales y ver qué pasa, ya te encargas tú de volver a ponerlo todo bien si es necesario. Todas las cámaras tienen la opción de "Volver a ajustes de fábrica" y todo como nuevo. Si cambias ajustes, porque se la des en modo manual o semiautomático o programa, deberías explicarle lo que estás haciendo, aunque no lo entienda del todo, ya se le iría quedando algo... son esponjas de conocimiento.

Si puedes enseñarle las funciones básicas mejor aún y que él mismo la trastee.


Mejor una cámara sencilla

Precisamente, este punto está directamente relacionado con el anterior. No le debe tener miedo a usar la cámara,con lo que es preferible que sea sencilla, con pocos botones y diales.

De momento sólo debería tener que centrarse en el botón de enfocar y en el de disparar, para poder estar atento en lo que esté fotografiando, en lo que ve y en cómo lo ve. Ya más adelante, si le mola la Fotografía, se preocupará y le enseñarás otras cuestiones.

Mejor una cámara sencilla

Por eso mejor una compacta o la del móvil que una réflex, pero tampoco pasa nada porque use una de éstas últimas. Siempre y cuando le expliques y aprenda claramente cuáles son los botones y diales que necesita conocer, manejar y para qué valen.

Y mejor aún si es una cámara resistente, a prueba de golpes... tanto tú como el/la peque estaréis más tranquilos.


Dirige un poco, pero deja libertad...

Esto debe ser una exploración y descubrimiento para nuestro/a minifotógrafo/a, así que le deberías dejar bastante libertad de movimientos. Tendrías que estar pendiente de lo que hace y de cómo lo hace pero sin atosigarle.

Por ello es importante que tras explicarle el funcionamiento de la cámara, lo botones y funciones que necesite conocer, también que le dirijas un poco. Más abajo te propongo varios juegos/actividades/ejercicios para desatar su amor por la Fotografía, con que se los expliques y observes bastaría. Interven sólo cuando te lo pida o cuando le veas con necesidad de ayuda.

Así que no le corrijas, sugiere. Esto no son los deberes del cole, nada de lo que haga estará mal, tan sólo tienes que explicarle que "está bien así, aunque también podríamos hacerlo de esta otra manera".

Para eso es necesario ver las fotos que haga y comentarlas.

Pregúntale por qué lo ha hecho así, qué quería mostrar, qué es lo que le gusta de su propia foto, qué es lo que no le mola y proponle variaciones a lo que ha hecho, que pruebe, sin forzarle, todo lo que quiera y que lo deje cuando se canse.

Y también deja que te dirijan a ti...

Esta me la hizo mi hijo y nos dijo cómo debíamos situarnos
Esta me la hizo mi hijo y nos dijo cómo debíamos situarnos

Si necesita de tu ayuda, si quiere que te pongas de tal o cual manera, que hagas una mueca o pegues un salto... hazlo, acompáñale en sus pruebas y experimentos.


Algunos consejos que deberías darle...

Además de sujetar bien la cámara y explicar los botones y diales, deberías asegurarte que comprende bien el tema del enfoque. Que se asegure que lo que quiera fotografiar esté nítido, bien enfocado, ayúdale a practicar un poco, mostrando fotos desenfocadas y fotos enfocadas.

También el tema de la trepidación, aunque quizás esa palabra mejor no la uses (casi me suena a chino hasta a mi), entenderá mejor el  término "fotos movidas". Para que no le salgan las fotos movidas, deberá quedarse quietecito/a cuando vaya a disparar, respirar hondo, echar el aire poco a poco y cuando se vaya a quedar sin aire será el momento de apretar el disparador. Esto, por supuesto, si hace las tomas en condiciones de luz escasa, porque supongo que si estás leyendo el blog en las fechas en las que se publicó este artículo, no podréis salir a la calle a plena luz.

Mis hijas, experimentando con la luz
Mis hijas, experimentando con la luz
Y es que eso de la escasez de luz es importante y desgraciadamente es probable que se convierta en un problema en algunas ocasiones. Pero también es una buena oportunidad de la importancia de nuestra materia prima.

Intenta que el lugar y momento en que practiquéis Fotografía se corresponda con una buena iluminación siempre que sea posible.

Por último es relativamente importante que tu minifotógrafo/a sea consciente de la necesidad de elegir un sujeto, un objeto, una persona, un algo como protagonista de sus series de fotos. Que elija un "loquesea" y que le haga varias tomas a ese "loquesea" desde diferentes ángulos, distancias, situaciones y momentos, pero que quede más o menos claro qué es lo que quería fotografiar.

Y ahora vamos con las propuestas de actividades para hacer con los/as peques...



Juegos fotográficos para peques...

Todos los juegos que te propongo están pensados para que el/la minifotógrafo/a entrene su mirada, desate su creatividad y practique con los conceptos más básicos de composición y técnica, pero que además tengan un potencial divertimento.

No me cansaré de repetir que todo esto debería ser divertido, tanto para ti como para tu miniyó...


1. Da igual todo, fotografía lo que quieras

Este es el juego más fácil y es la primera toma de contacto.

Propón que explore el espacio que hayáis acordado y que fotografíe cualquier cosa que le llame la atención, sea lo que sea, y que lo haga de la manera que sea.

Déjale hacer, no reviséis las fotos hasta que termine, quizás le puedes dar un tiempo límite, 5 minutos, 10, 15, lo que sea o lo que creas oportuno o lo que le apetezca.

que fotografíe lo que quiera que fotografíe lo que quiera 

Después revisad juntos lo que ha hecho y que te cuente, por qué así y por qué a eso... sugiere cambios en los "errores" (recuerda: nunca hay nada mal hecho, tan sólo que se puede hace de otras maneras) y en las imágenes con más potencial.

Entre lo que haya hecho tendrás pistas de las cosas que le gusta mirar y fotografiar y hacia allá deberás dirigir los juegos siguientes...


2. Acercándonos poco a poco...

Vamos a practicar con los planos fotográficos y sus connotaciones.

Pídele que de todo lo que haya fotografiado elija una cosa que le haya gustado especialmente, lo que sea, su muñeco preferido, la tele, una persona de la casa, el gato... da igual. El caso es que ahora deberá probar a fotografiarlo desde diferentes distancias.

Empezaremos desde lejos:

Plano panorámico o el general, en el que el contexto suele tener más relevancia que el sujeto.

Nos acercaremos más:

Plano completo, plano de cuerpo entero, en el que hay un equilibrio entre contexto y sujeto, una rivalidad de protagonismos.

Más cerca aún:

Plano americano y plano medio, en los que el sujeto es protagonista y podemos ver claramente sus características físicas y cobra más importancia la postura y el gesto.

Muy cerca:

Primer plano y primerísimo primer plano, en los que el sujeto es el total protagonista, especialmente su rostro si se trata de algo humanoide o animal. Son fotos más íntimas, es como si estuviéramos hablando con alguien a muy poca distancia. Son muy importantes los gestos, la mirada.

Tan cerca que ni lo vemos entero:

Plano detalle, en esta última deberemos acercarnos tanto que el sujeto protagonista de las fotos no aparezca entero, solo una parte de él, pero que sea algo que "lo describa" que con tan solo ver esa pequeña parte podamos identificarlo...

Foto de mi hijo, Joaquín
Foto de mi hijo, Joaquín
O todo lo contrario, que sea imposible saber de qué se trata, estaríamos entrando en la fotografía abstracta.


3. Somos iguales, somos más pequeños, somos más grandes...

Ahora toca practicar con el punto de vista y sus implicaciones en la relación espectador-sujeto.

Plano normal

Habrá que hacerle fotos a las cosas que nuestro/a minifotógrafo/a elija, pero primero poniéndose a la misma altura que lo que sea que esté fotografiando. Así podrá ver cómo al estar al mismo nivel, se describe más neutralmente lo que vemos, estamos de igual a igual.

Plano contrapicado

Después tendrá que hacer fotos desde más abajo, es decir, contrapicado, para que el sujeto de sus fotografías parezca más grande que la persona que mire la foto.

Foto de mi hija, Alicia, practicando el contrapicado
Foto de mi hija, Alicia, practicando el contrapicado


Plano picado

Tras eso probará a fotografiar desde más arriba, estando por encima. Una buena oportunidad para tomarle en brazos y hacerle volar, ayudarle a hacer fotos a vista de pájaro o cenitales. Así comprobará cómo lo que sea que fotografíe parece más pequeño de lo que es y cómo, tanto en este caso como en el anterior, la perspectiva se deforma.

Es muy divertido hacer retratos en este juego, ya que con el contrapicado se verán grandes piernas y pequeñas cabezas, mientras que con el picado todos parecemos cabezones de piernas cortitas, como duendecillos.


4. Diez fotos... de cada cosa...

Vamos a practicar con la idea de que hay que "agotar la escena", gastar todas las posibilidades de un sujeto, contexto o escena, para forzarnos a observarlo y retratarlo del mayor número de maneras posibles, hasta el momento futuro en el que encontraremos nuestra mirada y seremos más selectivos.

En este ejercicio tendrá que hacer muchas fotos de cada cosa, concretamente diez. Pero todas deben ser diferentes.

Diferentes ángulos, distancias, alturas y momentos.

Además si puedes cambiarle la configuración para que pruebe con los diferentes tiempos de exposición y con las diferencias entre las posibles aberturas de diafragma, mejor que mejor.

Así experimentará lo mucho que cambia una habitación, un animal, una persona, un juguete al mirarlo desde todos los puntos de vista posibles y según el momento en que se decida apretar el disparador.


5. Líneas y formas por todas partes

Toca jugar con los elementos básicos de la composición.

Ya sabrás que son: el punto, la línea y la forma.

Vamos a saltarnos el punto porque en mi opinión es un poco raro de entender para los peques, pero con las líneas y formas básicas no debería haber problemas.

Que empiece buscando líneas, da igual que sean verticales, horizontales, diagonales, rectas o curvas. Sólo que busque líneas y las fotografíe. Éstas pueden ser pintadas, dibujadas, pero también grietas, bordes, huecos y demás, forman líneas de todo tipo.

Un día de búsqueda de líneas con Joaquinillo
Un día de búsqueda de líneas con Joaquinillo
Ahora, como segunda parte del juego, si es que lo ves capaz de manejar un concepto más complejo, tendrías explicarle que las líneas pueden ser como caminos que llevan a algún sitio, caminos visuales que dirigen la mirada del que vea la foto. Con lo que tendrá que intentar buscar líneas que apunten a algo y fotografiarlas de tal manera que al seguirlas acaben en ese algo...

Después de jugar con las líneas, le toca a las formas básicas: cuadrado, círculo y triángulo.

Toca buscarlos y fotografiarlos. Si quieres puedes explicarle que los cuadrados se asocian a la solidez y la torpeza, los círculos a la energía y la protección, y los triángulos a la acción y el dinamismo. Pero no es para nada necesario, es más importante que entrene la mirada que el mensaje, eso ya vendrá después.

Joaquín encontró en una foto triángulos y cuadrados
Joaquín encontró en una foto triángulos y cuadrados

Tú mismo te sorprenderás de la cantidad de líneas, círculos, cuadrados y triángulos que tenemos en cualquier lugar. Es probable que lo que más cueste encontrar sean los últimos, pero con un poco de observación los hallaremos, ten en cuenta que tres cosas separadas pueden formar un triángulo visual, por ponerte un ejemplo difícil de ver al principio.


6. A buscar colores...

Pregúntale cuál es su color favorito... ahora que busque todas las cosas que haya en la casa o en el espacio que hayáis acordado que sean de ese color y las fotografíe. En este juego puedes ponerle un número mínimo de fotos que hacer o un máximo para completarlo.


  

Tras eso, toca fotografiar el color que menos le guste. A buscar y a hacer fotos, bajo las mismas condiciones que antes.

Podéis jugar a buscar otros colores, elegidos al azar o preguntando a cada miembro de la familia por su favorito. También explicarle la diferencia entre colores cálidos y fríos y que trate de encontrarlo.

Da igual, el caso es, practicar, observar, buscar y fotografiar.


7. Ahora a por las texturas...

Después de los colores sería interesante que le retases a buscar y fotografiar diferentes texturas.

Algo suave, algo duro, algo áspero, algo rugoso... lo que se te ocurra o lo que le apetezca.

Un día de búsqueda de texturas con mis hijos
Un día de búsqueda de texturas con mis hijos

Un día de búsqueda de texturas con mis hijos
Un día de búsqueda de texturas con mis hijos

Es un buen momento para hacerle entender que la luz influye mucho en cómo percibimos las diferentes texturas en las fotos, cómo la luz lateral las potencia y la frontal las mitiga. Si no puedes cambiar la fuente de luz, puedes ponerle en diferentes posiciones para que observe el objeto desde diferentes posiciones, con lo que también cambiará la forma en la que incide la luz en lo que esté mirando.


8. Cosas parecidas...

Este juego creo que es muy divertido.

Se trata de fotografiar algo, cualquier cosa y después buscar algún otro elemento que se le parezca. No tiene por qué ser de aspecto parecido, podría ser que coincidieran en color, en tamaño, en utilidad... no hay límites para la imaginación y para sus propuestas.


Sí, según mis peques, yo me parezco a mi perro, porque ambos tenemos mucho pelo...

Ya verás lo divertido que van a ser las asociaciones que haga tu renacuajo/a.


9. Cuenta pasos, párate y observa...

Otro juego curioso... bueno, la verdad, es que si se hace bien, todos los juegos propuestos van a ser curiosos y divertidos, ya lo comprobarás.

1. En este caso hay que elegir un número al azar, hacerle caminar ese número de pasos por el lugar que hayáis decidido utilizar como zona de juegos. Si es con los ojos cerrados y con tu ayuda mejor aún.

2. Una vez terminéis de contar los pasos hay que pararse y observar alrededor.

3. Sin moverse del sitio debe hacer las fotos que quiera a lo que quiera. Vale agacharse, tumbarse, darse la vuelta o ponerse al revés, pero no está permitido moverse del lugar.

A sus pies había una alcantarilla
A sus pies había una alcantarilla

Y arriba unas palomas
Y arriba unas palomas

Hay que hacer tantas fotos como sea necesario hasta que haya una que le guste a tu minifotógrafo/a.

Y por supuesto, se puede repetir el juego tantas veces como queráis.


10. Autorretrato...

No un selfie, eh, un autorretrato. O un retrato a los diferentes miembros de la familia.

Solo, en pareja, en grupo o en familia, da igual.

Ayúdale con un trípode o fijando la cámara en algún sitio, usa un espejo o el retardo de disparo. Y deja que el/ella dirija la pose, posición, distancia y gesto, incluso el atrezzo y la vestimenta. Recuerda que esto es un juego y disfrazarse es uno de los más divertidos.

autorretrato de Alicia
autorretrato de Alicia


autorretrato de Violeta
autorretrato de Violeta


autorretrato de Joaquín
autorretrato de Joaquín


Todo vale para contar algo, quiénes sois, lo mucho que os queréis, lo bien que lo pasáis junto, lo que más os gusta hacer... deja que te cuente y que experimente.



Hay muchos más juegos...

Seguro que tirando un poco de la imaginación y de todo lo que habéis hecho juntos se os ocurren otros juegos que hacer para practicar esta bella disciplina de una forma divertida...

Por ejemplo, la "Búsqueda del tesoro" en el que le indicas una serie de objetos a modo de mapa, que debe encontrar y fotografiar en orden para llegar al último que será "el tesoro escondido".

O el "duelo de fotos"... tú con una cámara, él/ella con otra... uno frente al otro, manos abajo y a la de tres llevarse el visor al ojo y hacer una foto, el que consiga encuadrar bien el rostro gana cada vez.

Los que yo te he propuesto más arriba son sólo diez de las casi infinitas posibilidades y los que creo que son más didácticos.

Sólo hay que procurar que sean entretenidos, que no sean forzados.

Tampoco olvides que no hay que hacerlo todo en una sola jornada. Mis propuestas están pensadas para quizás practicar una de ellas al día, ya que se puede repetir cada uno de los juegos tantas veces como sea necesario para ocupar el rato que creas que tu peque puede aguantar sin cansarse. Supongo que normalmente será una hora, dos como mucho, pero según las ganas e inquietudes de tu chaval, podría ser media hora o quince minutos. Da igual.

El tiempo no es importante, sí lo es la calidad de éste.

Y si tienes una impresora en casa... no dudes en imprimir sus mejores obras y ponerlas en un lugar privilegiado de la casa o de su habitación. Hay pocos orgullos mayores para un fotógrafo que ver su obra expuesta y siendo admirada por los demás. Si no tienes impresora siempre puedes montar un pequeño audiovisual con su canción favorita o un pase de diapositivas familiar, así dejas descansar un poco a Netflix.

Además, me encantaría ver lo que hace tu minifotógrafo/a, así que si quieres compartir las obras en los comentarios o en las redes sociales será un placer echarles un ojo. Para este artículo he usado algunas realizadas por mis hijos y de vez en cuando hago alguno o algunos de estos juegos con ellos. Siempre es divertido y siempre descubrimos cosas nuevas.

Anímate y cuéntame qué tal fue.

O propón en los comentarios más juegos que realizar con nuestros/as niños/as, estaría genial que me ayudases a descubrir algunos nuevos. Si reúno una decena haré un artículo nuevo que los recopile y explique.

Como siempre, si crees que esto le puede molar o ayudar a más gente a pasar todo lo que estamos pasando de mejor manera, eres libre de compartirlo en tus redes sociales o donde creas oportuno.


Además si quieres apoyar el trabajo que hago con este blog puedes invitarme a un café para ayudarme a mantenerlo...


También puedes apoyar económicamente Fotolarios si cuando compres en Amazon lo haces a través de ESTE ENLACE.

Gracias por estar ahí. Y espero que todo esto pase rápido y sólo tengamos que contar anécdotas divertidas de lo que vivimos.


Autor del artículo:

Carlos Larios
Me llamo Carlos Larios, trabajo de Diseñador Gráfico, Ilustrador, Fotógrafo y Padre (entre otras cosas)... Soy una persona tranquila con una mente inquieta y estoy tratando de crecer en la Fotografía, me encantaría que me acompañaras.

REDES : @piratalarios
WEBwww.carloslarios.es

Te puede interesar...

2 comentarios

  1. Buenas de nuevo Carlos.

    Ante todo, desear que estéis todos bien aun a pesar de las circunstancias. Aunque viendo lo visto, estáis todos bien. Yo personalmente estoy con poca carga de trabajo, sin salir solo para comprar lo necesario, ayer que fue mi cumpleaños y no lo pude celebrar, y mi señora que se va a poner con el periodo, pero vamos procuro ver siempre lo positivo en todo.

    Una lástima que se retrasen los cursos. Aunque conociendo como conozco a los compañeros de AFSur, solo será un retraso temporal y cuando se tenga la primera oportunidad volverán a darte la ocasión de dar el curso. Y queda pendiente pasarme para saludar aunque sea.

    Con respecto al artículo, totalmente cierto que los niños aprenden muy fácilmente y muy rápido si le ponen interés. Sobre todo teniendo en cuenta que en su inocencia sus mentes están libres de los perjuicios que tenemos los adultos.

    Por mi parte estoy procurando enseñar a mi señora también algo de fotografía con una Nikon compacta que tengo por ahí, cuando ya empiece a tener algo de soltura ya le dejaré empezar con la réflex. Así por lo menos se puede distraer también.

    Por mi parte, estoy aprovechando para ir mejorando mis conocimientos fotográficos tanto en la teoría como en la práctica (recientemente una foto mía ha conseguido entrar en la categoría de Popular, un pequeño logro). También estoy aprovechando para ir aprendiendo con mas ganas el uso del Flash que me regalaron los Reyes, y también para reeditar fotografías ahora que tengo un cierto mejor conocimiento de postprocesado. Ya irás viendo resultados en el blog.

    Mucho ánimo y buenas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Antonio,
      por aquí estamos bien, me preocupaba sobre todo cómo llevarían mis hijos lo de no poder salir a la calle, pero se están portando. En cuanto al trabajo, en mi oficina seguimos al mismo ritmo, pero en remoto desde casa.

      Una lástima lo de tu cumpleaños, pero cuando esto acabe lo celebras por todo lo alto, sólo lo estás posponiendo, no anulando 😉👍

      En cuanto a los cursos y demás actividades presenciales, era lo lógico y me dió más penas por los alumnos que por mí, especialmente con el taller que iba a hacer con los niños del colegio, pero bueno, ya se hará. Como te he dicho, nada está cancelado, sólo se ha dejado para más adelante. Yo me lo paso muy bien con los peques, siempre se aprende algo de ellos y de su manera de hacer y de mirar. Creo que este artículo le puede venir bien a mucha gente, al menos es lo que pretendía.

      Me alegra saber que estás enseñando Fotografía a tu pareja, seguro que eres un buen maestro, dile que le eche un ojo al blog también 😁

      Para aprender el uso del flash a mi en su momento me vino genial un blog que ahora mismo te enlazo... http://strobistenespanol.blogspot.com/ ese blog, sus lecciones y ejercicios los combiné con la lectura de un buen libro (por ejemplo 'Sin miedo al flash' https://amzn.to/3bDHJ51 o 'Luz, ciencia y magia' https://amzn.to/3dtJzXG). Te lo recomiendo.

      Seguro que me encanta el revelado que le hagas a tus fotos y te adelanto que en breve empezaré a publicar en el blog y en mi canal de yotube la ampliación del curso de Lightroom. Aunque creo que tú usabas uno compatible con Linux.

      Me alegra saber de ti y que todo está bien por allí. Ánimo y un abrazo.

      Eliminar

Al dejar tu comentario no olvides marcar la casilla "Avisarme" si quieres que te llegue una notificación cuando te contesten.

Aviso legal

Puedes acceder al Aviso Legal de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Política de privacidad

Puedes acceder a la Política de Privacidad de este blog desde AQUÍ. También puedes contactar con Carlos Larios desde el formulario de contacto.

Licencia de uso

Los textos de este blog están bajo Licencia CC BY-NC-ND 3.0 ES. Las imágenes son propiedad de sus respectivos autores.